Domingo, 24 de Marzo de 2019
Última actualización: 04:46 CET
censura

Albertico Pujol sobre su 'veto' en Cuba: 'El Sucesor' está calando fuerte

Albertico Pujol. (CUBAENMIAMI)

El actor Albertico Pujol confirmó este viernes a DIARIO DE CUBA que ha sido "vetado" por las autoridades culturales de la Isla tras su papel protagónico como Octavio Díaz-Canel en la serie El Sucesor, pero negó que le haya sido prohibida su entrada al país.

"Yo no he ido a Cuba en ningún momento. Una cosa es el veto y otra cosa es que ellos me hayan negado la entrada a Cuba", aclaró.

"Sí es un hecho que he sido vetado. La información me llegó por tres vías diferentes de parte de artistas que sí están de alguna manera vinculados allí", precisó en conversación telefónica desde Miami.

"De la UNEAC salió este nuevo estatus que yo no conocía. Sé que hubo una reunión, sé que artistas con los que contaba para mi programa no pueden asistir, porque les advirtieron que si participaban de algún programa que hablara mal de Cuba (ellos entienden que se habla mal de Cuba cuando se habla mal del Gobierno) se tenían que atener a las consecuencias", explicó.

Pujol se refería a The Early Show con Alberto Pujol, "un programa sin pretensiones políticas, un espacio donde la gente se divierte y se pasa un rato conversando".

De reciente factura y diseñado para las redes sociales, el programa ha sido visitado por figuras como el opositor Guillermo Fariñas, pero fundamentalmente participan representantes de la cultura cubana e internacional.

"Lo cierto es que tuve que prescindir de la figura que quería usar, el hombre tiene miedo, se lo advirtieron en una reunión en la sala Adolfo Llauradó a la que asistió el viceministro Fernando Rojas. Esto sí es oficial, lo que no puede ser oficial es que me hayan negado la entrada a Cuba, porque no he viajado a la Isla en ningún momento", insistió.

Pujol, que ha hecho carrera en la televisión, el teatro y en el cine con filmes como Los pájaros tirándole a la escopeta o Guardafronteras, consideró que El Sucesor "está calando fuertemente".

"Hasta ahora se han metido con la cadena, pero ahora se meten con el mono, y eso es lo que está pasando", apuntó.

"Es un poco lo mismo de siempre. Es cómico. Años atrás me censuraron aquí en Miami porque yo hacía de El Tavo (un colaborador de la Policía cubana en la serie Su propia guerra en los años 90). Los actores tenemos una vida muy compleja, porque cada vez que encarnamos un personaje nos caen arriba", valoró.

"Hago mi trabajo por convicción, porque creo en el personaje, creo en el arte. En estos momentos estoy haciendo esta serie porque me parece importante la hipótesis. Porque además es un lujo trabajar con Carlos Quintela, es un lujo que Pablo Díaz haya tenido esa idea", añadió.

"No creo que el veto a un artista sea inteligente, me recuerda la época de Celia Cruz, se supone que tú avances. He recibido mensajes que me piden que no hable, que no me pronuncie, que soy un líder de opinión. No, soy ciudadano cubano, primero que todo", concluyó.

Para Carlos Quintela, director de El Sucesor, este tipo de medidas demuestra la "debilidad" del régimen cubano.

"Creo que vetar a alguien por una serie que apenas llega a los 30 minutos de duración en sus tres episodios es mostrar que el sistema está lleno de fisuras, que es débil", dijo a DIARIO DE CUBA.

"Siento que pasa el tiempo y el Gobierno repite los mismos mecanismos. No hace falta inversión extranjera ni que el Producto Interno Bruto aumente en un 10% para ser tolerantes. Es una cuestión de valores, de fomentar el diálogo", opinó.

El Sucesor es un estudio de personaje. En su caso, el de Octavio Díaz-Canel, un atribulado gobernante que ha llegado a presidente de Cuba y que se debate con sus inseguridades.

