Martes, 12 de Diciembre de 2017
22:28 CET.
Poesía

HBO

 

de toda la Basura que consumo
poca me aprovecha tanto como "Viernes de Combates".
busco cada jueves El Paquete para ver lo que me trajo.
tres o cuatro de las buenas no está mal para La Nada
que campea en el Condado.

busco intensidad en un programa
que reforma mi Piedad.

veo sangre —quiero más.
veo fintas —quiero más.

"Viernes de Combates" tiene, la mazamba de mi tiempo:

Nonito Donaire
el Chacal de la Maya
el Ciclón de Guantánamo

poetas concisos
que reforman mi Piedad.

hay otros que prefieren a las ratas comelibros
que van regando su baba en los programas de ciudad.
otros se echan sin pensarlo a la mer de las novelas
y se envuelven en lo rancio de una vida residual.

a mí lo que me gusta es el Punchstat
y todo lo que sea para el bien de una poesía
que no quiere para sí un fundamento de niña
que juega a reformar a sus muñecas.

 


Oscar Cruz nació en Santiago de Cuba, en 1979. Sus últimos libros de poemas publicados son Las posesiones (Letras Cubanas, La Habana, 2010), Balada del buen muñeco (SurEditores, Madrid, 2012) y La Maestranza (Unión, La Habana, 2013). Ha traducido a Georges Bataille: El pequeño (Editorial Santiago, Santiago de Cuba, 2010). Coedita la revista literaria La Noria.

Otros poemas suyos: Quemaduras, Kindergarten, Holofernes y La campaña.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 7 ]

Imagen de Anónimo

Cuán aburrido es (y está) este caballerete.

Imagen de Anónimo

No es bueno. Se repite y hay errores, como esa rima asonante, con la palabra cudad en un poema de verso libre.

Imagen de Anónimo

Gangarrias, Gangarrias!El Captcha

Imagen de Anónimo

Espumaderas, estropajos!El Kao

Imagen de Anónimo

Alfanjes, Alfanjes!El Captcha

Imagen de Anónimo

Me gustó...

Imagen de Anónimo

De mal en peor. No hay lenguaje, no hay fuerza, no hay nada.