Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 00:59 CET
Represión

El 'hostigamiento' a las Damas de Blanco escala con las condenas a prisión

Arresto de Berta Soler el 19 de agosto. (A. MOYA)

Las Damas de Blanco denunciaron este lunes el "hostigamiento" de las autoridades y la detención temporal de 23 de sus integrantes en La Habana y Matanzas, tras asistir a la misa dominical en diversas iglesias o a la salida de sus casas, reporta EFE.

En Matanzas se reportó el arresto de 17 mujeres y de otras seis en La Habana, incluida la líder del grupo opositor, Berta Soler.

Tras ser liberada, Soler explicó que desde hace más de dos años las autoridades no les permiten llegar a la iglesia habanera de Santa Rita, a la que acudían las Damas de Blanco cada domingo desde su fundación en el año 2003 para orar por la liberación de los presos políticos en la isla.

Ante esa circunstancia, explicó que decidieron asistir a distintas iglesias por separado, aunque muchas veces no pueden llegar porque no logran evadir los operativos policiales como el que se mantiene de jueves a domingo en los alrededores de la sede de las Damas de Blanco en la barriada de Lawton.

Soler calificó de "pésima" la situación actual de las Damas de Blanco porque "no nos permite ejercen nuestros derechos de expresión" y aseguró que se mantiene el "hostigamiento" contra sus integrantes.

Además, denunció que cuatro mujeres del grupo están encarceladas, entre ellas Martha Sánchez, para quien un tribunal pidió cinco años de prisión el pasado 21 de agosto por presuntos "desorden público, resistencia y atentado" al haber protestado ante un colegio electoral en las elecciones generales celebradas en marzo.

Dijo que, en los casos de Nieves Matamoros y Yolanda Santana, fueron sancionadas a un año de cárcel por el impago de multas y una cuarta detenida se encuentra pendiente de juicio.

Según declaró a DIARIO DE CUBA Xiomara de las Mercedes Cruz Miranda, miembro de la organización, en el caso de Santana, las autoridades simularon esta semana un traslado de la cárcel del Guatao, donde se encuentra, a una prisión más alejada de su lugar de residencia.

Santana se había quejado de que las autoridades carcelarias estaban creando condiciones para poner a las prisioneras políticas en su contra.