Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 14:30 CET
Política

Polonia pone en entredicho la democracia

Manifestación contra la reforma judicial en Varsovia. (MARCIN KMIECINSKI/EFE)

"Llegó el tiempo de regresar a los valores apreciados por mi madre", declaraba a principios de 2016, Jaroslaw Kaczynski, el hombre fuerte de Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco), resumiendo lo que sería la hoja de ruta gubernamental del partido ultraconservador y nacionalista, que acababa de llegar al poder en Polonia.

Una declaración que entrañaba un doble sentido. Ciertamente, apuntaba al regreso a las normas de la Polonia católica y tradicionalista, pero también a una sociedad mucho más homogénea y segura, en sintonía con la nostalgia del "orden" comunista que impregna a ciertos sectores sociales.

Desde entonces se ha puesto en marcha una agenda de corte reaccionario, intentado endurecer aún más la ley de aborto, una de las más restrictivas de la Unión Europea (UE), se ha dejado de financiar la reproducción asistida en la sanidad pública y también se ha restringido el acceso a ciertos anticonceptivos.

Además, el PiS ha votado una controvertida ley que permite procesar penalmente a quien se exprese sobre las complicidades de Polonia con los crímenes antisemitas cometidos por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Esto con el pretexto de defender la dignidad de la nación polaca.

Pero lo que ha hecho saltar las alarmas en Europa es la voluntad mostrada por el Gobierno polaco para someter a sus designios al Poder Judicial, amenazando de hecho la separación de poderes propia del juego democrático.

Deriva autoritaria

Así, este lunes la Comisión Europea, garante de las reglas de la UE, anunció la apertura urgente de un procedimiento de infracción contra Polonia con el fin de "proteger la independencia del Tribunal Supremo" del país, amenazada por la entrada en vigor esta semana de una reforma que supone la jubilación forzada de 27 de los 72 magistrados de la máxima instancia judicial polaca sin que puedan completar su mandato.

La nueva ley extiende además a 120 el número de jueces del Tribunal Supremo, dejando a discreción del partido en el poder el nombramiento de casi dos tercios de sus miembros.

Este es el último episodio de una larga serie de intervenciones por parte del oficialismo, desde su llegada al poder en 2015, para coartar las instancias judiciales. En este sentido, el Gobierno se hizo del control del Tribunal Constitucional y del Consejo Nacional de la Magistratura, que nombra a los jueces, a la vez que inició una purga de los tribunales de justicia ordinarios.

Por otra parte, el PiS también ha conseguido poner bajo tutela al gremio de los funcionarios del Estado, ha hecho un uso partidario de las empresas estatales y convertido los medios públicos en órganos de propaganda.

El Gobierno aduce que sus reformas tienen como objetivo luchar contra la corrupción y la ineficiencia del sistema judicial y supeditarlo al control democrático. Pero, en realidad, estas medidas corresponden al conservadurismo paternalista que caracteriza al PiS y que considera con recelos la separación de poderes propia de las democracias liberales.

Esto hace que las políticas del PiS busquen conciliar sus veleidades morales con las preocupaciones de las clases medias bajas y populares, haciendo guiños a las políticas sociales del periodo comunista. 

Por tanto, contempla en su programa planes para la reindustrialización del país y la regulación del mercado de trabajo con el fin de contrarrestar la precariedad laboral. Y, sobre todo, ha implementado una generosa política de subsidios para las familias con vistas a reducir la pobreza y aumentar la natalidad. 

No menos cierta ha sido su preocupación por los jubilados, quienes se han beneficiado con un incremento de las pensiones y el descenso de la edad del retiro. 

Sanciones en perspectiva 

En los últimos años la integración europea ha experimentado graves tropiezos en los países excomunistas. Hasta hace poco el foco estaba en los desvaríos de Hungría, ahora le toca a Polonia. 

