Opinión

Snowden como garante del Kremlin

El exanalista estadounidense dirigió a Putin unas preguntas en televisión y luego ha querido justificarse en el papel de héroe.

El pasado 14 de abril fue otorgado el premio Pulitzer a The Washington Post y The Guardian por la publicación del material sobre espionaje estadounidense de telecomunicaciones que filtrara Edward Snowden, exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA). De todas las categorías del Pulitzer, se trata de la más preciada, aquella que recompensa los servicios prestados a la sociedad. En su refugio ruso, Snowden, sobre quien pesa acusación de espionaje y traición, pudo haber entendido la noticia como descargo que le hacían: aunque indirectamente, aquel premio reconocía los servicios prestados por él a su país y al mundo.

Tres días después de la ceremonia del Pulitzer, el presidente Vladimir Putin celebró su comparecencia televisiva anual. Durante cuatro horas contestó las interrogantes de sus ciudadanos y, entre los rusos, apareció Snowden. Ucrania era el tema central. Las primeras preguntas llegaron de Sebastopol, tomaron la palabra el comandante de la Flota del Mar Negro y el comandante de la tropa antimotines de Crimea. Un grupo de jubilados quiso conocer qué suerte correrían sus pensiones en caso de que Europa se rehusara a comprar gas ruso. Una y otra vez surgía la interrogante acerca de la invasión a Ucrania.

El presidente fue interrogado acerca de su marca preferida de vodka, la ciudad donde le gustaría vivir y su película favorita. Habló de su exmujer y un nuevo matrimonio. Una niña de seis años le consultó si, en caso de que él estuviera ahogándose, Barack Obama se aprestaría a salvarlo. Y, llegado su turno, Edward Snowden le preguntó si Rusia interceptaba, almacenaba y analizaba los datos de millones de sus ciudadanos. Más aún, si el presidente consideraba justo y justificado un control de esa clase.

Pregunta y preguntador tenían la misma espontaneidad de las niñas que, en la etiqueta oficial soviética, entregaban flores a los dignatarios. Snowden tendió a Putin un racimo de oportunidades, y el presidente supo aprovecharlas todas. Para empezar, puso en su lugar a quien lo interrogaba. "Estimado señor Snowden, usted es un antiguo agente", dijo. Intentó hacer creer que su propia relación con el espionaje había cesado: "Yo también tuve relación con los servicios secretos". Y, dado el pasado de ambos, le propuso a Snowden hablar en términos profesionales.

¿Significaba esa advertencia que se apartaban del intercambio público para dialogar en clave solo descifrable entre ellos? Lo que siguió de su discurso es perfectamente comprensible sin contar con experiencia como espía. Si había mencionado su antigua pertenencia a los servicios secretos era solo para dejar claro que, a diferencia de otros mandatarios, él conocía aquel mundo desde adentro. Putin contestó a Snowden que en Rusia la vigilancia de individuos necesitaba de una orden judicial previa. No existía, por tanto, un sistema de espionaje masivo. Y dio gracias a Dios por que los servicios secretos se encontraran bajo control del Estado y de la sociedad. Dios, Estado, sociedad y, al fondo, bien atado, el espionaje…

Un día después de ese intercambio, Edward Snowden decidió responder en The Guardian a quienes lo criticaran por haber aparecido en él. Calificó de valedera la ocasión pues, gracias a sus preguntas, se había producido la más contundente negativa de un líder ruso a la cuestión del espionaje masivo. Ahora era de esperar que la sociedad civil y los verdaderos periodistas llevaran más lejos aquella cuestión, y él estaba seguro de que en el programa del año venidero Putin recibiría más preguntas sobre el tema.

A juzgar por su artículo, Snowden concibió su aparición televisiva desde la perspectiva de los asuntos internos rusos. En una comparencia centrada en el asunto de Ucrania, creyó abrir un frente de discusión dentro de Rusia. El exanalista de la NSA no parece haber entendido el alcance de la campaña propagandística y de su rol en ella. Le habían permitido salir en televisión porque servía de garante al Kremlin, porque su vida en Rusia era la más clara confirmación de que allí no espiaban masivamente. ¿Cómo alguien que había arriesgado su vida por unas filtraciones iba a refugiarse en un país que repetía aquellas prácticas combatidas por él?

