Domingo, 17 de Diciembre de 2017
00:00 CET.
CINE

Carlos Lechuga: 'Al cine cubano lo van a dejar morir'

El joven cineasta cubano Carlos Lechuga alertó en su página de Facebook que la cultura nacional, en general, y el cine en particular, se encuentran en un momento delicado, ante el "tsunami que se nos viene arriba", en referencia a las propuestas de Hollywood, que el Gobierno parece estar más dispuesto a escuchar que las de los productores de la Isla.

"Desearía que la salud en que se encuentra el cine cubano fuera mejor y que el diálogo entre las instituciones gubernamentales y los cineastas cubanos no estuviera tan resquebrajado", escribió el director de Melaza y advirtió que ello "conlleva un peligro muy grave".

Opinó que las producciones norteamericanas filmadas en la Isla son positivas. "Este tipo de rodaje puede brindarle a los locales bastante provecho, trabajos, experiencias, pero estas 'buenas nuevas' sorprenden a los cineastas cubanos en un momento muy triste y delicado", dijo.

"La falta de una Ley de Cine renovada y el ambiente enrarecido que se siente venir de las autoridades hacia el cine nacional es algo que va en contra de Cuba", apuntó.

Lechuga opinó que desde inicios de la revolución, "el cine cubano fue prioridad del Gobierno y gracias a esto se creó un instituto de cine y cientos de jóvenes pudieron hacer sus películas".

"Al mismo tiempo —dijo— el país ganó una visualidad y una visibilidad". Como ejemplo mencionó el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, la creación de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano y la Escuela Internacional de Cine y Televisión.

"Miles de horas se han filmado en la Isla y momentos muy bellos de la cinematografía mundial han surgido gracias a esto", dijo y mencionó las películas Memorias del subdesarrollo y Fresa y Chocolate como muestras representativas .

"Lo que siempre nos ha diferenciado a Cuba del resto es el afán que por muchos años se ha puesto en la educación y la cultura", afirmó. "Tirar la toalla en este momento no solo es un error sino un peligro".

Una necesaria Ley de Cine

"La sensación que siento es que al cine cubano lo van a dejar morir. Estamos en un momento muy difícil para la cultura nacional", lamentó.

"Nuestra idiosincrasia audiovisual y nuestra visualidad tienen que competir con ideas foráneas, intereses y maneras de contar que son muy fuertes y que si nosotros mismos no cuidamos no habrá ningún futuro para el cine nacional", argumentó.

Ante tal situación, el autor del premiado guión Santa y Delfín dijo que "no puede ser que las autoridades vean un peligro en lo que reflejan las películas cubanas".

"No puede ser que la preocupación mayor sea ver cómo silenciar el discurso de un joven realizador", añadió. "¿Qué es más peligroso para la mentalidad nacional? —preguntó— ¿Una película independiente cubana crítica filmada en la Isla, o Guardianes de la Galaxia? ¿A la larga qué es más peligroso para la salud de la cultura cubana?"

"¿Realmente mostrar un bache, un edificio despintado, la necesidad, ponen en peligro la cultura de un país? Se me ocurren muchas otras cosas autorizadas y apoyadas que maltratan la patria", señaló.

Fustigó que "en un país donde se hace con mucho esfuerzo un cine nacional, con temáticas reales y autóctonas, se le tema a mostrar los problemas" y se dé "la espalda a los creadores por la visión o el nivel de crítica tratado".

"No solo en Cuba, en todas partes del mundo los artistas son inconformes. No hay que temerles a los artistas. Hay que temer no tenerlos", declaró.

Con respecto a una necesaria Ley de Cine, se refirió a que muchos países de América Latina, para los cuales el ICAIC fue una escuela, tienen unas leyes de cine avanzadas y ahora es Cuba quien "se está quedando atrás".

En su opinión, el cine y los cineastas cubanos tienen que ser queridos, respetados. "Nosotros no somos el enemigo. Nosotros estamos tratando de tener un mejor país. ¿Cuál es el miedo? ¿Cuál es el problema?", preguntó.

"No puede ser que el cine cubano esté tirado a un lado. Maltratado. Desprotegido. Hay que ser más inteligentes. Por el futuro visual de este país", reivindicó.