Y es que ambos casos se está registrando una deriva autoritaria instrumentada por gobiernos de derechas que, escudados en la exaltación de los "valores patrios y cristianos", están desmantelando paulatinamente las instituciones democráticas.

Algo que se acompaña de una retórica que amalgama por igual antiliberalismo y anticomunismo, a la vez que apela a la nostalgia de la seguridad que brindaban los regímenes socialistas para anteponerla a los riesgos para la cohesión nacional que representaría la inmigración.

Todo esto resulta en un nacionalismo estridente que señala al supuesto multiculturalismo promovido por la UE como el origen de todos los males.

Un euroescepticismo paradójico, puesto que tanto en Hungría como en Polonia la mitad de las inversiones públicas, entre 2015 y 2017, han sido financiadas por la UE, asegurando en cierta medida el bienestar económico de ambos.

Las fricciones entre la Comisión Europea y Polonia no son nuevas. En diciembre pasado, para encausar las derivas del Gobierno polaco, Bruselas puso en marcha por primera vez el artículo 7 del Tratado fundacional de la Unión, que prevé entre sus sanciones la suspensión del derecho a voto en las decisiones europeas.

A raíz de este procedimiento, Polonia se convirtió la semana pasada en el primer Estado miembro sometido a una interpelación de sus socios en el Consejo Europeo. 

Sin embargo, en la práctica las posibilidades de que las sanciones prosperen con este mecanismo son remotas, puesto que se necesita la unanimidad de los 28 Estados miembros de la Unión. Y es poco probable que Hungría, por ejemplo, dé su consentimiento.

Por ello la Comisión ha optado por abrir también el expediente de infracción contra Polonia y, si en el mes de plazo otorgado no recibe una respuesta satisfactoria por las preocupaciones expresadas, denunciarla por la reforma judicial ante el Tribunal de Justicia de la UE.

Esto implicaría la suspensión de la ley hasta que la instancia judicial europea se pronuncie al respecto, pero también daría lugar a la posible aplicación de sanciones económicas. 

En el pulso entre la Comisión y el Gobierno polaco está en juego el respeto de las garantías democráticas por parte de los Estados díscolos de la Unión Europea. 

53 comentarios

Imagen de Anónimo

¿El nombre de ese rabino que publica en el sitio web del gobierno de Polonia es, por alguna casualidad, Jaime Ortega Alamino?

Imagen de Anónimo

@16:51, ¿opinión de un rabino judío publicada en la página oficial del Gobierno polaco? Na, deja, para leer "Granma" siempre hay tiempo...

Imagen de Anónimo

Aquí tienen la opinion de un judío polaco, rabino y que vive en Varsovia opinando sobre la ley anti difamación histórica:http://poland.gov.pl/social-issues/social/ashkenazy-i-congratulate-polis...

Imagen de Anónimo

Aquí tienen al Primer Ministro de Polonia sobre el tema del Holocausto:https://youtu.be/R9bS9z5OiWY

Imagen de Anónimo

De 22:10 a 22:51, Amigo mio, la palabra "no soportas" no descibe la actitud que tengo hacia esos hechos, la histeria no es mi fuerte; el doble rasero es lo que es llamativo, los mismos que atacan a Polonia son los mismos que tienen una extrema tolerancia hacia otras culturas, precisamente aquellas de las que tratan de protegerse los polacos; porque si los polacos han decidido acogerse a valores comunes (la religion) con el riezgo de que disminuya su democracia es para evitar un mal mayor , la emigracion que le quieren imponer. Si usted cree que pienso asi por religioso se equivoca, soy ateo cientifico, solo que ese apellido "cientifico" lo cambia todo , puesto que acogido a un sistema de ideas como es la ciencia , que genera mas preguntas que respuestas , no tengo ningun absoluto con que confrontar ninguna religion, ademas que tambien me obliga a reconocer que fueron las religiones las que crearon y convocaron los primeros valores humanistas, sin lo cual no existiera izquierda hoy, le debes muchisimo a Jesus , tu y yo , solo que yo soy conciente de ello; sino , mira a Cuba, recibieron una educacion atea y ahora son brujeros. Un saludo

