Martes, 19 de Marzo de 2019
Última actualización: 01:55 CET
VENEZUELA

El Parlamento decreta 'estado de alarma nacional' debido al apagón

Mapa de los apagones en Venezuela. (TWITTER/JUAN GUAIDÓ)

—El Parlamento decreta "estado de alarma nacional" debido al apagón. El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, autorizó este lunes al jefe del Legislativo, Juan Guaidó, declarar un "estado de alarma nacional" debido a la "calamidad" que atraviesa la nación por un apagón que cumple cuatro días.

Los diputados de la bancada opositora aprobaron de forma unánime el decreto, que se entiende "como modalidad del estado de excepción" y regirá por 30 días.

Venezuela sufre desde el pasado jueves un fallo del servicio eléctrico que afecta aún a gran parte del país y que, según el Gobierno de Nicolás Maduro, ocurrió luego de un "ataque cibernético" a la central hidroeléctrica de Guri, que abastece a cerca del 70% del territorio.

En su discurso ante la Asamblea Nacional, Guaidó también pidió ayuda a la comunidad internacional para detener los envíos de petróleo que hace el Gobierno de Nicolás Maduro a Cuba.

"Hemos decretado no más envío de petróleo a Cuba, no se van a seguir chuleando el dinero del pueblo de Venezuela (…), además no solamente lo decretamos, sino que solicitamos la cooperación internacional para hacer efectiva esta medida", dijo Guaidó en medio de una sesión legislativa de emergencia ante el apagón que sufre el país.

El decreto de Guaidó señala que las "excusas" del Gobierno de Maduro están "llenas de mentira y de gran cinismo" y apunta a la desinversión y la ineptitud como la causa del corte.

El texto también dispone que el personal técnico de la estatal CORPOELEC sea movilizado por la Fuerza Armada, en vista del colapso del transporte público en el país.

Asimismo, "instruye a todo el personal del servicio exterior del país a que realicen los contactos a que haya lugar a fin de coordinar la cooperación técnica internacional que se pueda brindar" para lograr el pleno restablecimiento del servicio.

Tras aprobarse el decreto, Guaidó dijo a los diputados que mantiene contactos con varios Gobiernos de la región y empresas del mundo, que tienen la capacidad de asesorar a Venezuela para que logre elevar su generación.

Los cortes se expresan con mayor crudeza en las regiones del interior del país, pero ya afectan incluso a la ciudad de Caracas, la capital de la nación y sede de los poderes públicos.

Guaidó también convocó a movilizaciones este martes: "Todos, organizados con nuestros vecinos, salgamos a las calles y avenidas más cercanas por la conquista de nuestros derechos."

También confirmó que emprenderá su gira nacional, que "Será el principio de lo que luego se convertirá en una gran movilización nacional. Vamos a organizar al país, iremos a cada rincón y traeremos a los venezolanos a Caracas."

"En cuatro días hemos retrocedido 100 años. Y debemos advertir que por la corrupción, la indolencia y la ineficiencia del régimen usurpador, todo apunta a que esta situación se va a agravar", advirtió.

"A esta hora, no hay una versión técnica de cómo solucionarán la crisis. A esta hora nosotros nos hemos comunicado con distintos países que están dispuestos a trabajar de nuestro lado para recuperar el sistema eléctrico, pero jamás responderán al régimen corrupto y ladrón", aseguró.

El apagón seguía afectando a buen parte del territorio venezolano. En un mapa que compartió en su Twitter, Guaidó ilustró la situación del país, donde quedan estados seis estados sin servicio eléctrico, seis con servicio parcial y 12 con lo qe denominó "servicio precario".

—Expertos advierten de una nueva crisis en Venezuela: la del agua. Un brote letal de la bacteria Shigella y el Norovirus en el estado Anzoátegui, del oriente del país, acaba de advertir sobre la catástrofe que se gesta en el deficitario servicio de agua, donde el problema ya es, más que el acceso, siempre irregular, la calidad del líquido.