Quintela contó que la serie está inspirada en Miguel Díaz-Canel, pero no parte de una investigación profunda de su vida. Aunque sí nace de una "razón personal: querer un presidente distinto al que tenemos en realidad."

La temporada inicial está compuesta por cuatro episodios, en la forma de un piloto. Tres han sido publicados ya; el cuarto aparecerá el 21 de febrero.

6 comentarios

Imagen de Balsero

Evidentemente han hecho el serial para los cubanos que estén deseosos de pensar en que hay vida después de los Castro (y los elegidos por estos), y que la esperanza es lo último que se pierde. Yo creo que si "Miguel" es inteligente, debe tener los mismos pensamientos que "Octavio", con un gran dilema por delante. Pienso que todos deben estar mirándolo y los muchachos del PCC deben estar con los nervios a flor de piel. En el fondo, la mini-novela dice que en más de medio siglo un presidente elegido a dedo por otro elegido a dedo por otro que se quedó por los coj..., asume bajo el mandato del Partido y sobre todo de las FAR. Lo que ocurre es que - como siempre pasó en estos últimos años - el PCC tiene el desgaste del día a día, y los militares aglutinan todos los negocios habidos y por haber. 

Imagen de Pedro Benitez

"soy ciudadano cubano, primero que todo"  Sigue, ánimo, que los ciudadanos cubanos admiramos tu trabajo.  

Imagen de Medicus

Para los que están en el Limbo: El “Tavo” (me refiero al personaje) era, literalmente hablando, “un chiva”. En esta serie del “Sucesor”, el presidente se llama Octavio (Tavo) Díaz Canel, mensaje: el “presidente” actual de Cuba procede de la cantera de los Chivas. El Panda era una marca de televisor chino que fue distribuido en Cuba, y como televisor al fin, se maneja por control remoto. En el 3er capítulo Octavio señala quién tiene el control remoto (quién lo maneja a él). Creo además, que la figura del Panda puede significar otras cosas como los dogmas y la ideología del que -dicen- está sepultado en el “buzón de los picapiedra” allá por Santiago de Cuba. Lanzar el Panda a la piscina (y por ende ahogarlo) puede simbolizar el rechazo de las generaciones más jóvenes de cubanos hacia esa ideología, la figura del comediante en jefe, o hacia este nuevo “presidente”. La pelea de boxeo entre Albertico (“Octavio”) y el Panda no tiene desperdicio..... puede representar la lucha interna (los conflictos mentales) de Díaz Canel por ser/y hacer lo que en realidad él desea contra lo que la famiglia comején le impone, o la lucha del sentido común contra esa absurda ideología.... por “desgracia” en la pelea al final gana el Panda. Por último un presidente comiendo cangrejo puede aparecer como un simple lujo, si se fijan, al cangrejo hay que chuparle las patas. Chupar y luego botar lo usado, es lo que hacen los parásitos. Ese gobierno ha estado viviendo del parasitismo por mucho tiempo..... La serie está llena de simbolismos, sólo hay que prestarle un poco de atención para desentrañar los mensajes.

Imagen de Joshua Ramir

Esta claro que la censura y la represión en Cuba caminan por si solas, al Canelo le debe importar un bledo esa miniserie lo que como tiene las fotos atrás (muy desagradables por cierto) y hay ambiente de sátira y choteo los perros del minint automáticamente toman medidas sin que nadie 'se los ordene', como dice el Balsero 60 años haciendo lo mismo ya es un reflejo 

Imagen de Balsero

En la isla se fumaron casi 6 décadas a QTS y no se le podía decir nada, bajo amenaza de cárcel. Es lógico que el títere que puso Castro II quiera mantener ese halo de represión sobre cualquiera que le diga algo. Son 60 años de impunidad. A ver si algún periodista oficial critica a D-C (el verdadero) por escribir estupideces por twitter que suenan a cuento viejo o por la forma cursi en que viste su esposa: nadie quiere meter la cabeza en las fauces del león.

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Espero que este serial tenga en Miami la misma popularidad que "Su propia guerra" tuvo en Cuba. Un exito rotundo para Albertico Pujol.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.