Imagen de Anónimo

De 22:10 a 22:51, Amigo mio, la palabra "no soportas" no descibe la actitud que tengo hacia esos hechos, la histeria no es mi fuerte; el doble rasero es lo que es llamativo, los mismos que atacan a Polonia son los mismos que tienen una extrema tolerancia hacia otras culturas, precisamente aquellas de las que tratan de protegerse los polacos; porque si los polacos han decidido acogerse a valores comunes (la religion) con el riezgo de que disminuya su democracia es para evitar un mal mayor , la emigracion que le quieren imponer. Si usted cree que pienso asi por religioso se equivoca, soy ateo cientifico, solo que ese apellido "cientifico" lo cambia todo , puesto que acogido a un sistema de ideas como es la ciencia , que genera mas preguntas que respuestas , no tengo ningun absoluto con que confrontar ninguna religion, ademas que tambien me obliga a reconocer que fueron las religiones las que crearon y convocaron los primeros valores humanistas, sin lo cual no existiera izquierda hoy, le debes muchisimo a Jesus , tu y yo , solo que yo soy conciente de ello; sino , mira a Cuba, recibieron una educacion atea y ahora son brujeros. Un saludo

Imagen de Anónimo

@22:10, tu argumento es igualitico al de los izquierdistas que protestaban contra la "intromisión" de la Unión Europea en la Grecia de Tsipras.  Es evidente que no puedes desmentir lo que se dice en este artículo sobre el retroceso de la democracia en Polonia y no soportas que haya un medio que diga lo contrario a lo que piensas. Tal como dijo 20:25 aquí la cuestión no sólo es de cuidar la separación de poderes de la democracia, sino la separación de la Iglesia y el Estado de la modernidad occidental. No tengo nada en contra de las religiones y los cultos religiosos, pero sí de las teocracias, orientales y occidentales.

Imagen de Anónimo

Cada vez que un medio expone Los hechos de manera parcializada, es logico que el lector se pregunte Las razones,  y una de esas puede ser el financiamiento . Se esta viendo como en el mundo occidental se usa un  concepto de democracia ideologizado para pasarle por arriba al todos los valores humanos e imponer politicas que aumentan las contradicciones que supuestamente tratan de solucionar; tal parece que ante el fracaso economico socialista, estos se disfrazan de democratas.

Imagen de Anónimo

Ano. 20:00, ¿dónde está la tolerancia que predicas cuando le niegas el derecho a esta publicación de tener la opinión política que crea y, lo mismito que el castrismo, empiezas a preguntar por la financiación de DDC, etc? ¿Para dónde se te va tu tolerancia hacia el que piensa diferente? Tú no puedes rebatir lo del anticonceptivo y el aborto porque no tienes cómo. Ni tampoco puedes rebatir el dato de la inversión europea en Polonia. Ni tampoco la judicialización de las opiniones sobre el pasado antisemita polaco. Todo eso es cierto y está ocurriendo en Polonia. La Unión Europea tiene representaciones de todo el arco parlamentario, de izquierda a derecha, y si ahora la emprende contra el gobierno polaco lo hace en nombre de la democracia, como antes lo hizo contra el gobierno de Grecia. Entonces los izquierdistas no demócratas decían que la Unión Europea usaba la democracia como un pretexto para intervenir en Grecia. Ahora le toca el turno de inventarse la misma justificación a la derecha no democrática que defiende al ultraconservador gobierno de Polonia. Antes de predicar tolerancia, aprende a tolerar tú primero.

Imagen de Anónimo

El Occidente moderno supone la división de poderes, pero también la división de Iglesia y Estado. Los católicos, a sus iglesias, no a la presidencia, aunque los presidentes puedan ser católicos.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.