Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
10:07 CEST.
Entrevista

«La naturaleza del régimen no va a cambiar»

¿Está de acuerdo con las posibilidades de éxito del método persuasivo? Dice Obama que la persuasión podría conseguir cambios en el modelo político cubano…

Lo que está claro es que el embargo a Cuba no ha servido absolutamente para nada, es una política totalmente fracasada. Estados Unidos ha invertido todo y quien ha terminado aislado del tema de Cuba ha sido Estados Unidos y no Cuba. Cuba ha logrado con éxito, lamentablemente, distraer la atención y persuadir al resto del mundo de que el tema de debate debe ser el embargo, o como ellos dicen el bloqueo norteamericano, y no el deplorable récord de derechos humanos y falta de libertades públicas en Cuba. Que ese debería ser el tema.

Entonces, la política del embargo se convirtió claramente, y hace ya muchos años, en parte del problema y no de la solución. El presidente Obama ha tenido el coraje, la valentía de comprarse este pleito, tomar el toro por las astas e iniciar un proceso que no va a ser fácil. De desmantelamiento del embargo, con un establecimiento de relaciones diplomáticas plenas con Cuba, sin abandonar el tema de los derechos humanos, pero sí abandonando claramente la política del cambio de régimen.

Sin embargo, no hay ni una sola declaración de ningún miembro del Gobierno cubano en la que se asegure que, una vez eliminado el embargo, vaya a producirse un cambio en el modelo político…

Ese cambio no va a venir por voluntad propia del Gobierno de Cuba. Esa pregunta, que me parece muy importante, encierra o supone un error muy grave y es creer que esto llevaría a que el Gobierno cubano, voluntariamente y de buena fe, iniciara reformas internas para convertir una dictadura en una democracia.

La naturaleza del régimen no va a cambiar. Es un régimen totalitario que intentará mantenerse en el poder mientras pueda y que buscará maneras de reinventarse para seguir controlando la situación en Cuba. Lo que sí es cierto es que, en la medida que haya más inversión y que pueda producirse una mayor independencia de los ciudadanos respecto al Gobierno, puedan crearse espacios para la sociedad civil que, con relativa autonomía, rompan el cordón umbilical con el Estado.

Y lo mismo ocurrirá en la medida que haya más información, flujo de información. Yo diría saturar a Cuba y a los cubanos de opciones, de ilusiones, de ideas, de libertad de información. Eso es absolutamente clave, y luego la tarea le corresponde a la comunidad internacional, no solo a Estados Unidos. Aquí la clave es que gobiernos democráticos de la región, como por ejemplo Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Colombia o México tomen la bandera de los derechos humanos y le digan a Raúl Castro: mire, perdón, pero el régimen que existe en Cuba es muy distinto al régimen democrático que tenemos en nuestros países. Ahí no hay alternancia en el poder, ahí no hay una libertad de expresión, ahí no hay una sociedad civil independiente, ahí no hay un poder judicial autónomo, ahí no hay libertades públicas.

Lo que uno debería esperar es que el régimen va a seguir siendo el mismo. Y va a seguir recurriendo a la represión, como lo ha hecho durante los últimos 50 años, pero esta vez al reprimir va a quedar un poco más expuesto que en el pasado. Tendrá que pagar un precio frente a la represión. El resto del mundo se va a enterar. Especialmente, los sectores de izquierda democrática de Europa y América Latina se enterarán de que en Cuba, algo que es perfectamente lícito y legítimo hacer en el resto de América Latina, como es, por ejemplo, un espectáculo de arte callejero donde se haga una sátira de los gobernantes, eso le puede costar la prisión a un cubano.

¿Qué le parece la gestión del Gobierno de Panamá en cuanto a los sucesos del Foro de la Sociedad Civil, donde los grupos progubernamentales cubanos agredieron física y verbalmente al resto de los participantes?

Muy pobre, lamentable. Creo que aquí ha habido unas graves incompetencias por parte del Gobierno, en la preparación, en la planificación de este evento. No estaban realmente en condiciones de hacerle frente a esta emboscada del Gobierno cubano y a las tácticas matonescas, de esos que son funcionarios del Gobierno y aparentan o pretenden ser de la sociedad civil. Porque, salvo la pequeña sociedad civil independiente de disidencia y de crítica que existe en Cuba, pero que vive intimidada y a contrapelo, los otros, los que enarbolan la bandera del Gobierno cubano, son funcionarios. Eso no es sociedad civil.

