Jueves, 14 de Diciembre de 2017
21:00 CET.
Poesía

Lamentación

Archivado en

Siempre quise vivir en un estuario.
Alguna vez miré
ramas cargadas en árboles frutales,
parra encendida sobre alguna fuente
y las maldije.
Vivo escuchando la marea
y los peces que mueren
bajo la sal putrefacta del estuario.
Busco entre las dunas
los fantasmas que hablan de ciudades perdidas:
Barcelona, La Habana, Ampurias,
dónde comienza el esplendor
de los altos espolones, los caminos que han sido
y que serán la sombra de mediterráneos.
Sentir migraciones de pájaros,
la calma de esos bosques
a medias doblados por el mar
o mecidos por terrales.

Solo deseo el sonido que acompaña a esa palabra:
los estuarios.


José Félix León nació en Pinar del Río, en 1973. Sus últimos libros de poesía publicados son Patio interior con bosque (Unión, La Habana, 1999) y Palinodia (Cauce, Pinar del Río, 2008).

Otro poema suyo: Acqua di Giò. After shave balm y Nikolai.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

Este es un comentario de un lector muy fiel este autor, se nota, alguien ornamentado y algo disparatado en sus apreciaciones sobre la poesía de este autor. A mí me parece un buen poema, da igual cuándo haya sido publicado. Me parece bien raro que en DDC publiquen este poema para luego publicar un comentario denostándolo. Tal como sucede con el poema de Néstor Díaz De Villegas. Me consta que no publicais comentarios negativos de otros autores. 

Imagen de Anónimo

Esta es una versión del segundo poema de la segunda sección de su poemario Patio interior con bosque (Unión, 1999), los cambios son mínimos, apenas un verso reelaborado y el nombre de una ciudad (Barcelona en lugar de Cádiz).De entonces a acá, poca poesía nueva de José Félix hemos conocido.El que fuera una promesa temprana de nuestra generación, con su primer libro Demencia del hijo (posiblemente su mejor cuaderno por no pecar de ornamentalista en extremo) hoy padece de una esterilidad creativa reflejada en su reciclaje de poemas que tienen más de una década.José Félix se quedó en el decorativismo, en el tono descriptivo, en su (a veces estéril y cíclico) coqueteo con la imagen. Palinodia, publicado en Pinar del Río en 2008, tiene poemas que aparecen en revistas cubanas de casi una década antes, y otros que pertenecen a poemarios anteriores. Pocos son los textos nuevos que entrega allí, que su lector fiel ya no conozca o no los haya leído en revistas como Extramuros o La Gaceta de Cuba.Un poeta congelado, un poeta que se quedó en 1999, sin saltar, sin continuar, sin entregar algo distinto, nuevo a lo que ya conocemos de él. Un poeta del ornamento que hoy mueve a la nostalgia con sus versos reciclados.

Imagen de Anónimo

hermoso, verdadero poema.