Sábado, 20 de Abril de 2019
Última actualización: 23:28 CEST
corrupción

El expresidente brasileño Michel Temer, detenido por vínculos con Lava Jato

Michel Temer. (EFE)

El expresidente de Brasil, Michel Temer, fue detenido este jueves en Sao Paulo en el marco de la investigación de la Operación Lava Jatoconfirmó a CNN Fernando Pombal, director de la corte criminal que emitió la orden de arresto.

Temer ha sido señalado en diferentes casos de corrupción y por el momento se desconoce el motivo exacto de la detención. Tanto él como sus representantes legales han negado sistemáticamente las acusaciones en su contra.

El abogado que defiende a Temer, Eduardo Carnelós, dijo que la detención del expresidente es "una barbaridad", según reporto el Estado de Sao Paulo.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil abrió en septiembre de 2017 una investigación contra el presidente Temer por presuntamente cometer delitos de corrupción activa y pasiva y lavado de dinero, informó la agencia estatal de noticias Agencia Brasil.

No hubo cargos formales para el expresidente en ese momento.

La investigación fue solicitada por el fiscal general Rodrigo Janot por sospechas de que tanto Temer como un exdiputado federal y otros dos empresarios, habrían recibido "ventajas indebidas para favorecer la empresa Rodrimar mediante la emisión del llamado Decreto de los Puertos", dijo en ese entonces Agencia Brasil.

En septiembre de 2017, la Presidencia de Brasil aseguró en un comunicado citado por Agencia Brasil que Temer "no participó ni participa en ninguna banda criminal".

El 17 de mayo fue revelada una grabación del 7 de marzo pasado en la que Temer aparece como interlocutor del empresario Wesley Batista, dueño del grupo cárnico JBS, quien le confiesa en privado estar comprando voluntades de funcionarios del poder judicial para obstruir las investigaciones en su contra en el marco de la Operación Lava Jato, que desentraña la mayor trama corrupta descubierta en la historia de Brasil.

En un comunicado del 18 de mayo de 2017 el palacio presidencial de Planalto dijo que Temer "nunca autorizó pagos a nadie para permanecer en silencio".

Temer dijo que "esa grabación clandestina fue manipulada y adulterada con objetivos claramente subterráneos", por lo que le pidió al Tribunal Supremo suspender la investigación en su contra, pues incluir esos audios "sin la debida averiguación llevó a muchas personas al engaño y trajo una grave crisis a Brasil".

Aunque Temer intervenía de forma muy puntual en dicha grabación, para la oposición era el elemento inequívoco de que el mandatario habría encubierto hechos delictivos, algo que esperaban lo llevara a un juicio político y a su eventual destitución.

En agosto el mandatario se salvó de ir a juicio político ante la Suprema Corte de Justicia. Los opositores del mandatario en el Congreso no alcanzaron los 342 votos necesarios en la Cámara baja para decidir si debía ser suspendido y sometido a juicio.

Lava Jato, la mayor investigación sobre corrupción en la historia de Brasil, ha implicado a más de 40 legisladores del país y hasta al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.