Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 15:13 CET
DANZA

Carlos Acosta será Rooster, un gallo que baila al son de The Rolling Stones

El bailarín cubano. (WWW.CARLOSACOSTA.COM)

El reputado bailarín cubano Carlos Acosta se convertirá en Rooster, un gallo que baila al ritmo de The Rolling Stones, en una pieza creada por el maestro británico Christopher Bruce que recrea el ambiente de alegría y libertad sexual del Londres de los años 60.

La pieza es una oportunidad más para el público cubano de conocer desde una perspectiva nueva la música de la banda londinense, que ofreció en marzo de 2016 un histórico concierto en La Habana.

Rooster, creada en 1991, se estrenará por primera vez en Cuba los días 9, 10 y 11 de febrero en el Teatro Nacional de La Habana, interpretada por el elenco de Acosta Danza, la compañía que Carlos Acosta fundó en la Isla hace dos años y medio, cuando dejó el Royal Ballet de Londres, del que fue primer bailarín entre 1998 y 2003.

Christopher Bruce, de 72 años, es uno de los coreógrafos invitados por Acosta Danza en su nueva temporada, en la que presentarán un único espectáculo compuesto por cinco piezas de cinco coreógrafos internacionales, que culminará con Rooster.

"Es un coreógrafo imprescindible. Sus obras siguen teniendo mucha relevancia y se bailan en los repertorios de todas las grandes compañías del mundo", destacó Acosta sobre Bruce, a quien conoció en 1995, cuando era primer bailarín del Houston Ballet, donde interpretó Rooster por primera y, hasta el momento, única vez.

En la presentación a los medios de la nueva temporada de su compañía, en la sede de Acosta Danza en La Habana, el bailarín destacó que las creaciones del británico abarcan muchos temas, pero siempre se encuentra en ellas un "vocabulario común y una autenticidad en sus movimientos que lleva la firma de Bruce".

Bajo la supervisión de Bruce, el elenco realizó un pase para la prensa del tema "Sympathy for the devil", con el que terminan Rooster y el montaje con el que Acosta Danza regresa a los escenarios este año, en el que también darán su primera gira internacional.

"La pieza es una celebración de los años 60 y 70, cuando yo era joven. The Rolling Stones fueron una parte muy importante de mi vida", explicó Bruce, que ha integrado con maestría a lo largo de su carrera el ballet clásico y la danza moderna, con música popular como la de Bob Dylan o Jimi Hendrix.

Bruce explicó que la dificultad de hacer una pieza con canciones de The Rolling Stones radica en "unir las diferentes partes para crear un conjunto que sea mejor que cada una de las partes".

En Rooster, Bruce trata de recrear los años de su juventud, cuando, según contó, pasaba horas peinándose y eligiendo ropa extravagante como la de Mick Jagger para buscar novia, aunque no con la misma suerte que las estrellas del rock.

"He creado un gallo que simboliza al joven elegante pero chovinista de mi juventud y creo que el resultado es una especie de batalla de sexos", explicó Bruce, que ha desarrollado gran parte de su carrera vinculado al Rambert Ballet, del que fue primer bailarín, coreógrafo y director artístico.

Según este maestro de la danza, el poder de la música de The Roling Stones y el hecho de que todavía hoy mantenga su vigencia es que nace de una "base muy poderosa" que es el "rhythm and blues" y la música africana.

"Hay un vínculo muy fuerte entre Cuba y esta música, ya que gran parte de las raíces cubanas provienen de África, que es también el origen de esta música", señaló Bruce.

Es por eso que los bailarines cubanos con los que ensaya estos días han captado a la primera los matices de Rooster, algo que no siempre le ha sucedido con otros bailarines de formación clásica.

El estreno de Acosta Danza también contará con las piezas Imponderable, del español Goyo Montero que lleva a las tablas temas del trovador cubano Silvio Rodríguez; El Salto de Nijinsky e Impronta de la española María Rovira; y Mermaid del belga Sidi Larbi Cherkaoui, en la que también bailará Acosta.