Martes, 19 de Marzo de 2019
Última actualización: 19:59 CET
Béisbol: Serie Nacional

Villa Clara pone una y respira

Partido entre Villa Clara y Las Tunas. (PL)

Villa Clara liberó presión tras vencer a Las Tunas en el tercer partido de la final del béisbol cubano y su manager, Eduardo Paret, dejó claro que apostará duro por los jóvenes talentos, reporta la agencia estatal Prensa Latina.

Estoy muy contento con la victoria. Era un juego importante, vital para nosotros, una derrota nos dejaba al borde del abismo, y en cambio, si ganábamos, les metíamos presión a ellos, remarcó Paret en declaraciones a la agencia.

Villa Clara saldó el triunfo por 9-4, aunque para concretarlo debió remontar una desventaja de 0-4 que los puso contra la pared desde el segundo inning del choque.

"Cuando vi que se fueron delante me chocó un poco. Teníamos a nuestro mejor lanzador en el montículo (Freddy Asiel Álvarez), en el juego vital, y empezamos detrás muy pronto, pero nunca perdí la confianza, había que remar", dijo Paret, doble campeón olímpico.

Paret resaltó la valentía de Álvarez. "Tuvo ese momento malo en el segundo inning, pero se levantó y nos dio la victoria en un momento muy importante".

En total, Freddy Asiel trabajó seis entradas y un tercio, en las que permitió nueve hits, propinó cinco ponches, repartió apenas un boleto, propinó un pelotazo y le marcaron cuatro carreras, todas en el cuarto episodio.

Para Álvarez esta representó su tercera victoria en esta postemporada y la 19 de por vida en etapas de juegos extra. Es cuarto en ese departamento empatado con José Ariel Contreras, solo superado por Norge Luis Vera (33), Pedro Luis Lazo (29), Ormari Romero (20).

Para sellar el triunfo, Paret trajo como relevista al joven derecho de 20 años Pablo Guillén, una movida atrevida que le salió a las mil maravillas.

"Me pidió la pelota y me mostró una valentía enorme, no lo pensé dos veces para mandarlo de primer relevista. Ciertamente, es muy nuevo, pero tiene mucho talento, yo siempre voy a apostar por los jóvenes", aseguró el estratega de 46 años.

Guillén realizó una labor encomiable al retirar los últimos ocho outs del juego, seis de ellos por la vía del ponche, para llevarse el punto por juego salvado.

Considerado por muchos expertos como el mejor torpedero de la historia del béisbol cubano (otros muchos optan por Germán Mesa), Paret dijo que "Villa Clara jamás se dará por vencida, en la final hay que ganar cuatro juegos".

"En Las Tunas es cierto que perdimos los dos partidos, pero todo nos salió mal, nuestros batazos duros siempre salieron de frente. Hoy (por este martes) tuvimos más suerte en ese sentido y pudieron remontar. Ahora estamos metidos de lleno en la pelea", enfatizó Paret.

Después de ganar los dos primeros partidos de la final del béisbol cubano, los Leñadores de Las Tunas perdieron el tercer choque de la serie ante Villa Clara y los fantasmas de la temporada anterior salieron a volar.

Resulta que los tuneros también salieron airosos en los dos primeros choques del match por la corona de la pasada campaña, pero finalmente perdieron ante Granma, en siete partidos.

"Creo que sí, ellos (Las Tunas) seguro tienen todavía eso en la mente. Estoy seguro que les va a influir. No es fácil quitarse un trauma así, estaban casi seguros que ganarían el campeonato y al final perdieron", explicó Paret. "Y nosotros haremos todo lo posible por hacerlos pasar por la misma historia de nuevo".

Villa Clara y Las Tunas disputarán este miércoles el cuarto partido de la gran final del béisbol cubano en el estadio Augusto C. Sandino, con capacidad para 20.000 personas.

Por los anaranjados lanzará las serpentinas el derecho Alaín Sánchez, mientras por los tuneros saltará a la lomita el zurdo Leandro Martínez, según anunció Pablo Civil, mentor de los Leñadores.

Un triunfo de los villaclareños empataría la serie, una victoria de los tuneros los dejaría a un paso de su primer cetro en la historia.

El campeón de la Serie Nacional representará a Cuba en la Serie del Caribe de Barquisimeto, Venezuela, de 2 al 8 de febrero, donde también competirán los monarcas de Puerto Rico, República Dominicana, México y el país anfitrión.