La actitud del Gobierno de Panamá, la falta de preparación en el manejo de las credenciales y todo eso, ha sido realmente muy poco profesional, y no me lo explico. Hay quienes creen que hubo una decisión por parte del Gobierno panameño, que no todo ha sido una negligencia, una decisión de dejar hacer al Gobierno cubano, por el temor de que no se sintiera a gusto participando en una cumbre de esta naturaleza.

Uno no conoce cuáles han sido las negociaciones, detrás de las cortinas, entre Panamá y Cuba; pero realmente no se explica, no se puede justificar la acreditación de decenas, quizás 60, 70 o hasta 80 representantes del Gobierno cubano, que se hicieron pasar por miembros de la sociedad civil y actuaron de manera grosera, violenta e intimidante frente al resto de las organizaciones. Frente a apenas 10 o 12 personas acreditadas por parte de la sociedad civil independiente cubana, que fueron, en los hechos, avasalladas por los representantes del Gobierno. Eso me parece lamentable y no puede seguir ocurriendo. No puede volver a ocurrir en otra cumbre, porque eso nos ha dejado con muy mal sabor.

¿Frustrado con el resultado general de la Cumbre?

No, me parece que el que debe estar muy frustrado es Nicolás Maduro, porque ellos invirtieron fuerte en una campaña muy intensa a nivel nacional e internacional para hacer del tema de las sanciones selectivas —que se ha impuesto a siete funcionarios corruptos y violadores de los derechos humanos venezolanos por parte del gobierno del presidente Obama—, el tema central de esta cumbre. Y creo que ese objetivo se les frustró, en buena medida, porque previo a esta cita, el presidente Obama y la Casa Blanca tuvieron el buen sentido y la inteligencia de decir con todas sus letras, y en términos explícitos, que el Gobierno de Venezuela no constituía una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, que era justamente la frase de la que se estaban aprovechando en Venezuela para armar esta campaña de tipo regional.

Eso, insisto, ante ese tipo de aclaración, por parte de la Casa Blanca, creo que tiene una fuerte recepción en los sectores más razonables de los gobiernos democráticos de América Latina. Les quitó buena parte del peso al Gobierno, pero hay un segundo factor que me parece igualmente relevante y fue el discurso del presidente Raúl Castro. Él reconoció explícitamente —y fue increíblemente conciliador y constructivo— su admiración.

Creo que fue un homenaje al presidente Obama, dijo que era un hombre honesto, dijo que era un hombre en el que él confiaba para impulsar una nueva relación. Es decir, justamente el presidente que Maduro y compañía intentaron demonizar antes de llegar acá a esta cita. Es probable que ese haya sido el golpe de gracia que, más bien, terminó por aislar al ALBA en sus intenciones de convertir esta reunión en un test para Obama. Raúl Castro le ofreció con sus palabras una validación tremenda, que no creo que se la esperaban ni Cristina Fernández, ni Maduro, ni Correa.

Comentarios [ 35 ]

Imagen de Anónimo

Pin por fuera, Cuba está secuestrada por la real gusanera!!!

Imagen de Anónimo

El famoso Embargo es el Gobierno Totalitario de los Castro hacia el pueblo cubano, El régimen de La Habana hace negocios con el mundo entero, que no paga, que no cumple, ese es su problema, El simbólico "llamado embargo de EU es que Cuba sea una sociedad libre y democrática, así de simple, pero que si funciona o no, eso es solamente el Régimen represor que mantiene el embargo hacia los cubanos y así se mantienen en el poder.

Imagen de Anónimo

El pueblo de Cuba NO quiere ser igual al de China y Vietnam que son esclavos del gobierno. El pueblo de Cuba no quiere que el gobierno cubano "nos alquile" a las empresas extranjeras, sino que quiere poder ser contratado directamente. El pueblo de Cuba quiere poder invertir, crear empresas y crecer económicamente con las facilidades que existen en el resto del mundo, como Mercado mayoristas, impuestos normales (menores del 30 porciento), derecho a propaganda en los medios de comunicación.

