Lunes, 25 de Septiembre de 2017
13:48 CEST.
Ensayo

Cincuenta ridiculeces de escritores

 

Primera: Fotografiarse con un librero detrás.

Segunda: Mencionar el reto de la hoja en blanco.

Tercera: Doblar por la otra esquina de las influencias recibidas.

Cuarta: Citar el elogio oral regalado por un autor muerto.

Quinta: Exaltar las infinitas revisiones de un texto.

Sexta: Hacerse el atormentado por editores y traductores.

Séptima: Contar cómo rompió o echó al mar un manuscrito.

Octava: Mirar para el cielo cuando se habla de posteridad.

Novena: Lisonjear los talleres literarios y clases de escritura.

Décima: Echarle la culpa al intelectual orgánico, el contexto y la semiótica.

Undécima: Sonreír ante cualquier parecido con otra obra.

Duodécima: Cambiar la conversación sobre derechos de autor.

Decimotercera: Minimizar el canon como asunto para académicos.

Decimocuarta: Hablar de la genial obra en proyecto.

Decimoquinta: Afirmar con mirada de querubín que el gusto es inefable.

Decimosexta: Elogiar la modestia como signo de talento multicultural.

Decimoséptima: Hacerse el que carece de prejuicios.

Decimoctava: Piropear con un "muy inteligente pregunta".

Decimonovena: Usar más de dos veces "yo".

Vigésima: Citar huraño que la meta es el olvido.

Vigesimoprimera: Poner la experiencia como argumento valorativo.

Vigesimosegunda: Negar que se leen los comentarios recibidos.

Vigesimotercera: Aplaudir al público cuando lo estén aplaudiendo.

Vigesimocuarta: Contar que desde chiquitico leía y escribía.

Vigesimoquinta: No brindar un suculento brindis en la presentación de su libro.

Vigesimosexta: Usar "nosotros" para involucrar al prójimo en alguna opinión.

Vigesimoséptima: Exigirle a los críticos adjetivos trascendentales.

Vigesimoctava: Negar el gusto por los más secretos chismes literarios.

Vigesimonovena: Ensalzar el talento de los escritores emergentes.

Trigésima: No burlarse de las erritas agridulces y los gazapos verdes.

Trigesimoprimera: Quejarse de que la crítica literaria está corrupta o muerta.

Trigesimosegunda: Compadecerse de sí mismo por carecer de tiempo.

Trigesimotercera: Declarar que es apolítico.

Trigesimocuarta: Recitar un poema que todo el mundo conoce.

Trigesimoquinta: Presumir de baños de masa.

Trigesimosexta: Complacer al público con otra lectura.

Trigesimoséptima: Dolerse de la ingratitud de los libreros.

Trigesimoctava: Achacar a la ignorancia que lo ignoren.

Trigesimonovena: Jurar que se basa en hechos reales.         

Cuadragésima: Presumir de sinónimos.

Cuadragesimoprimera: Alabar neofilias, gerontofilias y diversidades.

Cuadragesimosegunda: Extrañarse de que lo tilden de altanero.

Cuadragesimotercera: Aceptar elogios e invitaciones de los políticos.

Cuadragesimocuarta: Expresar que no tiene palabras con qué agradecer.

Cuadragesimoquinta: Preguntar para qué sirve Google.

Cuadragesimosexta: Tramitar premios, honoris causa e hijo ilustre.

Cuadragesimoséptima: Colocarse lejos de machismos y feminismos.

Cuadragesimoctava: Creerse digno de publicar sus obras completas.

Cuadragesimonovena: Declarar que escribe para el pueblo.

Quincuagésima: Escribir cincuenta ridiculeces como si fueran de los demás.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Me ha parecido veraz e hilarante tu descripción de la pose de escritor. Tal cual la reflejas, tal cual se repiten ellos.

Imagen de Anónimo

Se sabe que carecer de sentido del humor  es signo de estupidez, como exhiben algunos comentaristas anónimos cuando  no se meten con las ridiculeces y sus burlas, sino con el autor.  Las sabandijas andan revueltas.

Imagen de Anónimo

Egos de todos los paises, unios. 

Imagen de Anónimo

#52: Chuparle las medias al embajador venezolano de los 90's, organizàndole lecturas a ese pseudo-poeta de mamuts a cambio de viajes.

Imagen de Anónimo

Pepe, te ha faltado uno mas: hacerse un Wikipedia de uno mismo haciéndose el tonto (o el chulo) y actualizarlo todos los dias con esmero y disimulo.

Imagen de Anónimo

uno le va poniendo nombre y apellido a cada ridiculez. muy divertido. Thanks

Imagen de Anónimo

Anónimo 00:07, no nos haga reir nuevamente... ¿Está de broma?

Imagen de Anónimo

La mejor prueba de que este artículo cala hondo es observar el odio con que los ególatras reaccionan contra el autor.. Lástima, porque es muy divertido. Bravo, Prats. Ataca otra vez a los mediocres. 

Imagen de Anónimo

Oh, Freud, perdónalo, porque, en su ignorancia, no sabe lo que hace: proyectar por medio de actos fallidos, lo que él mismo es. Da vergüenza ajena. Y lástima.

Imagen de Anónimo

A lo que se llega con tal de salir en cualquier foto, incluída la de DDC.