Sábado, 15 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:11 CET
VENEZUELA

Un motín en una cárcel de Venezuela se salda con al menos 68 muertos

Familiares en las afueras de un penal venezolano. (EL NACIONAL/TWITTER)

Un motín registrado el martes en unos calabozos policiales de la ciudad de Valencia, al norte de Venezuela, dejó al menos 68 muertos, según cifras que confirmó el fiscal Tarek William Saab. Entre las víctimas hay policías, presos y familiares, según recogió el diario La Nación.

Por su parte, El Nacional precisó que entre las víctimas se encuentran dos mujeres que pernoctaban en el recinto como visitantes.

Saab sostuvo además que el Ministerio Público "profundizará" las investigaciones "para esclarecer de forma inmediata" el incidente "así como establecer las responsabilidades".

"Ante los terribles hechos acontecidos en la Comandancia de la Policía del Estado Carabobo, donde por un presunto incendio fallecieron 68 personas, hemos designado cuatro fiscales (...) para esclarecer estos dramáticos hechos", escribió Saab en su cuenta de Twitter.

El fiscal aseguró que se han designado a cuatro fiscales: tres regionales y uno nacional.

El incidente se produjo en la madrugada durante un intento de fuga en las celdas de la policía del estado Carabobo. Los detenidos habrían prendido fuego a colchones y despojado a un agente de su arma, informó la ONG Una Ventana a la Libertad.

Hacinamiento

Carlos Nieto, director de dicha asociación, citado por El Nacional, afirmó que lo ocurrido "no es una situación aislada", pues "todas las comisarías de policía de Venezuela están viviendo condiciones iguales o peores de hacinamiento, falta de alimentos y enfermedades".

El hacinamiento en las cárceles de Venezuela obliga a los cuerpos de seguridad a utilizar centros policiales como lugares de reclusión permanente. Aunque por ley los detenidos no deberían pasar allí más de 48 horas.

La ONG, que estima que la sobrepoblación en esas dependencias alcanza 400%, denunció que 65 personas (62 reclusos, un familiar y un policía) murieron en 2017 en choques por el control de calabozos y por padecimientos asociados a la desnutrición y la tuberculosis.

En agosto de 2017, un motín dejó 37 muertos y 14 heridos en unas celdas policiales del estado de Amazonas.

Mientras que en abril de 2017 un choque entre bandas rivales dejó 12 muertos y 11 heridos en la cárcel de Puente Ayala, en la ciudad de Barcelona.