El incidente puso en evidencia la acumulación de problemas, como la escasez de cloro para la potabilización, mala gestión del sistema, infraestructuras en quiebra, todos vectores de la nueva crisis de servicios públicos que se aproxima. 

Así como se ha documentado la destrucción de la industria eléctrica nacional –que se puso en evidencia con el apagón masivo de los últimos cuatro días en todo el país–, otro ejemplo de desmantelamiento del servicio público ocurre con las hidrológicas. La crisis del agua no tiene solo que ver con el abastecimiento, apenas regular y de acceso restringido, sino también con la potabilización.

La cadena productiva que garantiza la calidad de vida está "contaminada" desde su génesis. No se trata solo de agentes patógenos que se encuentran en el agua, una situación que debería ser atendida como emergencia por las autoridades pero ante la que, por el contrario, guardan silencio; es también la falta de planes de contingencia que puedan prevenir una catástrofe de mayor magnitud que ya está en gestación.

Desde 1998 –víspera de la llegada de la revolución bolivariana al poder– se advertía sobre la necesidad de reemplazar con una nueva la planta de cloro-soda que sustituyera la existente, levantada en 1978 en el Complejo Petroquímico Ana María Campos (en la costa oriental del lago de Maracaibo, estado Zulia), de la petroquímica estatal Pequiven.

El cloro-soda es el ingrediente principal para el proceso de tratamiento de aguas para el consumo humano en zonas urbanas. Pero esa tarea, prevista en los planes estatales, nunca se llevó a cabo. El resultado es que hoy la vieja planta, con su limitada capacidad productiva, no cubre las necesidades del país, con lo que su población queda expuesta a consecuencias catastróficas en la salud colectiva.

La primera campanada de alerta sobre la crisis que se asoma acaba de llegar hace días desde el estado Anzoátegui, donde debió haber funcionado desde hace dos décadas la empresa regional Aguas de Anzoátegui, para lo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había asignado recursos. Pero como con la nueva planta de cloro-soda, el proyecto no se llevó adelante.

Lea el informe íntegro sobre este tema en Armando Info.

—Llega misión de la ONU en medio del apagón de más de cuatro jornadas. En momentos en que Venezuela cierra su cuarto día bajo el mayor apagón de su historia, se espera la llegada de una misión de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos que sostendrá reuniones con el Gobierno, la Asamblea Nacional, organizaciones de la sociedad civil y víctimas de presuntas violaciones a los derechos humanos.

Según AP, se espera que esa misión, que visitará la capital y otras regiones entre el 11 y el 22 de marzo, elabore un informe que sirva de base para una posible visita de la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, quien fue invitada por el Gobierno venezolano y también por diversos sectores de la oposición.

—Una ONG de médicos dice que son 21 los fallecidos por el apagón en Venezuela. La cifra de fallecidos por el apagón registrado desde el jueves 7 de marzo del 2019 en Venezuela aumentó a 21, informó la ONG Médicos por la Salud, una organización que se encarga desde hace cinco años de registrar las deficiencias que hay en los 40 hospitales más importantes del país.

El médico Julio Castro, uno de los voceros de esta organización, difundió en su cuenta en Twitter un listado de los fallecidos hasta las 9:00PM del domingo 10 de marzo, pese a que el Gobierno de Nicolás Maduro ha negado que hayan muertes en hospitales producto del apagón.

De acuerdo con la organización, solo en el Hospital Manuel Núñez Tovar, de Maturín, en el estado Monagas, han muerto 15 personas por las fallas eléctricas, mientras que en Caracas se ha reportado el fallecimiento de cuatro, todos ellos neonatos.

En Maracaibo, estado Zulia, también murió un bebé y en Maracay, estado Aragua, un paciente adulto.

Médicos por la Salud es una organización conformada por galenos, enfermeras y otros empleados del servicio sanitario que trabajan en los 40 hospitales más importantes del país, incluidos los 23 principales de cada estado, algunos centros de salud militares y maternidades, recordó Castro este lunes en entrevista a la emisora Unión Radio.

