Martes, 12 de Diciembre de 2017
13:04 CET.
Literatura

Wendy Guerra presenta 'Domingo de Revolución' en Madrid

La escritora Wendy Guerra presenta este 10 de mayo en Madrid su nueva novela, Domingo de Revolución (Anagrama, 2016), "una suerte de autoficción sobre su Cuba imaginada", indica EFE.

Guerra ha revelado que comenzó a escribir la novela con la muerte de Gabriel García Márquez, a quien está dedicada y que recibió como "la muerte de una izquierda intelectual", y la concluyó "cuando Castro se puso de acuerdo con el presidente estadounidense, Barack Obama".

"Obama, afroamericano, pero también afrocubano al fin, ha llegado a la Isla, nos ha encantado y ahora tenemos que buscar otro enemigo, que no sea cubano", añade Guerra.

La escritora, nacida en La Habana, en 1970, donde vive actualmente, se considera afortunada al haber sido alumna del taller de guiones "Cómo se cuenta un cuento" de García Márquez, en la Escuela Internacional de Cine y Televición de San Antonio de los Baños. "Gabo me regaló su literatura, como a todos, pero a mí también me regaló un viaje al mundo”, dice Guerra.

Su relación con García Márquez o con Silvio Rodríguez ha sido "el único ensayo de democracia" que ella ha tenido en Cuba, confiesa, y añade: "tienen una forma de conversar conmigo y con mi propio punto de vista, y yo quería que mi país funcionara así".

Guerra cree que "se han destapado muchos dolores en blogs y periódicos locales con este provincianismo, pero tenemos que tener preparado algo y tenemos que conversar en alguna parte, porque si no nos reunimos no podemos plantear cómo debería ser nuestro país".

Consciente de que dentro de Cuba "no nos van a permitir eso", Guerra escribe estos libros, que son "espacios para dialogar".

La autora de Todos se van, Premio Bruguera 2006, cree que algo está cambiando en Cuba y ha apuntado que un posible punto de inflexión se produjo "en el momento en que (Leonardo) Padura se planteó por qué el asesino de Trotsky fue a vivir a Cuba".

Asimismo, la autora ha expresado su agradecimiento a las editoriales españolas y sus sucursales latinoamericanas, porque "están ayudando mucho a debatir lo que Cuba no deja debatir" y "el valor de Domingo de Revolución ha sido encontrar una voz poética para explicar cosas tan duras".

"Domingo de Revolución nació como un cuento, que llevaba por título "La espía" y que mandó a Ana María Moix, quien la invitó a convertir aquel relato en una novela. El punto de partida era "la creencia en la Isla de que era un agente de la CIA, mientras que el exilio pensaba que estaba siendo adiestrada por la inteligencia cubana para dinamitar la intelectualidad en el exilio".

Guerra habla de su país desde la autoficción y juega con el lector a la confusión entre la autora y la protagonista de su novela, Cleo, una joven poeta residente en La Habana que tiene éxito internacional y que narra el final de un largo proceso revolucionario de casi sesenta años.

"Cleo pudo haber existido desde los años 60 hasta ahora; es una Juana de Arco contemporánea, es una heroína doméstica", resume Guerra, quien comparte con su personaje "un gran respeto por el exilio, porque nos duele", pero se aleja de su protagonista: "No soy ni heroína ni víctima, yo tengo mucho miedo".

De las dificultades que vive Guerra en su país, la que menos soporta es "no tener prensa que cuente la realidad" y cuando viaja por la promoción de sus novelas fuera siente a los periodistas españoles "como propios ante esa ausencia en casa".

Recurre a una imagen lírica para describir su narrativa: "es como cuando, pasado el verano, vuelves a una playa desierta llena de huellas y en la escritura trato de identificar esas huellas, saber a quién pertenecieron”, concluye.

La novela Domingo de Revolución se presentará este 10 de mayo, a las 7:30 pm, en La Central de Callao (Postigo de San Martín, 8) en Madrid. La autora estará acompañada por Marcos Giralt Torrente.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 14 ]

Imagen de Anónimo

Ramiro Ugarte, tu eras el repitente de mi escuela.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 10 Mayo 2016 - 12:44 am.por la manera en que te expresas tu no debes leer ni las señales de pare en la calle. Imbécil.

Imagen de Anónimo

Yo no soy Castrista, pero para que yo me tome de mi tempo en leer a la Paris Hilton de Guanabacoa tiene ella que pagarme. Yo leo a los monstruos, consagrados, no leo ninitas.

Imagen de Anónimo

Ramiro Ugarte, sin ánimo de ofender, se escribe "sin que haya" y "mácula". Y supongo que "cacarearlo".

Imagen de Anónimo

Alguien me puede decir en qué publicación oficial se ha acusado a Wendy Guerra de "agente de la CIA". En Ecured aparecen varios escritores cubanos acusados de eso pero no Wendy.

Imagen de Amadeus

Nunca bien ponderado Don Ugarte:Todos los que ya me conocen del balcón de los Muppets (Waldorf and Statler) de Diario de Cuba, saben que no soy petulante y menos humillo a nadie por cometer falta de ortografías, yo también las cometo, pero observando toda su pasión y simpatías por una diletante del calibre de Wendy Kardashian que encima dice que la democracia es Silvio Rodriguez, no me ha quedado otra alternativa que sacar las pezuñas de gato. Deformación profesional.Sorry, lamento haberle ofendido si es lo que lo hice, pero fue sin ninguna intención.

Imagen de Anónimo

Señor Amadeus - 9 Mayo 2016 - 7:11 pm.Olvidos los tiene cualquiera y uno puede cometer algun error sin que halla que cacaraquearlo con ánimo de ofender.¿o es que acaso usted escribe sin macúla?Ramiro Ugarte

Imagen de Anónimo

Lo dicho: "el socialismo jode la mente". Y mientras más tiempo se viva en el, pues más severo e irreversible el daño causado al cerebro.Aclaro, el "daño" puede dar origen a un idiota o a un sinvergüenza.Wendy, yo creo que tú idiota no eres.Silvio Rodríguez, ni Silvio Rodríguez.....no jodas!

Imagen de Anónimo

Esta es otra que está más "perdía" quel carajo....

Imagen de Anónimo

No se me olvidará jamás la imagen, que vale más que mil palabras, de Wendy Kardashian (gracias don Amadeus) abrazando a un García Márquez decrépito, con sonrisa senil, mientras ella, con boquita de Betty Boop,  muestra su novela "Negra", en el más pueril de los mercadeos (por no emplear otros vocablos). Ahora saca a colación al colombiano muerto para seguir vendiendo sus bodrios. Hace que recuerde aquellos edificios apuntalados de la ruinosa Habana. Wendy ni siquiera es una ruina. Para serlo hay que haber alcanzado un esplendor que ella nunca ha tenido.  Los escritores, si los son, ascienden solos, sin necesidad de usar grúa alguna. Digo.