Viernes, 30 de Septiembre de 2016
01:27 CEST.
Opinión

¿Yanquización o mexicanización?

Al camarada Abel Prieto, asesor presidencial para la cultura, no lo deja dormir lo que llama "yanquización". Un término con que pretende satanizar la influencia cultural americana en Cuba, sin distinguir si esa influencia procede de Dixieland, de New England u Oregon. 

A mí, sin embargo, más bien me preocupa la "mexicanización". O sea, la significativa influencia que sobre amplios estratos de nuestra población han conseguido los telenovelones, los corridos y en general la cultura del "fast tortilla" con que desde México, y sobre todo desde su emigración en los EEUU, se nos inunda.

Por supuesto que, como país, necesitamos adoptar ciertos valores de otras culturas. Nos es imprescindible, por ejemplo, una muchísima mayor capacidad para el asociacionismo espontáneo, un sentido menos hedonista del tiempo, una visión en que nuestros individuos excepcionales se vean más como servidores públicos que como candidatos a gallos de gallinero, un enfoque más utilitario de nuestro criterio, que sustituya a esa pueril tendencia, tan de nosotros, a considerarlo como un medio que puede ser variado a voluntad solo para no perder en alguna discusión… Valores que, aunque le pese al camarada Abel, pueden encontrarse en muchos productos culturales estadounidenses para el consumo de masas.

Recuerdo ahora a  ese destacable sector de par de generaciones nuestras que, gracias a seriales televisivos como Friends, han asumido modos personales de socialización más complejos e incluyentes.

Ahora, ¿qué nos trae el producto cultural mexicano, el "fast tortilla" que Univisión universaliza? Pues un reforzamiento de los valores, ideas y costumbres de los que más debemos vaciar a nuestra cultura si es que deseamos hacerla más compleja, productiva e incluyente. Por ejemplo, de esa desgraciada tendencia del individuo latinoamericano que solo parece atinar verse a sí mismo como un pobrecito, infeliz y humillado, al que todos desean joder como objetivo prioritario de sus vidas; exceptuada, claro, su madrecita, santa viejecita. Cultura de la víctima perpetua que, además de favorecer el despotismo y el paternalismo políticos, también da pie a la más desenfrenada violencia a nivel interpersonal. Porque la tal víctima latinoamericana no puede convertirse a la larga más que en victimario, en ese específico "bueno" de telenovelón, para quien cualquier barbarie se justifica siempre que sea para castigar a los "malos".

Pero no culpemos solamente a Univisión. A fin de cuentas, el producto cultural mexicano para el consumo de masas solo tiene como fin satisfacer el gusto del mexicano medio. Ese individuo, latinoamericano por antonomasia, que en la mayoría de los casos desconoce incluso de nombre a Alfonso Reyes o a Juan Rulfo. Es en un final de la cultura popular mexicana, a través del estandarizado "fast tortilla", que nos llega esa disgregadora idea de que fuera de nuestro más limitado marco familiar es justificable, y hasta edificante, matar por los más variados y diversos motivos. La cual, por cierto, nace de la explosiva confluencia en México de dos tradiciones: la española de la defensa de la honra a ultranza, y la azteca del más completo desprecio de la vida del otro, que nace a su vez del más absoluto desprecio de la propia.

No hablamos de nada nuevo, no obstante. Ya en la década de los 50 del siglo pasado nuestra cultura estaba bajo grave peligro de mexicanización. Sobre todo en sus sectores menos educados, y en lo principal a través del potente cine de aquel país. No obstante, por entonces teníamos una pujante cultura popular que se enfrentaba con éxito a esa amenaza, y de hecho contraatacaba dentro del mismo México. No solo mediante nuestro producto cultural musical, sino incluso gracias a la desproporcionada presencia e influencia cubana dentro de la misma industria cinematográfica azteca.

