Miércoles, 17 de Julio de 2019
Última actualización: 09:45 CEST
Venezuela

La Fuerza Armada venezolana asegura que sofocó el intento de rebelión de un grupo de militares

Protesta en Cotiza, Venezuela, tras la sublevación militar. (EL NACIONAL)

La Fuerza Armada de Venezuela informó que detuvo este lunes a un grupo de miembros de la Guardia Nacional luego de que publicaran vídeos en redes sociales llamando a desconocer al presidente Nicolás Maduro en un cuartel en Caracas, informa Reuters.

En uno de los vídeos, un hombre vestido de verde que se identificó como el sargento de tercera  Bandres Figueroa dijo que él y un grupo de soldados no especificado desconocían al régimen de Maduro y llamaban a los venezolanos a salir a las calles.

Poco después, en un comunicado, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, informó de la detención de "un reducido grupo de asaltantes adscritos (...) a la Guardia Nacional Bolivariana".

Estos militares irrumpieron en "la sede del destacamento de seguridad en Petare, municipio Sucre, sustrayendo de allí un lote de armas de guerra y secuestrando bajo amenaza de muerte a dos oficiales y dos guardias nacionales", agregó.

"Durante la detención se logró recuperar armamento robado y en los actuales momentos se encuentran brindando información de interés a los organismos de inteligencia y al sistema de justicia militar. A estos sujetos se les aplicará todo el peso de la ley", subrayó el general Padrino, reportó la AFP.

Según, el comunicado, los arrestos se realizaron en un cuartel de la Guardia Nacional en Cotiza, en el oeste de Caracas, donde los militares levantados encontraron "firme resistencia por parte de los oficiales y tropas profesionales allí acantonados".

En ninguno de los vídeos originales se escuchan disparos, ni se ven tanques ni carros blindados, solo se ven hombres caminando, algunos con fusiles, en el patio de un comando identificado como el puesto de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Cotiza.

Algunas unidades de las fuerzas de seguridad venezolanas se encontraban en los alrededores de la unidad militar y bloqueaban vías principales cercanas desde primeras horas del día, según fotos y reportes en redes sociales.

"Fueron neutralizados, rendidos y capturados, en tiempo récord, ya están confesando detalles. Lo primero que dijeron fue que les ofrecieron villas y castillos y los dejaron solos, que los habían engañado. Nosotros Venceremos!", tuiteó Diosdado Cabello, número dos del Gobierno chavista.

Las autoridades lanzaron gases lacrimógenos a los vecinos de la zona que continuaban protestando después de sofocada la rebelión.

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, bajo control opositor, escribió en Twitter que "lo que sucede en el comando de la GN en Cotiza es una muestra del sentimiento generalizado que impera dentro de la FAN. Nuestros militares saben que la cadena de mando está rota por la usurpación del cargo presidencial".

Pero agregó: "No queremos que la FAN se divida ni se enfrente, queremos que se ponga como un solo hombre del lado del pueblo, la constitución y en contra de la usurpación".

Países vecinos y de la comunidad internacional han desconocido el gobierno de Maduro, quien asumió un segundo mandato de seis años el 10 de enero, por considerar que su elección en mayo del año pasado no brindó las garantías para la participación opositora.

El mandatario asegura que sus adversarios, apoyados por Estados Unidos, buscan derrocarlo para apoderarse de las riquezas petroleras venezolanas.

El dirigente opositor Julio Borges dijo en un mensaje de Twitter que "el mismo descontento y deseo de cambio que motivó la sublevación de la GNB en Cotiza existe dentro de toda la FANB" o Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Por su parte la exfiscal general, Luisa Ortega, escribió en la red social que "la valentía de estos muchachos de la Guardia Nacional nos demuestra que si hay dignidad y voluntad en los cuarteles para salir de la tiranía".

Una sublevación anterior, liderada por el expolicía Oscar Pérez, fue sofocada con una acción militar que la oposición venezolana calificó "masacre" y en la que murieron Pérez y seis de sus compañeros.