Chile

Bachelet retorna a la presidencia con una ambiciosa agenda

Archivado en:

La socialista Michelle Bachelet asumió el martes la presidencia de Chile, en un histórico traspaso de mando, con la promesa de cambiar el rostro de uno de los países con peor distribución de la riqueza en América Latina, informa Reuters.

Bachelet, quien ya gobernó entre 2006 y 2010, es la única mujer que ha ocupado el poder en Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet. Retoma el liderazgo de la centro izquierda tras el Gobierno del conservador Sebastián Piñera.

La médico de 62 años, madre de tres hijos, se suma a la brasileña Dilma Rousseff y a la argentina Cristina Fernández como las mujeres que presiden importantes economías de la región.

"Sí, prometo", dijo con voz firme la socialista pasado el mediodía, cuando la máxima autoridad del Senado, Isabel Allende Bussi —hija del derrocado exgobernante Salvador Allende—, le tomó juramento en el Congreso para ser investida oficialmente como presidenta de Chile por los próximos cuatro años.

Bachelet recibió el Gobierno del mayor productor mundial de cobre de manos de Piñera, quien abandonó el Gobierno con una aprobación del 50 por ciento, y que tras entregar la banda presidencial se retiró del Congreso en la ciudad portuaria de Valparaíso entre aplausos y manejando su propio vehículo.

En medio de una apretada agenda de encuentros bilaterales, Bachelet se reunió con Rousseff y acordaron que un diplomático brasileño integre la misión chilena en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde Chile es miembro no permanente hasta 2015.

"Este es un primer paso que es muy significativo, simbólico de la intensidad de las relaciones que queremos darle a los vínculos entre Brasil y Chile", dijo el flamante canciller chileno, Heraldo Muñoz.

Las relaciones con América Latina serán una "prioridad" para el nuevo Gobierno, agregó Muñoz.

"Creo que hay muchas oportunidades de desarrollo y espacios con Chile y veo con optimismo esta nueva gestión de Gobierno", dijo el presidente del vecino Perú, Ollanta Humala, en Valparaíso.

Maduro, ausente

La ceremonia de traspaso de mando contó con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, una decena de mandatarios de América Latina y otros invitados de organismos internacionales.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, canceló a último momento su asistencia al acto de investidura, cuando se cumple un mes de violentas protestas antigubernamentales en ese país.

"Fue una decisión propia del presidente para lograr durante estos próximos días estabilizar la paz y la democracia en Venezuela, una vez que hemos logrado aislar y neutralizar a los grupos violentos armados", dijo el canciller venezolano, Elías Jaua, en Valparaíso.

En medio de la toma de mando de Bachelet se confirmó que los cancilleres de los países miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán el miércoles en Santiago para analizar la situación política en Venezuela.

Al menos unas 23 personas han muerto en Venezuela en medio de las manifestaciones contra el Gobierno. Una chilena que murió el fin de semana se convirtió en la primera víctima extranjera del conflicto.

Rousseff aseguró a reporteros en la ciudad costera de Viña del Mar, vecina a Valparaíso, que la reunión de cancilleres buscará "construir un ambiente de acuerdos, consensos y estabilidad en Venezuela".

En tanto, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo que se debe defender la democracia en la región y se refirió a supuestos "intentos de desestabilización".

50 medidas en 100 días

Bachelet consiguió retornar a la presidencia tras un aplastante triunfo electoral en diciembre.

Los nuevos miembros del Congreso brindaron juramento el martes antes del cambio de mando, mientras que el nuevo Gabinete lo hizo tras la toma de poder por parte de Bachelet.

La presidenta ha prometido aumentar los impuestos a las empresas para financiar una reforma educacional y cambiar la Constitución heredada de la dictadura, junto con mejoras a la salud, entre otros desafíos.

Ahora enfrenta una apretada agenda que incluye un paquete de 50 medidas a lanzar en los primeros 100 días de su Gobierno.

"Efectivamente tenemos un programa ambicioso. Estaremos desde hoy día mismo trabajando y (...) el principal objetivo será retomar una senda de dinamismo en la economía", dijo a periodistas el ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

Para empezar a trabajar, ya se planificó una reunión de gabinete el miércoles, dijo el portavoz del Gobierno, Álvaro Elizalde.