Domingo, 21 de Octubre de 2018
Última actualización: 00:11 CEST
Represión

'Todo el mundo canta', un cuartel de la Seguridad del Estado en Guantánamo

Cartel a la entrada de la unidad de la Seguridad del Estado en Guantánamo. (DDC)

En el kilómetro tres de la carretera al municipio El Salvador, en Guantánamo, se encuentra la Unidad Provincial de Investigación Criminal y Operaciones de la Seguridad del Estado, popularmente conocida como "Todo el mundo canta".

Quienes han pasado por allí en condición de detenidos aseguran que tiene bien puesto el apodo.

"Todo el que cae allí, de una forma u otra confiesa un delito. El que no sabe hablar, aprende, porque lo enseñan a hablar", afirma un exdetenido que prefiere mantenerse en el anonimato.

"El que entra ahí canta a las buenas o a las malas. Yo estuve casi un mes entero encerrado allí por gusto y las condiciones de los calabozos son pésimas", insiste.

La principal función de esta unidad es encausar a los detenidos. Sus instalaciones están compuestas por celdas tapiadas, una solera a la cual de vez en cuando llevan a los presos a coger sol, un puesto médico y los cuartos de interrogatorio.

Eider Frómeta Allen, activista del movimiento opositor Alianza Democrática Oriental y anteriormente reportero de la agencia independiente Palenque Visión, narra su experiencia.

"Las celdas no tienen ventilación, los baños tienen solo un huequito para hacer las necesidades y no ponen agua para que te bañes, ni siquiera para cepillarte los dientes, además de que la puerta es tapiada completamente y no puedes ver nada", describe. "Paredes sin un fino y camas de cemento pulido, que antes eran de tola", completa.

Una práctica común en este centro son las golpizas y otros abusos a los detenidos.

"La forma en que me apretaron las esposas me provocó perdida temporal en la sensibilidad en la mano izquierda y una luxación en el dedo del medio de la mano derecha", asegura Ermis Carbonell Ferrer. "Como consecuencia de la paliza que me dieron, me provocaron múltiples hematomas. Me dieron varias patadas en los testículos", denuncia.

Frómeta Allen, por su parte, apunta que "tres guardias" le echaron "spray en la cara" estando esposado. "De ahí me tiraron al piso y me cayeron a patadas. Me tiraron contra una puerta y perdí el conocimiento. Cuando lo recobré, me dieron otra golpiza".

Los cuartos de interrogatorio están llenos de mosquitos, son oscuros y en ellos cuesta respirar. Los métodos utilizados por los "investigadores" llevan a muchos a confesar delitos que en ocasiones no han cometido.

"Usan métodos psicológicos que afectan a los detenidos", señala Frómeta Allen. "Les cambian el horario de comida, el horario de sueño y, por las condiciones de las celdas, no pueden saber en muchas ocasiones si es de día o de noche".

"Conozco casos de presos que se han autoinculpado para poder salir de allí, incluso se han ahorcado allí", afirma un exconvicto que prefiere no dar su nombre para "evitar problemas".

"A ese lugar le dicen 'Todo el mundo canta' por las palizas que le dan a la gente en ese infierno que, te digo con toda certeza, está en peores condiciones que el Combinado (prisión provincial de Guantánamo), que es mucho decir".

2 comentarios

Imagen de Juan

Y criticaban a Batista y sus esbirros. Ya no estamos enterando que son niños de teta  delante los de Castro.

Imagen de Anónimo

Cómo van a parir ahorcados las guasimas un día de estos!!

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.