La organización se ha encargado desde 2014 de realizar la llamada Encuesta Nacional de Hospitales, para informar las condiciones en las que se encuentran los principales centros asistenciales.

Según la última encuesta realizada entre el 19 de noviembre y el 9 de febrero pasado, en Venezuela al menos 1.557 pacientes murieron por falta de materiales médicos y 79 por apagones.

"Nosotros conocemos los hospitales (...) cuando damos estos reportes es porque nuestros médicos y nuestras enfermeras tuvieron acceso a la información de la historia, a los certificados de defunción y saben lo que pasó", afirmó hoy Castro.

"¿Puede haber más casos que en el hospital no se sepan? (...) eso puede ser, es posible que pase", continuó.

El apagón registrado el jueves (7 de marzo del 2019) mantiene a Caracas con energía parcial, mientras que varias regiones del país se mantienen sin luz. Según la Administración chavista, el apagón se produjo por un supuesto "sabotaje" en la principal hidroeléctrica del país, el Guri, pero no ha informado con precisión sobre lo que ocurrió.

El chavismo asegura que trabaja por solventar la falla y que el servicio está siendo restituido "lentamente". Por su parte, el Parlamento, de mayoría opositora, debatirá este lunes declarar un "estado de emergencia".

—La explosión de un transformador complica el panorama eléctrico en Caracas: Un transformador de la subestación Terrazas del Club Hípico, frente a los centros comerciales Humbolt y Concresa, del municipio Baruta, Caracas, explotó esta madrugada dejando imágenes de fuego y humo y total oscuridad, informó el medio digital Efecto Cocuyo.

Según información de los usuarios en Twitter, algunos edificios cercanos fueron desalojados por motivos de seguridad. Un reporte policial indicó que al menos 500 vecinos fueron evacuados en la zona.

Se desconocía si había heridos producto de la explosión, pero se escucharon las sirenas de ambulancias en el lugar.

"La noche se iluminó, parecía de día", afirmaron vecinos a Punto de Corte.

Esto ocurrió después del restablecimiento del servicio eléctrico que en zonas de Baruta y Chacao se concretó en horas de la noche del domingo, aunque en otras localidades de Caracas y el Área Metropolitana la energía se había restituido a las 2:00PM.

Un equipo enviado por el presidente interino Juan Guaidó recogió testimonios sobre la explosión de la subestación eléctrica de La Ciudadela.

El propio Guaidó confirmó en su cuenta en Twitter que "tres de los cuatro transformadores que abastecen de electricidad a la zona quedaron inutilizados, de acuerdo con la información suministrada por personal de Corpoelec que no tenía las herramientas necesarias para atender las consecuencias de la explosión".

"Aunque la militarización de la zona fue inmediata —añadió el líder opositor— fueron los propios vecinos quienes tuvieron que atender la primera etapa de la emergencia".

"Esa acción valiente permitió proteger vidas, antes de que los bomberos y Protección Civil llegaran al lugar a controlar el incendio", escribió.

"El régimen usurpador sigue abordando esto de manera irresponsable. Prefieren poner en riesgo la vida de venezolanos que asumir la magnitud de la crisis", condenó.

—'No hay comida', gritan niños desde las ventanas de un hospital: Ni comida, ni luz ni tampoco agua. Desde las ventanas del hospital de niños José Manuel de los Ríos, en Caracas, los pacientes clamaron a los medios de comunicación que tienen hambre.

Tras el apagón que ha afectado a todos los estados del país, el domingo los niños gritaban: "¡no hay comida!".

Según Efecto Cocuyo, el ingreso al hospital estaba restringido por cuerpos de seguridad del Estado y los accesos son custodiados por efectivos de la Policía Nacional Bolivariana.

La tarde del domingo, un grupo de doctores que celebraba una misa en la iglesia de La Candelaria por el Día del Médico se movilizó hasta el J.M. de los Ríos, ubicado en la avenida Vollmer de San Bernardino. El obispo Tulio Ramírez se encontraba con los galenos.

