Domingo, 21 de Julio de 2019
Última actualización: 21:54 CEST
COREA DEL NORTE

Las dos Coreas comienzan a desminar la frontera tras el acuerdo militar

Un puesto de vigilancia de Corea del Norte, en la parte superior, y otro de Corea del Sur, abajo, en Paju, en la frontera entre ambos países. (YONHAP/AP)

Las dos Coreas iniciaron este lunes labores conjuntas para retirar minas antipersona de la Zona Desmilitarizada (DMZ) que divide ambos países, a partir de lo acordado en un pacto militar firmado en el marco de la reciente cumbre entre sus dos líderes, reportó EFE.

Según detalló en un comunicado el Ministerio de Defensa sureño, las operaciones arrancaron este lunes en torno a la localidad fronteriza surcoreana de Cheorwon (90 kilómetros al noreste de Seúl) y junto a la Zona de Seguridad Conjunta, situada en el corazón de la DMZ y único punto donde soldados de ambas Coreas se ven las caras.

Las dos Coreas tienen previsto realizar excavaciones conjuntas de abril a octubre de 2019 para destapar restos de soldados caídos en las cercanías de Cheorwon, donde se produjeron dos de las más cruentas batallas de la Guerra de Corea (1950-1953).

Se cree que los restos de unos 300 efectivos del Comando de Naciones Unidas (UNC), el contingente multinacional liderado por EEUU y Corea del Sur que incluyó tropas colombianas, reposan en la zona.

Se espera que las operaciones de retirada de minas en torno a la DMZ duren unos 20 días y unos 30 en la zona de Cheorwon, según el comunicado de Defensa.

Todas estas labores fueron acordadas dentro del acuerdo militar que firmaron los ministros de Defensa de ambos países, técnicamente aún en guerra, durante la cumbre que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y Kim Jong-un celebraron entre el 18 y el 20 de septiembre en Corea del Norte.

Aunque ha sido duramente criticado por algunos expertos militares en el Sur que consideran que compromete la seguridad nacional, el texto es el mayor acuerdo en materia de defensa que ambos países han firmado desde que la península se dividió en 1945.

El pacto reduce efectivos, prohíbe maniobras y designa zonas libres de presencia militar en torno a la frontera para evitar choques bélicos.