Martes, 11 de Diciembre de 2018
Última actualización: 07:08 CET
Venezuela

Maduro, Hitler y Napoleón

(RELENTLESS MAGAZINE)

En las contiendas bélicas, así como en las lides diplomáticas, la parte que va perdiendo no acierta por lo general a darse cuenta de la merma de su capacidad para imponer sus pretensiones. Tiende en efecto a razonar, definir su estrategia y tomar decisiones en base a la correlación de fuerzas existente en un pasado, cuando las circunstancias le eran más propicias.

Sirvan dos ejemplos para ilustrar esa situación. 

Uno de ellos tiene que ver con la actitud de Hitler en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. En esos momentos, Hitler —a quien sus oficiales no se atrevían a revelarle la magnitud exacta de la debacle militar— se puso a dar órdenes de movilizar divisiones y batallones que ya habían sido aniquilados por el fuego enemigo.

Más lejos en el tiempo, pero no menos ilustrativo, tenemos el caso de Napoleón Bonaparte. Cuando escapa en marzo de 1815 de la isla de Elba —donde las potencias enemigas lo habían confinado después de obligarlo a abdicar en abril de 1814—, logra recuperar el poder y ejercerlo del 20 de marzo al 22 de junio de 1815 durante el llamado periodo de los Cien Días, logrando infligir reveses a las tropas francesas que se batían contra él.

Con esos avances más bien relativos, creyó que podía negociar un entendimiento con las potencias adversas y así mantenerse en el poder, sin comprender que ya no tenía el peso militar y político suficiente para hacer valer sus ambiciones. El destino de Napoleón quedó sellado definitivamente con su derrota en la famosa batalla de Waterloo y su consiguiente exilio-cárcel en la isla de Santa Elena.

Los delirios de Maduro

El presidente Nicolás Maduro encara hoy una situación que evoca en múltiples aspectos la de Napoleón en los Cien Días. No acaba de entender lo mucho que ha mermado su capacidad para comprar alianzas y complicidades e imponer sus designios a nivel internacional. 

Primera analogía: por haberles asestado pérdidas a las tropas francesas que luchaban en su contra, Napoleón creyó erróneamente que estaba en condiciones de llegar a un entendimiento con las otras potencias europeas; de la misma manera, el heredero de Chávez cree que por haber inhabilitado a los principales líderes de la oposición, encarcelado a cientos de opositores y desatado una represión con un saldo de más de 120 muertos en 2017, puede conseguir que gobiernos de América y de Europa desistan de ejercer presiones diplomáticas y económicas en pro del respeto a los derechos humanos en Venezuela.

Maduro corteja a Trump

Por otra parte, tratando de salvar su régimen, Napoleón escribe en abril de 1815 una carta a cada uno de los monarcas europeos aliados en su contra y en la que enfatiza su repentina disposición a vivir en armonía con ellos en aras de "la felicidad de los pueblos" de Europa. Maduro adopta una actitud parecida cuando, después de haber calificado a Trump de "nuevo Hitler" de la política internacional y añadido que el presidente de EEUU está acabando con su paciencia, cambia de táctica y le envía al mismo Trump un tuit instándole a iniciar un diálogo en Caracas o en Washington.

Napoleón sufrió la humillación de no recibir respuesta a su misiva. El tuit de Maduro, por su parte, recibió un rechazo no menos humillante: la administración de EEUU puso como condición previa "el respeto a la Constitución de Venezuela, la celebración de elecciones libres, justas y creíbles, la liberación de prisioneros políticos", al igual que el fin de "todas las violaciones de derechos humanos".

Y así como aquellas iniciativas de Napoleón no cuajaron, todo indica que las elecciones presidenciales organizadas por Maduro, programadas inicialmente para el mes de abril y ahora pospuestas para mayo, tampoco alcanzarán su objetivo, a saber: ayudar al régimen venezolano a recuperar un poco de legitimidad internacional y obtener el levantamiento de las sanciones.

La bofetada de la OEA

Prueba del fracaso de Maduro es la bofetada diplomática que ha recibido con la adopción por la OEA de una resolución que le exhorta a fijar un calendario electoral justo y ofrecer las garantías necesarias para la celebración de unos comicios libres y transparentes.

Con esa resolución, la OEA ha colocado a Maduro ante una disyuntiva fatídica. Si acepta organizar elecciones realmente libres, justas y transparentes, las perdería apabullantemente según todas las encuestas de opinión. Y si no obedece al reclamo de la OEA, el pulso con los gobiernos democráticos de la región se intensificará y las sanciones internacionales impuestas por EEUU, Canadá y la UE se mantendrán e incluso podrían ampliarse.

Por ello, así como de las filas del bonapartismo surgieron figuras de primer rango dispuestas a negociar la salida de Napoleón del poder (en particular Talleyrand y Fouché, canciller y jefe de la policía, respectivamente), de las filas del chavismo podrían surgir figuras de peso dispuestas a preservar lo que queda de ese movimiento, apartándose del presidente-verdugo que hoy rige Venezuela.

El castrochavismo contra el muro de la realidad

El régimen castrochavista adolece de una tara adicional que lo incapacita aun más para hacer un juicio objetivo de la situación. Dicha tara no es otra que la de achacar los males que atraviesa Venezuela, y en particular la catástrofe económica, a una "guerra económica orquestada por el imperio y sus lacayos" y no a la funesta y desastrosa gestión socialista.

Dicho régimen y sus amanuenses atribuyen ahora a las sanciones del “imperio” los males que sufre el país, olvidando de esa forma que la catástrofe económica venezolana (hiperinflación, derrumbe de la producción petrolera y no petrolera y desabastecimiento galopante) existe mucho antes de la aplicación de las sanciones en cuestión.