Snowden fue un bulto de documentos comprometedores que el presidente ruso agitó hacia Occidente, un artículo más del arsenal de chantajista de Putin. En aquel diálogo representaba, no la conciencia crítica de la sociedad rusa que él pretendía ser, sino la mala conciencia de Estados Unidos y sus aliados. Comportándose tal como se esperaba de su fama, arrogándose en auditor del Kremlin, servía a Putin de testigo en la campaña contra Ucrania. 

El premio otorgado a The Washington Post y The Guardian ha conseguido renovar un argumento recurrente en la discusión del caso Snowden. Ese argumento considera que, por cuestionable que sea la filtración de documentos, la divulgación de estos devino en provecho público. (Quien esté interesado en esta clase de dilemas hará bien en buscar el libro Secrets and Leaks: The Dilemma of State Secrecy, donde Rahul Sagar estudia cuáles premisas justifican moralmente la filtración de secretos estatales.) 

Con su artículo en The Guardian, Snowden ha querido convencer a la opinión pública de que lo que le hizo entrar en la comparencia de Putin fue la defensa del bien común, de la libertad. En unos meses, en junio, él tendrá que renovar su permiso de asilo. Quién sabe lo que le espera de continuar bajo hospitalidad del Kremlin. Quién sabe a qué excusas tendrá que recurrir para justificarse en el papel de héroe.

 


Este artículo apareció en El País. Se publica con autorización del autor.

Comentarios [ 22 ]

Imagen de Anónimo

Para     Amadeus - 26 Abr 2014 - 10:42 am.

Veo que usted no sabe de lo que se esta hablando. Desde hace un año hay una lluvia incesante de informacion al respecto en periodicos, sitios web (y en Congresos y Parlamentos nacionales) de EEUU, GB, Alemania, Francia, Holanda, Brasil, Mexico, Italia, Espana....  Aqui tiene una breve cronologia en español:

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/01/17/actualidad/1389...

Lealo y no dara tiros al aire.

Imagen de Anónimo

Amadeus, estás de coña! Que haces comentado este artículo si no tienes ni p.. idea del espionaje masivo denunciado por Snowden. Prefiero tus comentarios graciosos. Payaso!

Si realmente te interesa, haz una incursión por google y lee, que yo se que tienes mucho tiempo ocioso.

Imagen de Amadeus

PARA Anónimo - 26 Abr 2014 - 4:52 am.

¿Puede usted decirnos en qué consiste y cómo funciona "el espionaje masivo al conciudadano"?

Imagen de Anónimo

Para     Anónimo - 25 Abr 2014 - 4:55 am.

La critica no es al espionaje al enemigo o en tiempos de guerra sino al espionaje masivo al conciudadano, al efectuado a paises amigos y al espionaje industrial por parte del Estado. Lo aberrante es que el Estado, sea del color que sea, tenga como objetivo el espionaje masivo a sus propios ciudadanos. Tan aberrante como que Angela Merkel sea tratada como enemiga de EEUU (por lo cual Obama se disculpo). El taxpayer se pregunta por que su dinero va para espiarle a el, a sus hijos, a Merkel, a los franceses... Excepto aquellos que lo perciben como paternalismo de Estado, el ciudadano espiado percibe que ha dejado de ser objeto de proteccion por parte del Estado para ser tratado como una "amenaza para el Estado". En razon de que se degrada su seguridad, su independencia y su libertad de ciudadano? Por que este vaciamiento de derechos? Tratar a los amigos como enemigos y a los ciudadanos como amenazas para el Estado es una incoherencia, una degeneracion de principios, una indefension de los ciudadanos y, por todo ello, una deslegitimacion del estado. Esa deslegitimacion es el profundo debate que abre lo desvelado por Snowden.

Hace 100 anos Woodrow Wilson dijo: "No todo vale para defender la seguridad nacional". A pesar de eso, la "razon de Estado" del cardenal Richelieu, que debio morir con el hace 400 anos, parece que esta mas viva que nunca. De aquellos polvos, estos lodos.

 

Imagen de Anónimo

Si Snowden y el rompecondones refujiado en la embajada de Ecuador tuvieran gónadas, denunciarían el espionaje de chinos, rusos, ingleses, y de todo el mundo pues es a lo que se dedican las grandes naciones.

 

Hacer lo que Snowden es simplemente ser puta y publicar la lista de clientes con nombres y apellidos, o sea, faltar a la piedra angular del código deontológico de su trabajo.