Sin embargo, los efectivos de seguridad no permitieron que nadie ingresara al recinto hospitalario. La negativa provocó que madres y pacientes hablaran detrás de las rejas que separan al edificio de la calle y desde las ventanas.

"No nos permiten recibir visitas. No dejan entrar ni salir a nadie", reclamó la mamá de un paciente.

Los médicos también denunciaron la presencia de colectivos en los alrededores del centro pediátrico.

Las madres de los pacientes relataron al equipo de Efecto Cocuyo que los niños no tienen ni siquiera agua para beber. El domingo por la mañana solo les entregaron a los pacientes una arepa con sardinas. El día anterior, el almuerzo fue arroz con lentejas.

"No tenemos ni agua para tomar. Los niños tienen sed desde anoche", denunció Reina Angulo, madre de un paciente del servicio del servicio de Nefrología, a las puertas del centro pediátrico.

"No podemos salir a comprar nada porque no hay puntos de venta. Desde anoche (sábado) estamos sin luz ni agua y el hospital no deja pasar a las fundaciones que quieren ayudar", continuó.

El escritor y consultor político venezolano Gustavo Azócar A compartió en Twitter la operación  a un paciente con la luz de la linterna de un celular.

—'The New York Times': la quema de los camiones de ayuda fue por un cóctel molotov de los manifestantes: El diario The New York Times publicó este domingo que, según una serie de grabaciones no publicadas y filmaciones compartidas por el Gobierno colombiano, fue una bomba molotov lanzada por un detractor de Maduro la que produjo el incendio del camión.

La acción, añadió el periódico neoyorquino, ocurrió de manera accidental.

"El trapo usado para que estallara la mezcla del cóctel se separó de la botella y, ya encendido, voló hacia el camión. Unos segundos después la grabación muestra a ese camión en llamas. El mismo manifestante es visible en otro vídeo, unos 20 minutos antes de lo sucedido, impactando otro camión con un cóctel molotov, sin que ese vehículo se quemara", indicó el periódico.

El apagón que se produjo el jueves en varias regiones de Venezuela llegó este domingo a su tercer día en medio de un clima de caos, debido a que las comunicaciones, el suministro de agua, el transporte y los comercios se han visto afectados. En medio de esta situación, el Gobierno de Nicolás Maduro pidió calma, precisa un reporte de EFE.

Aunque la noche de este domingo se informó del retorno intermitente de la energía eléctrica en la mayoría de las zonas de Caracas, en Zulia (noroeste), Táchira (oeste) y varios estados, sus habitantes aseguran que no les ha llegado la luz desde el jueves sobre las 5:00PM cuando ocurrió el masivo apagón que el Ejecutivo atribuye a un "sabotaje".

Desde el Gobierno de Maduro se ha asegurado que trabajan para solucionar el problema y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, pidió en una declaración al canal estatal VTV "calma" y no caer en la "violencia".

Algunos medios locales informan de conatos de saqueo en Caracas y otras regiones del territorio venezolano, donde los alimentos que se mantenían refrigerados han comenzado a dañarse por la falta de electricidad.

Además, el apagón también ha afectado al suministro de agua, un recurso ya escaso, y ante ello muchos venezolanos han acudido a ríos o a los chorros de manantiales en los cerros para llenar bidones o bañarse. El diario El Confidencial recoge esta situación en un reportaje que establece similitudes con la película Mad Max.

Los comercios, por su parte, continuaron cerrados y los pocos que abrieron sus puertas cobraron a los usuarios en efectivo, un bien escaso en Venezuela, o en dólares, moneda a la que también tienen poco acceso los venezolanos.

Las filas para abastecerse de gasolina no faltaron en las pocas estaciones de servicio que se encuentran abiertas.

