Sábado, 24 de Septiembre de 2016
22:18 CEST.
Poesía

La flor del esqueleto

 

Para no ocasionar gastos mayores
prescindimos de exequias y de flores.

Para no molestar a nadie luego
—ni al gusano—le dimos gusto al fuego.

Ni siquiera una urna: unas cajitas
de cartón y unas cuantas piedrecitas.

A los huesos más duros de pelar
se les tritura y se les echa al mar.

Se les puede guardar en un arcón
hasta que nadie sepa de quién son.

O se les deposita en un jardín:
en el principio siempre estuvo el fin.

La cuestión no es morir sino esperar
que la muerte no se haga de rogar.

A los muertos que aún estamos vivos
nos conviene ser algo deportivos,

y no existe deporte más completo
que escribir en la flor del esqueleto.

Escribir tonterías, ya se sabe:
ni vivir ni morir son cosa grave.

Y escribir, mucho menos. A no ser
que el que escriba se muera de placer.

Es decir, que se mate. La escritura
también tiene su encanto: jettatura.

El suicida es un ente superior,
sobre todo si usa ordenador

y se mata escribiendo. Nada más.
Este muerto se va a vivir en paz.

 


Orlando González Esteva nació en Palma Soriano en 1952. Fondo de Cultura Económica ha publicado una antología de sus textos: ¿Qué edad cumple la luz esta mañana? (México, 2008). Su libro más reciente es Animal que escribe. El arca de José Martí (Vaso Roto, Madrid, 2014). Este poema pertenece a un libro en preparación.

Otro poema suyo: Uno se cansa de morir...

Comentarios [ 11 ]

Imagen de Anónimo

Exacto, malos lectores, pues en poesía ni el pan es pan ni el vino es vino.

Imagen de Anónimo

González Esteva es un poetazo. Este poema es otra prueba. 

Imagen de Anónimo

Malo. Un poeta no tiene que ser buena gente. Ninguna obra se rige por lo "buena" o "mala" gente que haya sido un creador. Si así fuera, qué diríamos de Caravaggio. ¿Así que malos lectores por decirle al pan, pan y al vino...?

Imagen de Anónimo

Yo lo encuentro jocoso y feliz como el poeta que lo hizo, Orlando y Mara su esposa son chevrolet de verdad, derraman felicidad a su paso, si tienen momentos tristes saben jugar con ellos.

Imagen de Anónimo

Por Dios, qué malos lectores de poesía hay en este sitio! Cierto, el poema no es malísimo ni buenísimo, pero es muy bueno.

Imagen de Anónimo

Muy buen poema, con el sentido del humor que tanto falta en tantos poetas. Felicidades.

Imagen de Anónimo

Pues a leer de nuevo, que no es precisamente infantiloide o malo. Y dudo mucho que malísimo aunque no sea buenísimo. Y, de paso, la réplica al primer comentario no tiene que haberla hecho el poeta. Dice 'Anónimo' con todas sus letras, como el encabezamiento que lleva el de la lectora de poesía, n0? 

Imagen de Anónimo

ni fu, ni fa

Imagen de Anónimo

Pues yo seré cursi también. Soy lectora de poesía. Y aquí no la siento. Es un texto malo. Y no me extiendo, pues parece que al autor no le gustó el primer comentario. Cuando se escribe, y se publica, se sabe que uno está sujeto al juicio ajeno. Desgraciadamente no todos son Konstantinos Petrou Cavafis.

Imagen de Anónimo

Anónimo 7:54, tu ser poético que vaga, tu alma que se escapa en la búsqueda de la poesía... Qué cantidad de cursilerías las tuyas...