Tal argumentación juega de hecho en contra del propio régimen venezolano. Pues mientras Maduro y los suyos se afanen en culpar al "imperio" por la tragedia venezolana, les resultará imposible evaluar y cuestionar objetivamente su política económica, echarla por la borda y proceder a realizar las reformas de lugar.

Es justamente por haber rehusado tomar el camino de la lucidez, que el castrochavismo se ha estrellado contra el muro de la realidad. 

Los desvaríos militares de Maduro

Por último, tampoco está ausente el paralelo entre las locuras finales de Hitler y algunos de los recientes desvaríos de Maduro. Así como Hitler instruía a sus oficiales movilizar divisiones y batallones inexistentes, Maduro ordena realizar ejercicios militares con miras a "afinar la puntería" de los cuerpos castrenses de su país. No comprende que, por más puntería que les ordene afinar, las fuerzas armadas venezolanas, en particular los estamentos subalternos, sufren el hambre, la miseria y el caos que hoy se vive en Venezuela, y no tienen ni la voluntad, ni el interés ni el deseo de abrir fuego contra compatriotas ansiosos de recuperar su libertad.

Solo el espionaje de los miles de agentes castristas infiltrados en las casernas les ha impedido —por ahora— poner sus armas al servicio del pueblo y de la democracia.

Habiendo llevado a Venezuela a la ruina económica y a niveles de corrupción y criminalidad asfixiantes, herido gravemente en el plano diplomático, con una impopularidad espeluznante, y con la espada de Damocles de una eventual pesquisa judicial de la Corte Penal Internacional de La Haya, Maduro tiene un futuro peor que incierto. Es por ello que el espectro de terminar en un exilio similar al de Napoleón en Santa Elena, o más grave aun, sentado en el banquillo de los acusados de la corte de La Haya —al estilo de los responsables del nazismo ante el tribunal de Nuremberg—, ese espectro, repito, debe de estar rondando en estos tiempos los pasillos, despachos y aposentos del palacio presidencial de Miraflores. 

19 comentarios

Imagen de Anónimo

Al Anónimo de las 14:37. Tienes toda la razón: Maduro es un imbécil. Razón de más para que se hunda si toma el mismo camino (el de subestimar su declive) que tomaron Hitler y Napoleón antes de fracasar. De ahí que el paralelo, a mi juicio, sea pertinente.

Imagen de Anónimo

Tengo un amigo que estudió con Maduro en la inefable Ñico López del PCC en La Habana en 1979 y me contaba que Maduro fue expulsado varias veces por bruto. Pero era muy disciplinado y se metía horas estudiando con solo café y cigarros para aprenderse par de tonterías del marxismo. Pero las dos o tres veces que lo expulsaron lo regresaron de nuevo a la escuela porque llamaban desde el PCC y Madurito regresaba. El toripollo es un impresentable anormal con un cerebro programado para la maldad por la Ñico López hace muchos años.

Imagen de Plutarco Cuero

Comparaciones nada afortunadas, Maduro no necesita contaminarse con los nombres ... Maduro es la Peste, como en plaga, como en bubónica ...

Imagen de Anónimo

2/3-2018/Hitler y Napoleón por lo menos tenían capacidad de mando y organización, pero Maburro carece de ambas cosas,este inútil pelele esta claro y dicho por el circulo que lo rodea, que a él no se le puede hablar de temas complicados porque su capacidad mental no le da para enterlos,Si Maburro es presidente es porque fue muy bien escogido desde Castrolandia para ocupar esa posición por su imbecilidad, manipularidad y docidilidad,todos sabemos que quien debía ser el sustituto de Chaburro era Cabello,pero este no se dejaría meter en un callejón sin salida ni ser manipulado como lo es Maburro,si nos retrotraemos en el tiempo,vemos que cada vez que ese tonto útil tiene problemas grandes que resolver o desiciones que tomar,lo llaman desde Cuba para explicarle y orientarle muy bien los pasos a seguir y me baso para ello en los viajes misteriosos y sin aviso que viene a La Habana muchas veces,nunca que yo sepa,un jefe de estado va a otro país sin ser anunciado públicamente y ejemplos tenemos,cuando un presidente o expresidente ha venido a tratarse a las Mugres hospitalarias cubanas es anunciado antes///el bobo alipio*+

Imagen de Anónimo

Si, como es evidente, Masburro tiene un IQ rayano en cero, con mayor razon el fracasara mas aun que Hitler y Napoléon si cae en el mismo engagno que estos ultimos. Por eso el articulo es harto ilustrativo. 

Imagen de Anónimo

En que parámetros se comparan estos tres seres??? En inteligencia no lo creo, Masburro es más burro que el propio Masburro...

Imagen de Kurt_Turing

Vaya, esta comparación está cabrona. Napoleón era un genio, Hitler sería un loco pero imbecil no era. Sin embargo Maburro es una estupida marioneta de la Generala Pamela. Quiten a la dictadura de La Habana y se cae ese payaso. Los otros dos personajes no tenian tales muletas.

Imagen de Anónimo

Y solo ponen a Maduro en esta lista???? Faltan Fidel, Raúl, los demás fascistas de Cuba, Tibizay, Falcón, Allup, Chávez, López Obrador, Correa, Evo, Moco Pegao, Zapatero y la lista es larga.

Imagen de Anónimo

14_59: tú eres el único que no se da cuenta!

Imagen de Anónimo

Excelente para los envidiosos de la libertad q son muchos 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.