Martes, 12 de Diciembre de 2017
22:58 CET.
Poesía

Mística

Archivado en

Entre toda la música, a Dios
deben gustarle los boleros.
Ese es seguramente su argumento
para poner a reincidir al débil
en la boca del lobo.

En su infinito conocimiento
de la historia musical del mundo,
Dios prefiere sin duda los boleros
de modo que lo que pudieran parecer
pequeños deslices de su omnipotencia
en realidad son obras
del sagrado corazón de la victrola.

El Dios que ama el bolero
es asimismo creador del ave fénix
de los malos amores
y de la amnesia
que nos pone —como la última vez—
a merced de los hielos.

Aún cuando te amotines
aunque esperes de su misericordia
al menos un camino que propicie la fuga
te coloca sin piedad en la ruta
de quien puede olvidarte
en una sola noche.

Es en esos momentos terribles en que nos retorcemos
por un dolor que suponemos único
que el Padre deja reposar el cuerpo
arrima la divina mecedora a la radio
y mientras canturrea
no te libera, no
pero te compadece.

 


Gloria Elvira Sánchez nació en Sancti Spíritus, en 1962. Este poema pertenece a su libro en edición Añejos a la roca.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 1 ]

Imagen de Anónimo

Genial de tu genialidad unica e irrepetible