Carlos Lechuga espera por una acción clara y positiva hacia los cineastas cubanos. Mientras eso sucede, afirmó, "seguiremos, como sea, haciendo cine cubano".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 10 ]

Imagen de Anónimo

Él si está protestando, tonto. Y además, está haciendo película ¿Has protestado tú alguna vez o eres de los que se sienta a criticar cuando los demás hacen algo?

Imagen de Anónimo

Él, ni se está quejando, ni ha dejado de hacer, ni está esperando nada de papá Estado, porque su cine es independiente. Está exigiendo responsabilidad de estado. Los quejosos son justo los que lo critican de ello. Hay tanto rencor contra los que intentan hacer las cosas bien desde adentro.

Imagen de Anónimo

"Pero el cadáver, ay, siguió muriendo".César Vallejo

Imagen de Anónimo

Creo que Carlos hace un buen balance del deterioro en Cuba y de como el gobierno prefiere coger mangos fáciles en USA antes que permitir que los esclavos tengan derechos. Y es una realidad tan triste!!! No solo se da en el cine, en las ciencias las cosas estàn mucho peor. Y lo terrible de todo es que aunque quieran sacrificarlo todo por desarrollar sus producciones independientes y sus proyectos fueras y alejados del estado cubano es un imposible. El estado lo controla y lo monopoliza todo. El margen de maniobra para esos pequeños y honorables héroes que sobreviven en Cuba es infinitesimal. Es en mercados libres y Estados de derechos ya de por si para los pequeños productores y los trabajos independientes poder luchar y hacerse un hueco entre multinacionales, que quedará para esos grupos bajo una dictadura como la cubana y un país sin base económica y una población solo preocupada en comer pan?. Solo los cubanos que estamos en el exilio hemos podido disfrutar después de tantos años de sacrificios individuales de una independencia económica y cierta estabilidad que nos ha permitido hacer proyectos personales y llevar adelante trabajos independientes. 

Imagen de Anónimo

Lo único que hay que hacer es modificar la Constitución, en especial el Artículo 53, que dice:  "Se reconoce a los ciudadanos libertad de palabra y prensa conforme a los fines de la sociedad socialista. Las condiciones materiales para su ejercicio están dadas por el hecho de que la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada, lo que asegura su uso al servicio exclusivo del pueblo trabajador y del interés de la sociedad."  Firma:  El Cagandante en Jefe

Imagen de Anónimo

Bueno, aquí tenemos otro ejemplo de lo que mejor saben hacer los cubanos: QUEJARSE.Protestar, ni les pasa por la mente.

Imagen de Anónimo

yo creo que ya murió!!!! EPD!!!

Imagen de Anónimo

Esta claro que al regimen  en Cuba le es mas facil y conveniente comprar los paquetes de peliculas de Hollywood donde invierte muy poco, a veces y hasta gratis las recibe, y no tener que invertir en peliculas nacionales con directores contestarios que hacen peliculas para crear conciencia y no para solo enteretener y poner estupida a la gente como son las pelis de Hollywood. Lo de que se independicen es muy facil decirlo, eso quisieran todos, no olvide que viven en Cuba bajo un gobierno totalitario donde los medios de difusion y comunicacion estan bajo su control.

Imagen de Anónimo

Mientras obcecadamente miremos con "ternura" lo (des)hecho por la dictadura cubana desde que tomo el poder en 1959 el cine cubano seguira muriendo. La llegada al poder de fidel y su tropa marco el retroceso en linea recta del cine cubano. Miles de artistas y personas ligadas a los medios fueron forzosamente obligadas a emigrar y continuar sus carreras fuera de cuba. La censura se impuso y se fue afianzando anno tras anno, el gobierno cubano aislo al cine y a los que lo producian por decadas enteras y el unico contacto oficial permitido era con una cinematografia socialista igual de secuestrada y muy lejana culturalmente de cuba que lejos de ayudar fue muy perjudicial y termino por acabar con lo que antes del 59 era una una industria poderosa en ascenso, como la Mexicana. Si Lechuga no empieza por reconocer esto y se queda en esa mirada languida y afectuosa a un pasado que nada bueno trajo ni para el cine ni para el pais, el cine cubano morira, definitivamente.

Imagen de Anónimo

Eso les pasa por vivir esperando que un Papa Estado mediocre les diga y les dé lo que tiene que hacer.Que se independicen y hagan cine indendiente y no miren mas para un organismo ICAIC que es una mierda hace rato.KT