Viernes, 20 de Abril de 2018
Última actualización: 01:12 CEST
Béisbol: Grandes Ligas

¿Cuáles son las perspectivas de Morales, Alonso y Raisel Iglesias?

Raisel Iglesias. (MLB)

Una gran suma de dinero está en juego en 2018, así que Kendrys Morales y Yonder Alonso tienen que hacer su trabajo: entre ambos tienen 19 millones de dólares casi garantizados. Por otra parte, esta sea quizás la temporada en que Raisel Iglesias logre ser transferido de esos perdedores que últimamente son los Rojos de Cincinnati a un equipo con más oportunidades.

En esta serie en DIARIO DE CUBA, seguimos analizando la actuación y las perspectivas de los cubanos nacidos en la Isla que luchan por ganarse un puesto en sus novenas de Grandes Ligas.

8. Kendrys Morales, inicialista, Azulejos de Toronto

Kendrys Morales no dio la talla en 2017 con ese contrato de 33 millones de dólares por tres años (de 2017 a 2019) que obtuvo de los Azulejos de Toronto. Apenas consiguió un -0,6 WAR, según refleja FanGraphs, lo que significa que, siendo un jugador que costó alrededor de 10 millones en el año, aportó poco al equipo. En la venidera campaña, Morales cumplirá 35 y ganará $11 millones de dólares.

Perspectivas inmediatas: Para revertir la situación, el ex industrialista debería aportar, al menos, 3.5 WAR hasta 2019, lo que haría de él un jugador que, por año, conseguiría unas 100 empujadas y 30 jonrones.

¿Cómo escalar a un nivel superior?: Eliminar los ponches. A pesar de su decepcionante .250 de promedio y récord personal negativo de 132 strikeouts, Morales debería ser capaz de hacer ajustes y volver a lograr contactos más asiduos con el bate. Fue el 48vo de 144 bateadores en hacer swing (70.10%, mejor que la media de MLB: 67.6%) a pitcheos en la zona de strike, mejor que eficientes bateadores como su compatriota José Abreu (67.70%), el jonronero de los Dodgers Cody Bellinger (67.40%), o la sensación de los Yankees, Aaron Judge (66.20%).

El problema de Morales fue con lanzamientos fuera de la zona de strike y, especialmente, con el cambio de velocidad (.202 en 2017), un dolor de cabeza permanente en su carrera (.235).

 

7. Yonder Alonso, inicialista, Indios de Cleveland

Alonso tiene buenos motivos para no descansar desde el inicio de los entrenamientos de primavera hasta el último día de la temporada 2018. Su contrato de $16 millones en el más remolón período de agentes libres de la historia, fue una bendición cuando los Indios de Cleveland lo llamaron de Seattle en diciembre pasado. Este puede ser un momento decisivo para elevar su valor en la Mayores.

Perspectivas inmediatas: Alonso podría llegar a ser un jugador decente a la defensiva—aunque es el decimocuarto peor de 19 inicialistas en DRS desde 2015—. Tiene poca velocidad y una capacidad de contacto aceptable. En 2017 logró lo que nunca antes: 28 jonrones, 19 más que el mejor registro de su carrera, y viajó a su primer All-Star Game. Por eso lo llamaron los Indios, y la perspectiva está en que el cubano vuelva a demostrar su poder de 2017.

¿Cómo escalar a un nivel superior?: Mostrándose conectado desde el primer mes de la temporada. Alonso ha sido inconsistente durante abril, con .246 de promedio y una tasa de strikeouts de 16.0%. La diferencia positiva entre el primero y segundo tramo de la campaña está en el poder, con 40 y 27 jonrones respectivamente. Pero en la segunda parte es mucho mejor bateador:

1ra parte: .259/.332/.396, .728 OPS

2da parte: .280/.350/.421, .771 OPS

La clave está en que ataque mejor al pitcheo zurdo, al cual le pegó solo .181 en 2017, y le promedia .234 en su carrera.

 

6. Raisel Iglesias, lanzador, Rojos de Cincinnati

Si Raisel Iglesias no salvó 30 partidos en 2017 fue porque los Rojos ganaron solo 68 del calendario de 162 desafíos. El cubano finalizó 57. Aquí hay otros apuntes interesantes:

-Su tasa de strikeouts fue de 10.9.

-Le pegaron apenas para .207, y solo .117 a sus sliders.

-En sus lanzamientos del 26 al 50, le conectaron para un magro .194, un solo jonrón y .293 OBP.

Perspectivas inmediatas: Aumentar la calidad de su repertorio para hacer más infalible su mejor lanzamiento: la slider. En 2017 Iglesias tiró 89 envíos de más de 98 mph, así que su recta es considerable. ¿Qué tal si suma el cambio de velocidad o confía más en su sinker?

¿Cómo escalar a un nivel superior?: Lo ideal sería que Iglesias fuera transferido a un equipo más ganador. De esa manera su contribución obtendría más valor. Cuando Iglesias cerró turnos con un lanzamiento a más de 93 mph, sus oponentes le batearon .253. Parece poco, pero es bastante más que el promedio general de .207. Un pitcheo secundario, silencioso, como el cambio de velocidad, podría ayudar más de lo que parece.