Lunes, 26 de Septiembre de 2016
23:39 CEST.
Poesía

Bodegón de fin de mundo

 

La fruta que está en la canasta en donde siempre ha estado la fruta ha desatado en estos días una inmensa tristeza. No se sabe la razón de este como padecimiento que quizá esté vinculado a algún malestar del alma. Hay, por supuesto, momentos más difíciles que otros. Sobretodo por la tarde, la fruta parece querer marcharse. Como si estuviera aburrida de nosotros, o como si quisiera llorar, esta fruta malagradecida. También está el componente de la luz, que depende de la hora del día aumenta esta sensación un poco de terror, un poco de llanto, un poco de compasión (estos tres ocurren en distintos estadios del día y de la conciencia) que rodea a la fruta. No hemos hablado, él y yo, de esta situación, la situación de la fruta, de la tristeza que ha desatado la fruta, pero sé que él también lo siente. Cada vez es más difícil, por ejemplo, ir al mercado, contemplar la fruta con cara de perplejo, sentirla en nuestras manos, enojados y melancólicos, regresar a casa cargados de fruta, como si planificáramos una venganza o una tortura. Contra nosotros o contra la fruta, da igual. Ya se nos pasará, digo yo. Ya volveremos a estar bien con la fruta, pensará él. Yo ya he comenzado a perder la fe en esta batalla diaria entre la violencia de nuestra calma y la tristeza que se ha apoderado de la fruta.

 


Margarita Pintado nació en Bayamón, Puerto Rico, en 1981. Ha publicado el libro de poemas Ficción de venado (La Secta de los Perros, San Juan, 2012). Este poema pertenece al libro inédito Frágil y perpleja.

Otros poemas suyos: Tú, bosque pálido... y Lo que.

 

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Orlando Luis Pardo Lazo

Mar, está linda la margarita.

Imagen de Anónimo

Flojo, a la larga sentimentalón y paisajista.

Imagen de Anónimo

Un poema cargado de consecuencias, terrible e ingenuo al mismo tiempo, gracias Margarita por tu manzana de la discordia!!

Imagen de Anónimo

Anónimo 9.18, se escribe "narcisismo". Aprenda a manejar bien el lenguaje antes de dar sus clases. 

Y ahora felicito a la autora por su comentario 10:24, como antes la felicité por su poema. 

Imagen de Anónimo

Hola, esta es la autora, Margarita Pintado, y esta es la primera vez q entro en esta conversación, si es que se le puede llamar así. No voy a tratar de expliar el texto, mucho menos defenderlo porque cuando escribo no me interesa, además de crear, educar. Lo único que diré es que, en efecto, es un poema intencionalmente repetitivo y hasta monótono (la fruta, triste y violenta, lo ha podrido todo), así que los que me critican por esas, digamos, insuficiencias, de un modo u otro, han dado en el clavo. Agradezco los comentarios, agradezco la crítica, y sobretodo, agradezco la lectura. Nunca me imaginé que este pequeño poema (que de inocente no tiene un pelo) desataría tanta hostilidad. La bendita fruta parece que tenía su propia agenda. Gracias otra vez, a los misteriosos defensores y a los aún más misteriosos detractores. 

Imagen de Anónimo

Y la pedantería del ego que lleva "sobretodo", guantes, bufandas y la madre de los tomates. Todos los escritores, incluyendo los Nobel han tenido siempre quien les ayude en el taller de lo que hacen. Quien se crea perfecto está perdido. Vaya ego. Vaya autosuficiencia. Siempre he oído decir que los poetas son tremendamente narcicistas. Pero este caso es lo non plus ultra. Y espero que DDC no censure mi comentario que de todas formas no le hará mella a la autora perfectísima. Ni que fuera la Mozart de la literatura. Dios mío, jamás he visto cosa igual. Ni espero ver. Pedante hasta la enésima potencia. 

Imagen de Anónimo

"Cargados de fruta", bien así. No hay error ninguno.

Imagen de Anónimo

Ay, los tallercitos literarios y todo el daño que han hecho a la literatura cubana. Gentecita que se cree asesores literarios y le indican a un autor la obviedad de que está repitiendo muchas veces una palabra, como si repetir tantas veces una palabra no fuera un efecto buscado, sino un descuido por falta de revisión. Ay, los profesoruchos que dicen que esto o aquello está falta de taller y que hablan del deseo de "crecer" de los autores...

Imagen de Anónimo

Taller: Sobran 7 frutas. La «fruta» en «… cargados de fruta…», debería estar en plural. «Sobretodo» es prenda de vestir. Iteración innecesaria del vocablo «día», especialmente de la segunda vez que se utiliza, pues es obvio que si se habla de «…componente de luz…» no se refiere a la noche. Etc. Este texto necesita dejarse reposar y  ser retomado dentro de un tiempo.  Apoyo las críticas que se le han hecho y que la autora debería tener en cuenta si desea crecer. Por lo demás, felicidades por el ejercicio creativo.

Imagen de Anónimo

10:05, temo que, al hablar de la humildad y la aceptación de la crítica por los autores, su pedantería le hace suponer que fui quien escribí este texto. Veo que, además de pedante, es usted cursi. Fusión breve, hmm... Pedante, cursi y con ciertas lagunas respecto a qué pueda ser un género literario: cumple usted con todos los requisitos para aclararnos que el poema termina en el lector. Muchas gracias, Herr Professor.