Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Última actualización: 16:10 CET
América Latina

Un 'inusual' acto terrorista contra la Policía ecuatoriana deja 23 heridos

Así quedó el cuartel de la Policía ecuatoriana atacado. (EL UNIVERSO)

Por "primera vez" la mafia del narcotráfico atacó con un coche bomba a la Policía de Ecuador en la frontera con Colombia: un cuartel quedó semidestruido y 23 personas resultaron con heridas leves, según informó este sábado el Gobierno, reporta la AFP.

"Es un acto terrorista ligado a bandas de narcotraficantes que han sido golpeadas por las fuerzas de Seguridad del Estado ecuatoriano", señaló el presidente Lenín Moreno en su cuenta de Twitter.

El atentado se produjo hacia las 01:30 locales del sábado y destruyó el 95% del puesto de Policía de San Lorenzo, en la provincia de Esmeraldas (norte y fronteriza con Colombia).

La explosión hirió levemente a 23 personas entre policías y vecinos del lugar. Todos los lesionados ya recibieron el alta médica, mientras unas 37 viviendas resultaron afectadas, según un balance actualizado del Ministerio del Interior.

En fotografías difundidas por la cartera se observan casas con vidrios rotos y techos de zinc destruidos.

Moreno expresó su rechazo por "este acto terrorista que ocurre por primera vez en Ecuador" y ordenó reforzar la vigilancia en la zona, donde las autoridades se enfrentan a bandas de narcotráfico y delincuencia común.

Ecuador es considerado un país de tránsito de la cocaína que se produce en Colombia y se vende en Europa y Estados Unidos. Sin cultivos importantes de droga, las autoridades luchan contra bandas que almacenan el narcótico.

"Desde la madrugada he dispuesto el reforzamiento de personal policial y militar y la presencia del (Ministerio del Interior) en la zona. Estos actos no detendrán ni debilitarán los esfuerzos por tener una país más seguro", escribió el gobernante.

El miércoles pasado, la policía y la Armada dieron un golpe al narcotráfico al incautar cerca de una tonelada de droga en la provincia de Esmeraldas.

Las autoridades interceptaron una embarcación que llevaba 970 kilos de cocaína y detuvieron a cuatro personas, tres ecuatorianos y un mexicano.

El ataque de este sábado dejó apenas el esqueleto del cuartel de tres plantas. En la parte baja había autos con la carrocería dañada.

La explosión se produjo en la parte trasera del puesto de mando, donde funcionaban el comedor y los dormitorios de los policías.

"Aproximadamente a la 01:30 de la mañana se recibe la alerta y se escucha la explosión de un artefacto", declaró a la radio pública ecuatoriana el coronel William Martínez, jefe del destacamento de San Lorenzo.

El uniformado agregó que tras las inspecciones realizadas por el equipo de criminalística "se puede determinar que es un coche bomba. Tal vehículo fue abandonado con explosivos y (quedó) prácticamente destrozado".

Las autoridades no han determinado aún el tipo y la cantidad de explosivo utilizado.

El fiscal general, Carlos Baca, aseguró en un comunicado que asumirá "personalmente" la investigación del caso. "Investigaremos con toda la fuerza del Estado y con mano firme estos actos criminales", indicó.

El inusual ataque coincide con la última semana de campaña para la consulta popular del 4 de febrero convocada por Moreno, y que atizó el enfrentamiento dentro del partido en el poder.

Los ecuatorianos decidirán si suprimen la reelección indefinida aprobada por el exmandatario Rafael Correa, convertido en el mayor opositor de Moreno, con lo que impedirían su eventual regreso al poder en 2021.

Tras el atentado, el ministro del Interior, César Navas, advirtió que las autoridades seguirán "combatiendo la delincuencia organizada".

"No permitiremos que ella afecte la convivencia social pacífica en nuestro país", dijo.

Archivado en