Lunes, 22 de Octubre de 2018
Última actualización: 08:52 CEST
CHINA

Pekín levanta campos de refugiados en la frontera de Corea del Norte

Muro en Sinuiju, en el lado norcoreano del río Yalu, en la frontera con China. (REUTERS)

El Gobierno chino ha iniciado la construcción de cinco campos de refugiados en Jilin, una provincia fronteriza con Corea del Norte que cuenta con una población de alrededor de un millón de coreanos étnicos, según reveló un documento filtrado en internet y citado por medios como Financial Times y El Confidencial.

Los campos se erigirán en el condado de Changbai, tres de ellos en aldeas cerca de la capital regional y otros dos en las localidades de Tumen y Hunchun.

El diario español precisa que la información está contenida en un documento de la compañía de telecomunicaciones China Mobile, a la que aparentemente se le había solicitado la instalación de internet en esas instalaciones para su administración.

"Debido a las tensiones transfronterizas, el Comité del Partido y el Gobierno del condado de Changbai ha propuesto establecer cinco campos de refugiados en el condado", se lee en este.

Las autoridades chinas han tratado de mantener en secreto el asunto. Han censurado los posts sobre el documento, que han retirado de internet. No obstante, los representantes a los que se les ha consultado al respecto, como el portavoz del ministerio de exteriores Lu Kang, no lo han desmentido.

Un anónimo hombre de negocios de Changbai, citado por The New York Times, confirmó que los tres campos principales estaban ya en avanzado estado de construcción.

Por su parte, Jiro Ishimaru, un documentalista japonés que mantiene una red de periodistas ciudadanos en Corea del Norte y el lado chino de la frontera, ha declarado al diario The Guardian que uno de sus contactos en el condado le ha indicado que, si bien no han visto signos de esas edificaciones, había "escuchado que hay planes para construir una instalación".

Cheng Xiaohe, especialista en Corea del Norte de la Universidad Renmin de Pekín, declaró a la publicación británica que teniendo en cuenta que "hay muchas tensiones en la península coreana, (y que) está al borde de la guerra. Como gran potencia y país vecino, China debe hacer planes para todas las contingencias".

La cuestión de una posible avalancha de refugiados lleva años preocupando a los líderes chinos. La desastrosa situación de la economía norcoreana les ha conducido a temer en varios momentos el colapso del régimen y la huida masiva de sus ciudadanos.

El Confidencial recuerda que en 2014, una serie de documentos internos del Ejército Popular de Liberación de China, filtrada a la prensa japonesa, analizaba detenidamente esta cuestión. En los textos ya se mencionaba la posibilidad de establecer campos de refugiados en la frontera.

Otras medidas propuestas incluían la retención de líderes norcoreanos clave, tanto para impedir que cayesen en manos de las fuerzas enemigas como para prevenir su participación en operaciones militares que complicasen aún más la situación en contra de los intereses chinos, y el control exhaustivo de la frontera para impedir la entrada de "elementos indeseables" entre las masas de refugiados.

El diario menciona que "la mayoría de los expertos cree que el colapso de Corea del Norte por cualquier motivo, bien por un conflicto bélico o bien por el desplome económico, provocaría casi inmediatamente una intervención militar china más allá de la frontera".

"Uno de los mayores temores de Pekín es una reunificación de la península coreana en términos favorables al sur, que se saldaría con el despliegue de soldados surcoreanos y probablemente también estadounidenses en los mismos confines de China. Para evitarlo, el liderazgo chino probablemente está más que dispuesto a enviar tropas al otro lado del río Yalu, como ya hizo durante la guerra de Corea en los años 50", considera.