Lunes, 24 de Abril de 2017
00:41 CEST.
Música

Dondequiera, a toda hora, reguetón

"Tú eres loca, enferma, arrebata", dice el estribillo de uno de los temas del cantante de reguetón El Chacal junto al grupo Los Cuatro, quienes están entre los más seguidos en la Isla.

El reguetón es uno de los géneros musicales más escuchados por los cubanos. A pesar de la insistencia de las autoridades culturales en criticar sus letras, limitar los espacios públicos en los que se presenta y su aparición en los medios de difusión (estatales), esta música está en todos los lugares, tanto para los que la disfrutan como para sus detractores. En taxis, ómnibus, cafeterías, restaurantes, escuelas… casi donde quiera que haya algún equipo que pueda reproducir sonido, se oye reguetón.

Quienes no disfrutan esta "invasión" consideran el género ofensivo y señalan sus canciones sin mensaje y sus frases degradantes sobre las mujeres.

Por otra parte, sus exponentes han utilizado el género para batallas entre ellos, con insultos y descalificaciones. No pocos admiten que recurren a la letra explicita que con frecuencia puede ser irrespetuosa.

"Mi letra es romántica y suave fusionada al reguetón, pero siempre tengo que componer algún tema fuerte para poder llegar al público. No debería ser el camino, pero es lo que la mayoría del público quiere escuchar. Yo estoy en contra de esa música que ofende a la mujer", comenta el cantante El Proklive.

"Para llegar al público los cantantes de reguetón tienen que buscar una letra fuerte para que se pegue en la calle, eso es lo que a los jóvenes le gusta. Los años han demostrado que es eso lo que la gente quiere escuchar", coincide William Sánchez cantante, compositor y uno de los primeros exponentes de este género en Cuba.

"Es un poco triste lo que vemos hoy, un niño de primaria puede cantar una canción completa de reguetón y es probable que no se sepa el Himno Nacional o las tablas de multiplicar", dice una maestra.

A pesar de la aceptación de esta música por parte del público, "nunca hemos podido realizar un concierto con varios grupos de reguetón", se queja el cantante Meyse d Perce. "El Ministerio de Cultura no nos lo permite; de hecho, en la mayoría de los casos tenemos que presentarnos como salseros o con algún grupo de otro género musical para poder cantar en lugares públicos", añade.

No obstante, "existen diferencia con los famosos que llenan espacios y tienen las puertas más abiertas en centros donde acuden turistas o las entradas son más costosas", dice.

El género y sus seguidores continúan creciendo aunque muchos de los intérpretes y compositores no tienen educación musical. Algunos sacan buenos dividendos convirtiendo sus hogares en estudios de grabación.

Frente a la falta de promoción oficial, el reguetón llega a los fanáticos a través del conocido Paquete, memorias flash y espectáculos en discotecas.

Lugares donde los reguetoneros se presentan pueden cobrar precios que comienzan en cinco CUC y en ocasiones llegan a los 50 CUC.

La aceptación llama la atención y contrasta con la propaganda que muestra a la población cubana como de un alto nivel cultural.

"Algunos reguetoneros tiene una letra muy fuerte, pero es circunstancial, ya que aquellos que se han presentado en los Estado Unidos u otras plazas internacionales han cambiado sus temas y acomodado el mensaje al público", señala el cantante Leo Ortiz.

Luego de que exponentes de esta música llegaran al mercado de Estados Unidos, muchos jóvenes ponen sus sueños de seguir el camino del reguetón.

Sin apoyo gubernamental, el reguetón pica y se extiende

Artistas y público opinan.

Comentarios [ 8 ]

Imagen de Anónimo

asi les va,,,,, a la plebe circo y pan,,y ya ni pan,,,,,eso es cuba por desgracia,,,,loma abajo y sin frenos cada dia mas,,,,

Imagen de Anónimo

¡Conchó! Por si fuera poco, Comunismo y Miseria y, además, ¡REGUETÓN! Eso es una tortura...

Imagen de Anónimo

Por mucho que guste ya se le acabará la "gasolina", y no será mas que un "Mozambique" o un "Go-Gó" de los años /60. Quedaran en el olvido.

Imagen de Anónimo

Hasta en esto Cuba va a contracorriente, porque el "pico" de popularidad del regueton se alcanzó hace varios años en el resto de Latinoamérica y desde entonces ha venido decayendo poco a poco, volviendo las aguas a su cauce con canciones más melódicas y menos barriobajeras. Cuba como siempre, tarde y mal.

Imagen de Anónimo

14:27 Entonces una prueba más de que medio mundo se ha ido a la m...

Imagen de Anónimo

Una prueba mas de que el pais en que naci se fue a la m.....

:-(

Imagen de Anónimo

Esas son las preferencias del pueblo mas culto de América Latina. Una prueba mas, si es que hacia falta, del nivel de degradacion al que ha llegado Cuba a causa de ese sistema politico. Todo es vulgaridad, chavacaneria y chusmeria. 

Imagen de Anónimo

Es una "anomalía" en la expresión musical. Hay de todo como en "Botica'. Que tenga buena deriva en manos de unos sesudos.. y hábiles creadores probablemente seguro que sí , en cualquier caso que "suene" y compagine bien  a oidos ortodoxos solo lo logran una pequeña, ínfima parte de toda la marabunta que lo tiene en su repertorio. El desgobierno le da igual la "calidad" de este género, la musicalidad y sus intérpretes se "la suda"..., lo que le tienen en un desvelo y pánico enfermizo y psicotizante perenne , con toda "razón"...!, es al puzzle de sus letras y como pueden influir en la juventud huérfana de alicientes y eficaces revulsivos a una encarcelada expresividad formal sin canalizaciones coherentes en el entramado y biología social que la Tiranía a forzado; probablemente un excelente instrumento de agitación para una masa heterogénea ávida de cualquier mecha para una catarsis en la ausencia de libertad de expresión. El desgobierno no tiene margen en su seguro "a pique" y falta de penetración con sus "soluciones" del desastre económico nacional, las horas cuentan y el Fascismo Castrista en manos del  Comité Central, Consejo de Estado y las SS2 ya no tienen crédito, las diarreas les corroe, deshidrata y se vuelven cada vez más torpes.

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.