Martes, 12 de Diciembre de 2017
17:58 CET.
África

El ejército toma el control de la capital de Zimbabue

Tropas del ejército de Zimbabue han tomado el control de la capital del país, según reportan varios medios y agencias internacionales.

Testigos presenciales hablan de un inusitado movimiento de soldados y blindados en las calles de Harare, y de al menos tres explosiones y fuego de artillería en los barrios del norte de la ciudad. Según la AFP, también se escucharon disparos en las inmediaciones de la casa del actual presidente, el dictador nonagenario Robert Mugabe.

Un general del ejército, sin embargo, declaró en la cadena estatal de televisión (ZBC) que las acciones castrenses no significan un golpe de Estado, y que tanto Mugabe como su familia se encuentran a salvo.

"No se trata de una toma del Gobierno por los militares", aseguró el general Sibusiso Moyo durante una transmisión en vivo. "Queremos asegurar a la nación que su excelencia el presidente de la República de Zimbabue y comandante en jefe de las Fuerzas de Defensa, el camarada Mugabe, y sus familiares, se encuentran sanos y salvos, y que su seguridad está garantizada".

"Nuestro objetivo son los criminales en el entorno del presidente, que están cometiendo crímenes que causan sufrimiento social y económico a nuestro país, con el objetivo de garantizar la justicia. Tan pronto cumplamos nuestra misión, esperamos que la situación regrese a la normalidad".

Este miércoles en la mañana, sin embargo, la situación sigue siendo confusa, y no está claro si Mugabe, su esposa y posible sucesora al frente de la República, o algunos miembros del Gobierno, han sido detenidos. El dictador, de 93 años y al mando del país desde 1980, no ha efectuado aún ninguna declaración.

Según informaciones de última hora, entre los edificios bloqueados por los militares se encontrarían la oficina presidencial, el Parlamento, y el Tribunal Supremo. Estas mismas fuentes hablan de la detención de los ministros de Finanzas, de Educación Superior, y de Obras Públicas y Vivienda, quien además es comisario político a nivel nacional del partido gobernante, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF).

Lucha por el poder

Los acontecimientos se precipitaron en la jornada del martes. Entonces, el jefe del Ejército, general Constantino Chiwenega, pidió a Mugabe "detener" la purga de personalidades en el partido ZANU-PF, en el poder. La semana anterior, había sido destituido el vicepresidente, Emmerson Mnangagwa, un aliado de Chiwenega y, al igual que este y que el actual líder, veterano de la lucha contra el régimen de la antigua Rodesia.

Tanto Mnangagwa como Chiwenega se habían mostrado críticos con la primera dama, Grace Mugabe (52 años), que pretende sustituir a su esposo al frente del Gobierno.

En su intervención del lunes, durante una rueda de prensa, Chiwenega había advertido que los militares podrían intervenir. "Cuando se trata de proteger nuestra revolución, los militares no dudaremos en intervenir", dijo.

Rápidamente, el partido de gobierno acusó al jefe del Ejército de "conducta traidora". Mediante un comunicado, el portavoz del partido aseguró que las declaraciones de Chiwenega estaban "claramente calculadas para perturbar la paz nacional […], y sugieren una conducta traidora por su parte con intención de incitar a la insurrección".

Poco después, un convoy de vehículos militares que circulaba por la ciudad alimentó los rumores de un golpe de Estado y provocó un tiroteo.

Bajo el régimen autoritario de Robert Mugabe, aliado de los Castro, Zimbabue se ha visto sumido en una corrupción y una pobreza cada vez mayores, con un desempleo que alcanza a casi el 90% de la población activa y reiteradas y graves violaciones de los derechos humanos.

En las elecciones de 2013, clasificadas como fraudulentas por la oposición, Mugabe afirmó que quien no estuviera contento con los resultados, podía "ahorcarse". Sobre los miembros del partido opositor MCD, dijo que "cuando mueran, ni siquiera los perros se molestarán en oler sus cadáveres".

En 2016, Mugabe ordenó detener a los deportistas de Zimbabue que participaron en las olimpiadas de Río de Janeiro por no obtener medallas.

El dictador africano viajó a Cuba en noviembre de 2016 para participar en los actos de homenaje tras la muerte de Fidel Castro.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Es curioso que en el Granma de hoy no aparecen noticias sobre lo que ocurre en Zimbabwe y menos sobre Robert Mugabe, dictador condecorado con la orden Jose Martí.

Imagen de Anónimo

Bueno, ya era hora!!! Esos cabrones en Zimbabue bastante que robaron y jodieron. A cada puerco le llega su navidad...

Imagen de Anónimo

Quieren destruir la revolucion en Zimbabue,las cosas que hay que oir..

Imagen de Anónimo

No sirve la cosa si no le arrancan la cabeza al viejo y a la zorra y se la echan a los perros .......y después le mandan una foto del banquete canino al dictador cubano Raul Castro

Imagen de Anónimo

Maduro,Pamela, a poner orden en Zimbawe que la cosa esta fea para el querido hermano Mugabe.

Imagen de Juan

Y los militares cubanos todavía siguen en su cobardía. Y si esos soldados allá en Zimbabue no le cortan la cabeza al viejo y a su esposa lo veo bien mal. Y como siempre en las historias, la mala de la pelicula es la esposa del viejo.

Imagen de Anónimo

Nagüe, nagüe lo tuyo no es zimbawe. Ya están preparando otro seboruco en stgo de cuba pal viejo muerdiuye. 

Imagen de Anónimo

En Stgo. de Cuba le hicieron una conga para recibirlo y decía: ♪♫"Magabe, Mugabe, nosotros te saludamo, pero quien tú ere, aqui nadie sabe"♫♪....Inmundo García.

Imagen de Amadeus

La Orden José Martí no ha impedido que este asesino lo hayan sacado finalmente del poder.

Imagen de Anónimo

La cosa se ha puesto "negra, negra, negra"!!.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.