Imagen de Anónimo

Raul Castro tenia dos grandes escollos en la cumbre: 1) La Sociedad civil independiente y 2) Nicolas Maduro. Entonces armo una fuerza de choque para acallar a sus opositores de forma escandalosamente violenta sabiendo de antemano que el precio politico de esa violencia se iba a devaluar con el show de su encuentro con Obama. En el caso de Nicolas Maduro no iba a permitir que le robara el espectaculo, a el nunca le gusto el difunto Chavez y Venezuela ya le resulta un estorbo y El Alba y todas esas iniciativas geopolitica que engendro su hermano junto Hugo Chavez, el es un dictador  pragmatico que, sin negar la valoraciones de Vivanco, va a trabajar para una transicion a la democracia, el pounto que no le interesa incluir a los opositores actuales, muy vinculado al viejo exilio y a sectores del Partido Republicano, Obama lke dio poca atencion a los maltratos porque casi todos los lideres de esa oposicion se han opuesto a su iniciativa, Berta Soler declino reunirse con Roberta Jacobson

Imagen de Anónimo

Yo no soy de la UCI y creanme lo unico que arregla aquello es una invasion.como le hicieron al Noriega en su momento.imaginense le dieron un acto de repudio a antunez y coco farinas.un pueblo con hambre se rebaja mas a ir a darle actos de repudio a sus hermanos que estan tratando de defenderlos.es un pueblo de ratas que ni con hambre pelea por sus derechos.que se jodan se lo merecen.

Imagen de Anónimo

Excelente analisis. Siempre he admirado al Sr. Vivanco. Gracias por su honestidad, coherencia y capacidad de analisi.

Imagen de Anónimo

Todos sabemos que de los regimenes totalitarios no se sale desde abajo, cuando la biologia actue habra un reajuste de fuerzas y periodos de lucha por el poder Raul Castro esta mas ocupado de acomodar sus fichas en posiciones determinantes pero tambien Franco quizo dejar todo "bien atado" pero no lo logro, esta aplicando una politica de austeridad con el fin de poder ordenar un poco las cuentas, el sabe que no corre riesgo, en Cuba no hay histeria por no haber papel higuienico como en Venezuela porque un % grande del pueblo no tiene para comprarlo mucho menos pañales de adulto y el pueblo malvive sin muchos gastos para el gobierno mientras  este construye compos de golf, marinas, hoteles  condominios para los oficiales del MINFAR mientras los hospitales, las escuelas, las carreteras etc estan destruidas. Dinero es lo que quiere la dictadura y lo esta logrando pues sabe que el grifo de Venezuela se esta cerrando. Si algo hay que reconocerle a la dictadura es que su maquinaria propagandistica fue exitosa millones de dolares gasto en extenderla por el mundo mientras el pais se hundia mas y mas tal es asi que personas honestas aun creen q la  miseria del pueblo es culpa del embargo, sin siquiera conocer que la dictadura recibio mas dinero de URSS que la que dio USA a Europa (Plan marshall) pero lo invirtio en exportar la subversion comunista en todo el mundo muy tristemente en Centroamerica  herida que aun no sana 

Imagen de Anónimo

Una vez que acabe el embargo no acabara el modelo politico, no hay la mas minima intencion de que cambien las cosas en Cuba. El pueblo cubano tiene puesta todas sus esperanzas en la llegada de los americanos y en su salida hacia EEUU. En Cuba la mayoria esta hambrientos y desilucionados. A los Castros hay que sacarlos del poder, no seamos ingenuos!

Imagen de Anónimo

Rene Libertario, Ud. no ve lo que viene? un capitalismo monopolista de Estado al Estilo Chino o Viet Nam; Alejandro Castro Espin va a ser el Putin cubano, delante o detras del telon. Diaz Canel va a ser la cara "democratica" del gobierno de Cuba, como lo fue Dorticos en su momento, solo un titere de los Castro.

Fascismo señor mio! La mafia internacional de las grandes corporaciones y los Castro, traigan grandes capitales que nosotros tenemos los esclavos. Y que siga la fiesta!

Imagen de Anónimo

Muy buen analisis, a veces pienso que los que reclaman una invasion con la 82 division o simplemente exigen una guerra para acabar con los Castro, son los mismos de la UCI para justificar que a los opositores del regimen les griten "asesinos" "mercenarios" etc. O si son cubanos que viven en el exterior no deben tener familiar ni amigos en Cuba y no les preocupa los muertos, sean de cualquier ideologia. O viven de ese cuento para que le paguen el almuerzo en Versalles. O son como los Castro, pero de derecha. De cualquier forma, estan desfasados, nadie les hace caso...Gracias a Dios.