Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Última actualización: 23:51 CET
fútbol

La Liga española de fútbol golea al béisbol entre los jóvenes cubanos

Fútbol callejero en La Habana. (EFE)

En un país donde el béisbol es el deporte nacional, el fútbol, concretamente la liga española, está ganando terreno a algo sagrado como es "la pelota". Tan difícil de imaginar era esto hace unos años como lo es ahora dar un paseo por las calles de La Habana y no ver a alguien con una camiseta de algún equipo español, según el diario español ABC.

Del Real Madrid son las que más abundan, con una importante presencia también de elásticas del Barcelona y del Atlético. Muchas de ellas sorprenden por su novedoso diseño, ya que se trata de camisetas no oficiales, aunque eso poco o nada importa a quienes las llevan.

"La pasión por el fútbol aumentó en 2010, cuando España, un país con el que simpatizamos, ganó el Mundial. Luego se empezó a seguir la Liga por televisión y nos abonamos a la rivalidad Barça-Madrid", cuenta Elpidio, un estudiante de Medicina aficionado al fútbol.

Y es que si el deporte rey tiene los tentáculos grandes, el fútbol español los tiene todavía más. Ni la Premier, ni la Serie A, ni la Ligue 1, en Cuba se sigue sobre todo la liga española. "Seguramente ayude el idioma y que los cubanos tengamos más semejanzas con los españoles", explica.

El crecimiento del fútbol en Cuba no se entiende sin el factor de la televisión: "Desde que se retransmite fútbol español el interés por él ha aumentado mucho", cuenta Luis, otro joven aficionado. Según él, este aparato es el responsable de su auge: "Hace siete años nació el canal de deportes y hace algo menos comenzaron a emitir la Liga. La gente se interesó desde el principio y ahora incluso hay bares que echan los partidos. Se ha convertido en un deporte mucho más importante".

En las calles de La Habana, siempre concurridas, los partidos se improvisan y el fútbol se hace un hueco siempre que puede. Sin embargo, esta omnipresencia no contenta a todos por igual. El fútbol ha comenzado a eclipsar al béisbol y son muchos los cubanos que lo critican: "La pelota forma parte de nuestra cultura y no estaría bien que dejara de apoyarse. La mayoría aquí veía béisbol, pero con la llegada de las retransmisiones de fútbol se ha perdido un poco de interés por él".

La Liga, por tanto, ha encontrado un nuevo nicho de mercado en Cuba. Sin embargo, el fútbol está todavía lejos de representar lo que "la pelota" significa. En las calles, por su facilidad de juego con respecto al béisbol, ya ha ganado la batalla. En los hogares y en el imaginario de los cubanos tendrá que convivir con algo sagrado para la cultura del país: el bate, la pelota y el guante.

Uno de los principales motivos por los cuales el béisbol está perdiendo peso es la dificultad que tiene la gente para ver un partido de las Grandes Ligas. Si bien en Cuba pueden seguirse las mejores competiciones de fútbol internacional y los torneos nacionales de béisbol, no ocurre lo mismo con los partidos de la liga norteamericana de este deporte. "Nuestra serie de béisbol, que es centenaria, es la más seguida en cuanto a asistencia a estadios. Sin embargo, la televisión, como medio poderoso que es, ha mostrado un deporte con mayor nivel: las imágenes, los estadios, los uniformes, etc. Eso nuestro béisbol no lo tiene", afirma Elpidio.

Otro elemento a tener en cuenta es la política: "Aquí si quieres ver un partido de las Grandes Ligas de béisbol tienes que comprarte una antena especial que, además, es ilegal. No televisan esos partidos porque hay muchos cubanos que se han ido del país y están triunfando en EEUU como jugadores. El régimen no quiere que se sepa que existen esas oportunidades", dice Luis. El fútbol, por tanto, ha sabido llenar ese vacío impuesto por la dictadura castrista.

1 comentario

Imagen de Amadeus

Aunque me gusta el bésibol, no dejo de reconocer que es un deporte aburido, a menos que tú participes como jugador. El fútbol es más simple, pero más dinámico y mucho más colectivo.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.