Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Última actualización: 19:21 CET
Política

Intelectuales, protestas y represión

Protesta en Venezuela. (THE NEW YORK TIMES)

En un foro reciente, las posturas del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)Latin American Studies Association (LASA) ante la crisis venezolana fueron tema de debate. Exponiendo los primeros hallazgos de una investigacion en curso, se analizaron los pronunciamientos de directivas, publicaciones y grupos de académicos que conforman las mayores organizaciones que reunen las ciencias sociales en América Latina.

Frente a los acontecimientos de 2014-2017 en Venezuela, el discurso oficial del Comité Directivo de CLACSO rechazó la violencia equiparando las actitudes del Estado y los manifestantes, sopesando los éxitos del proceso frente a sus errores y evitando usar la palabra represión.

Desde el Comité Ejecutivo de LASA, más procliveal equlibrio, se llamó a respetar los derechos ciudadanos, pero se evitó una condena explícita a Caracas.

Por ese mismo periodo, como testimonian (entre otros) el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y Amnistía Internacional, la violación sistemática y flagrante de un conjunto de derechos (protesta, votacion, expresión, alimentación, acceso a servicios, etc) se convirtieron en patrón del accionar del Estado venezolano frente a sus ciudadanos.

¿Cuál tendría que ser el papel de los intelectuales ante este tipo de coyuntura? ¿Cómo identificar la línea que separa lo que puede ser concebido como una apolítica y falsa neutralidad y la necesidad de rechazar cualquier forma de violación a los derechos humanos, independientemente del corte ideológico del Gobierno que la haga?

¿Cómo podemos construir un compromiso político desde la intelectualidad sin que esto suponga censurar unas prácticas y callar sobre otras?

¿Como evitar la estéril pretensión de neutralidad?

LASA y CLACSO muestran, en su seno, posturas diversas ante la crisis venezolana y los contenidos/alcances de la democracia. En CLACSO el balance tiende al proyecto nacional popular, con guiños al autoritarismo revolucionario. LASA gravita hacia lo democrático participativo, con fuerte presencia de agendas postliberales y decoloniales.

En CLACSO, la representación de la diversidad y la crítica es mayor en sus bases que en su directiva. En LASA, con bemoles, la pluralidad aparece más permanente y simétrica a lo largo del tiempo y las estructuras.

Sin embargo, la asincronía entre el empeoramiento de la crisis multidimensional venezolana y la respuesta oficial de CLACSO y de LASA sugiere sesgos compartidos a la hora de tratar con los abusos cometidos por gobiernos (alguna vez) considerados progresistas.

Tal actitud contrasta con la rapidez en el pronunciamiento de ambas entidades ante otras crisis políticas nacionales, como la mañosa destitución de Lula en Brasil. También resalta la diferencia entre la frecuente condena a la criminalización de protesta y activismo en Colombia, México, Brasil o Perú, y el silencio o los susurros frente a sus equivalentes venezolanos y cubanos.

Reconocer y resolver semejantes asincronías y parcialidades —sin establecer otras opuestas, en beneficio de las derechas continentales— es clave para una comunidad intelectual comprometida con una convivencia democrática y de justicia para toda Latinoamérica.

LASA y CLACSO, por su peso y objetivos específicos, deberían ser coherentes ante tamaña problemática: sin sesgos ni silencios. Porque, como dijo el obispo y luchador antiapartheid Desmond Tutu, "si eres neutral en situaciones de injusticia, has elegido el lado del opresor".


Este artículo apareció en el diario mexicano La Razón. Se reproduce con autorización del autor.

Más información

12 comentarios

Imagen de Anónimo

Para el anonimo 2:40 comeCC y maestro de ortografia, lee lo que dice la enciclopedia sobre lo que es un intelectual; medico es medico e ingeniero es ingeniero, Intelectual es el que se dedica al estudio y la reflexión crítica sobre la realidad, y comunica sus ideas con la pretensión de influir en ella, alcanzando cierto estatus de autoridad ante la opinión pública.1​ Proveniente del mundo de la cultura, como creador o mediador, interviene en el mundo de la política al defender propuestas o denunciar injusticias concretas, además de producir o extender ideologías y defender unos u otros valores.2El factor determinante en la consideración de un pensador (filósofo, científico, escritor, o artista) como intelectual es su grado de implicación o compromiso (engagement) con la realidad vital de su época. Como derivación de ello, la interferencia de los intereses y de las distintas opiniones y opciones ideológicas, políticas y sociales, hace que la aplicación del término dependa del grado de afinidad que tenga quien lo aplica con respecto al sujeto en cuestión.Intelectual es el que se mete donde no le importa (L'intellectuel est quelqu'un qui se mêle de ce qui ne le regarde pas).Jean Paul Sartre5​

Imagen de Anónimo

No sólo son unos farsantes los de CLACSO. FLACSO y LASA: son ¡CÓMPLICES! La Historia los juzgará.

Imagen de Anónimo

Los ingenieros, los médicos, los investigadores científicos son intelectuales, pero el analfaburro 2:24 (que escribe "mesena" por "mecenas") no lo puedo saber, claro. La corta inteligencia no le alcanza.

Imagen de Anónimo

Que cosa es un intelectual?, pues , un intelectual es un tipo que nunca ha trabajado y no ha sido parte del proceso de produccion o servicio en ninguna parte de esa cadena , divorciado de la realidad alimenta su cerebro con literatura o articulos escritos por otros intelectuales que a su veces lo leyeron de otros intelectuales, por lo que en vez de captar la realidad , captan la ideologia inspiradora de toda esa retorica literaria, la cual es directa o indirectamente de izquierda, no existen intelectuales con criterio propio , sino con criterio repetido ; por si fuera poco, al igual que los musicos de antes , muchos de ellos dependen de un mesena o institucion que les paguen . Un saludo, Espinoza

Imagen de Anónimo

El día que algunos de estos integrantes de CLACSO, por ej. el argentino Atilio Borón, vaya a Cuba y se quede viviendo allí con 20 dólares al mes, con una casa en un garaje, y algo de arroz y frijoles por alimento, tenga que alabar a los dictadores de turno y no se pueda quejar por la situación, me callo la boca. Por ahora, hay mucho para hablar.

Imagen de Anónimo

@16:32: ME SUMO A TU COMENTARIO!

Imagen de Anónimo

CLACSO, FLACSO y LASA son la misma porquería: farsantes.

Imagen de Anónimo

Y que me dicen de Flacso en México???? Eso es un CDR cubano. Fíjense que ellos solo contratan a los cubanos que la embajada cubana aprueba. El castrismo es una maldita plaga...

Imagen de Anónimo

Tanto CLACSO como LASA son entidades académicas ganadas por la llamada izquierda e inflitradas por el régimen cubano a través de sus seguidores. ¿No hubo o hay una secretaría CLACSO en La Habana? ¿No está la Sección Cuba de LASA dominada por académicos cubanos que siguen las posiciones del régimen de la isla? ¿Cómo pedirle peras al olmo? La RAÍZ de ese mal que existe en Venezuela y sus consecuencias está en Cuba. Chaguaceda lo sabe. La comunidad democrática latinoamericana a que Chaguaceda aspira no podrá existir hasta que no salga del poder la elite que está al frente de Cuba desde hace 60 años. Es un cáncer con metástasis que hay que extirpar completo. 

Imagen de Anónimo

Para mí todos esos protestones son unos vagos mantenidos que son mercenarios del que mejor pague. conozco a un teatrista en chile que se dedica a vender sus obras de teatro callejeras a manifestaciones públicas en 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.