Para los que están histéricas porque la NSA les "espía", ...no se crea Ud. tan importante como para ser espiado/a, si tanto le preocupa, no mire porno en la computadora de su trabajo y por demas, no le pegue los tarros a su marido/mujer, hable con él/ella, llegue a un acuerdo civilizado y sea feliz. No trafique drogas, no sea pedófilo, ni terrorista. Que no esta de acuerdo de todos modos? Pues nada, no tenga computadora ni telefono a fin de cuentas la humanidad ha llegado hasta aquí y hace 30 años nadie tenía celular ni computadoras, Ud. puede sobrevivir sin. Que sigue sin estar de acuerdo, opciones:

1.-Váyase a vivir a Norcorea, entonces sabrá lo que es "amor de mulata", o a cuba, con el condicionante de que no pueda usufructuar a las/os mulatas/os.

2.-Que sigue sin parecerle: haga cada mañana un litro mezclando estos dos componentes faciles de encontrar y baratos: Agua y Ajo. Bebaselo y sea feliz, aunque dudamos lo consiga.

Imagen de Amadeus

PARA Anónimo - 25 Abr 2014 - 4:55 am.

Dice usted : "…espionaje masivo a los ciudadanos estadounidenses…"

No creo que haya tiempo ni personal para analizar y procesar todas las boberías que  escriben y envían diariamente miles de millones de personas en USA y en el mundo. Se controlan determinadas personas que son de interés, eso sí. Las veces que usted lee Granma o visita las páginas porno, no es del interés del NSA.

Imagen de Anónimo

a los INTELIGENTES que tanto critican el ESPIONAJE les pregunto:

Creen que SOLO EU espía?

Que le preguntarian a Cuba de las 5 avispitas?

Estan de acuerdo que los paises "comunistas" espien y no los que no lo son?

En qué mundo viven, o solamente ven lo que les conviene ver?

espero contestas EXPLICITAS y que se entiendan por el cerebro de una PERSONA NORMAL, no teque cubanos para confundir y no decir nada.

 

Imagen de Anónimo

Creer que el espionaje de los EE.UU. está justificado por la importancia de la seguridad nacional es no atender a las evidencias, a menos que se entienda la seguridad nacional como la seguridad de los sectores dominantes. ¿Como explicaríamos entonces el espionaje a los aliados, a Merkel, a Bruselas, al propio Obama cuando era senador y sobre todo el espionaje masivo a los ciudadanos estadounidenses?

También es cierto que hay una distinción importante entre los distintos gobiernos y el gobierno de los EE.UU: ninguno tiene a su alcance ni los recursos ni el liderazgo asignado  por el partido único de los consorcios nacionales para garantizar la seguridad de no ser expuestos a la conciencia pública, aún cuando el cumplimiento de esta tarea implique decidir sobre la vida o la muerte de millones de personas. Sabemos perfectamente que existe sustancial evidencia para considerar ridícula cualquier comparación en este sentido con el gobierno de un país que, precisamente, paga un altisimo precio por socavar dicha seguridad.

El economista político Samuel P. Huntington, de Harvard expresa claramente este concepto: " Los arquitectos del poder en Estados Unidos deben crear una fuerza que sea sentida, pero no vista. El poder sigue siendo fuerte cuando permanece en la oscuridad; expuesto a la luz, comienza a evaporarse". ¿Entonces, quién está interesado en perpetuar qué?

 

Imagen de Amadeus

El falso dilema del anónimo de las 2.27

A: Me quedaría callado  y le diría a mis servicios de inteligencia que sigan espiando a los que me espian. Business as usual.

B: Mis servicios de inteligencia ya sabía que me estaban espiando, pero monto el show de ofendido pa' embarajar.

C: Seguiría en los mismo porque en este club, todos nos espiamos

D: Me hago el sueco, y le sigo tirando fotos a la mujer del embajador de Burundanga que le pega los tarros con el plomero del edificio; nunca se saben cuándo se van a necesitar.

 

Imagen de javier monzon velazques

La pregunta de Snowden le fue orientada por el propio Putin. Alguien con solo algunas neuronas en el cerebro puede creerse que en Rusia- experta en asesinar con Polonio- no se espian a las personas hasta en el interior de sus casas. Putin, hijo de la KGB, tiene experiencia en eso. Snowden demuestra cada dia nuevas facetas de su despreciable personalidad. Cuando lo veremos al fin con la boca llena de hormigas; aunque sea mediante el Polonio?