Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Última actualización: 02:13 CET
brasil

Baten récord las candidaturas de travestis y transexuales para las elecciones de Brasil

Duda Salabert, Léo Aquilla y Leo Kret, candidatas. (FOLHA DE SAO PAULO)

"La gente no estaba discutiendo los caminos de la política nacional". Esta crítica parte de la educadora Amanda Palha (PCB-PE), travesti que disputa este año su primera campaña electoral. Con el eslogan "Nada sobre la gente sin la gente", la candidata a diputada federal defiende el aumento de la representatividad en el proceso electoral, pero reconoce que hay un límite. "Conseguir la mayoría en el Congreso Nacional es irreal", dice.

Así como esta educadora, hoy 45 travestis y transexuales participan en la disputa electoral en Brasil, según el estudio hecho por el diario Folha de Sao Paulo. El número, de acuerdo con el ANTRA (Asociación Nacional de Travestis y Transexuales), es el mayor de la historia de las elecciones nacionales. "Si bien hay un lado conservador que se levanta, hay otro que está reviviendo", afirma la presidente de la entidad, Keila Simpson.

En la campaña de 2010, hubo apenas cinco candidaturas de travestis y transexuales. La mayoría de las candidatas este año son de partidos de izquierda, como PSOL y PCdoB, vienen del sudeste y del nordeste y son novatas en las disputas electorales, como Amanda. En total, dos de cada tres participan en su primera contienda electoral.

"Está ocurriendo un despertar, y es un camino sin vuelta atrás", dice la periodista Léo Áquilla (PHS-SP), que participará este año en su sexta disputa electoral. Ella no pretende desistir en caso de que no sea electa este año. "No vamos a volver para dentro del armario", dice.

Las candidaturas este año son todas para cargos en el Poder Legislativo, principalmente como diputadas federales y estaduales. La única candidata a senadora es Duda Salabert (PSOL-MG). Para Keila, el objetivo no es formar una especie de "bancada de la bandera del arcoiris".

Según ella, las candidaturas no se orientan solo a la pauta LGBT, sino también a la defensa de los derechos humanos y de propuestas en las áreas de seguridad y empleo. "Para nosotros, las bancadas conservadoras no sirven de ejemplo. Son siempre personas representadas de una manera caricaturesca, con intereses personales, no colectivos. Queremos que las candidaturas representen a la comunidad toda, no solo a la LGBT", dice.

El aumento de las candidaturas se debe, según especialistas consultados, a un fortalecimientom de la retórica de representatividad en el proceso electoral y a un discurso de empoderamiento.

Para la directora de promoción de los derechos LGBT del Ministerio de los Derechos Humanos, Marina Reidel, el aumento de la violencia ha influído. "El aumento de la violencia es uno de los factores que ha llevado a las personas a luchar por sus derechos y por condiciones de vida mejores", declara.

En la última disputa municipal en 2016, más de 100 candidatas travestis y transexuales concurrieron a cargos. Nueve fueron elegidas y cumplen mandatos. La meta del movimiento es intentar triplicar el número en 2020.

Pese a que la mayoría de las candidaturas es de partidos de izquierda, hay también candidatas de derecha. En Bahía, por ejemplo, Leo Kret (DEM) intenta un cargo de diputada federal. "Para defender la bandera, no importa si se es de derecha o de izquierda. Lo necesario es que la causa tenga un representante de verdad para colocar el tema", dice. Cuenta que sufrió prejuicios tanto en la campaña electoral como en la Cámara Municipal.

Para ella, la presencia de una transexual en la Cámara de Diputados sería importante para llamar la atención nacional sobre una causa. "Que una de nosotras esté sentada allí sería una forma de resistencia, visibilidad y lucha."

Pero lo único inédito en el proceso político brasileño no es esta vez la cantidad de candidatos travestis y transexuales. Por vez primera, el Tribunal Supremo Electoral permitió que los candidatos y electores alteren la identificación del sexo e incluyan el nombre social en el registro electoral.

Además, las candidatas transexuales pasaron a ser contabilizadas dentro de la cuota partidaria del 30% destinada a las candidaturas de mujeres.