Maduro, entretanto, ha declarado en un vídeo en Twitter: "(La) estrategia macabra de este ataque al sistema eléctrico es llevar a nuestro pueblo a un nivel de desesperación y a enfrentamiento de venezolanos contra venezolanos, eso no va a ocurrir, de verdad tenemos un nivel de conciencia muy grande en nuestro pueblo".

El gobernante aseguró que todos los "sistemas de recuperación (de energía) están activados" y que el proceso va "lentamente", pero para este lunes las clases y la jornada laboral fueron suspendidas.

—Aumentan a 21 los muertos en los hospitales: Cumplidas más de 80 horas de apagón en Venezuela, la red Médicos por la Salud reportó la muerte de 21 personas en hospitales del país por causas directamente relacionadas con la falta del suministro eléctrico, cifra que el régimen de Nicolás Maduro se empeña en negar.

Una nueva Encuesta Nacional de Hospitales de la noche del domingo añadió cuatro personas a la lista de víctimas, aunque aclara que el reporte está basado en 40 centros médicos importantes, por lo que la cifra podría ser mayor, precisó el sitio Infobae.

Estos números se añadirían a un reporte similar denunciado por la ONG Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (CODEVIDA), que comunicó el sábado que 15 pacientes renales murieron tras la paralización de servicios de diálisis en el marco del apagón.

—El Gobierno de Maduro niega muertes en hospitales por el apagón: "La derecha internacional esperaba y a pocos minutos de que ocurrió la falla eléctrica ya anunciaban una cantidad de muertos que no ocurrieron ni van a ocurrir porque el pueblo venezolano y el Gobierno revolucionario y el equipo de salud está trabajando arduamente para garantizar la vida de todos", dijo el ministro de Salud, Carlos Alvarado.

El ministro, que ofreció estas declaraciones al canal estatal VTV, indicó que el Ejecutivo de Maduro tiene activado un plan de contingencia para atender a todos los hospitales del país y que el 90% de las plantas de los centros de salud se encuentran en funcionamiento.

"Por esta razón no tuvimos consecuencias mayores en relación a lo que ocurrió el pasado jueves (…)", agregó al tiempo que detalló que las plantas eléctricas están funcionando para atender las áreas de mayor interés: "las emergencias, terapias intensivas y unidades de diálisis".

Estas declaraciones se produjeron luego de que Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 naciones, señalara que son 17 los muertos en los hospitales a causa del apagón.

"Hay 17 muertos confirmados, 15 de ellos en Maturín, pero producto de la falta de comunicación no hemos podido monitorear 17 de los 40 hospitales que normalmente se monitorean", dijo el líder opositor en una rueda de prensa en la sede del Parlamento de Venezuela.

Sin embargo, en redes sociales muchas personas reportan que los fallecidos pueden ser unos 40, muchos de ellos pacientes con tratamiento de diálisis.

—Militares venezolanos y la oposición tienen 'innumerables conversaciones', según John Bolton: John Bolton, asesor de Seguridad Nacional del presidente de EEUU, Donald Trump, dijo este domingo que miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela han estado conversando con miembros de la Asamblea Nacional sobre los pasos que deberían seguir para apoyar a la oposición.

En entrevista con el programa This Week, de la cadena ABC, Bolton no llegó a asegurar la destitución del presidente Nicolás Maduro, pero dijo que el ímpetu está del lado de Juan Guaidó.

"Hay innumerables conversaciones vigentes entre los miembros de la Asamblea Nacional y los militares en Venezuela, hablando sobre lo que podría suceder, cómo podrían actuar para apoyar a la oposición", dijo Bolton en las declaraciones citadas por CNN en Español.

Bolton dijo que era significativo que el régimen de Maduro se haya abstenido de arrestar a Guaidó, quien ha sido reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela.

1 comentario

Imagen de EL BOBO DE LA YUCA

"La noche se iluminó, parecía de día", afirmaron vecinos del lugar donde explotó el transformador. Maduro acaba de dar con la solución para la oscuridad de los apagones: explotar los transformadores!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.