Poco después, no obstante, el castrismo impuso un proceso de modernización cultural. Mas no fue en sí dicho proceso quien logró mantener a raya al referido peligro, sino el aislamiento sanitario a que, en paralelo, el régimen castrista sometió a la Isla. Sin embargo, con la gradual pérdida del control total que sobre Cuba logró imponer el castrismo en sus inicios, y que persistió hasta el final de los años 80, el peligro de mexicanización reapareció casi de inmediato. Desde entonces la situación no ha hecho más que empeorar.

Se impone por tanto revivir nuestra propia cultura popular, tan maltratada por el castrismo. Favorecer el crecimiento de una cultura popular propia y potente, que sea capaz de evitar que terminemos convertidos en un área cultural subsidiaria de México. Lo cual no es tan imposible, como lo demuestra la música, que en la última década ha conseguido recuperar en buena medida su dominio histórico sobre nuestro propio patio. Porque "El Chupi-chupi", camarada Abel, como "La Engañadora" en su momento, es un acto de patriotismo por lo menos más útil que todo ese discurso banal del que usted ahora vive (y no mal).

La solución está en una mayor libertad de acción para la cultura popular cubana, junto a una reinterpretación más realista de los intentos modernizadores de las elites culturales que tan mal camino asumieron bajo el castrismo. Porque siempre deberá haber, y habrá, intención modernizadora de las elites, solo que estas deben de acabar de admitir una realidad: si deseamos una sociedad más abierta, compleja y plural, debemos reconciliarnos con nuestra naturaleza más atlántica que latinoamericana, más occidental que pachamamica. Y por sobre todo: no hacerle tantos ascos a the american manners and ideas, que tanto nos han influido a través de nuestra historia, y de las que tanto necesitamos transculturar aún.

Comentarios [ 38 ]

Imagen de Anónimo

anonimo 13 feb 2015  5.29 pm creo que estas un poco perdido o eres Mexicano o eres hijo de Salina o de Peña Nieto en 80 años Mexico esta peor que Haiti los salarios mas bajos del Mundo la criminalidad a la Alza Mexico ha hecho lo necesario para seguir siendo un matadero salarios de hambre cero educacion.la peor desigualdad pobreza discriminacion cero salud  solo genera riqueza al 1% de la Poblacion algunos hdpta quieren imponer ese sistema en Cuba que los Genocidas le impusieron a los Mexicanos ojala revisaras la lista de los 10 Paises con mejor Nivel de vida del mundo para que tengas idea de que derechos tienen simares a los que tenemos en Cuba y no son los.mas ricos del mundo

Imagen de Anónimo

Yanquizicion espero que no EEUU orgullo primer lugar enpoblacion carcelaria del mundo Primer lugar en el Numero de Drogadictos del Mundo vaya Mexicanizacion a caso como Cubanos no saben quienes son los Tigres del Norte quien es Jose Jose en Mexico hay millones de ignorantes analfabetas en EEUU tambien en Cuba no pero si me he dado cuenta que para bien o para Mal mucho Cubano ya habla o dice palabras como en las Novelas Mexicanas ya casi nadie dice Java o hale cuando en las puertas de negocios en lugar de decir Jale ponian Hale en fin es la mal llamada Globalizacion que ni modos  nos alcanza en Cuba

Imagen de Anónimo

Te falto lo mas inportante.  Con una frontera con EEUU de 3,145 kilometros, con 350 millones de cruces legales anualmente, con mas de medio millon de ilegales entrando en EEUU anualmente que envian alrededor de 27 mil millones de dolares anuales.  Quien no quisiera tener esta bendicion?

Imagen de Anónimo

Anónimo - 14 Feb 2015 - 9:12 pm: Le faltó decir que Camilo escribe demasiada...estulticia. De todo opina, de todo sabe y para todo tiene una solución universal. Todos, sin exclusión en el planeta Tierra, tenemos que estar absolutamente de acuerdo con él, porque Camilo el de Weston es un iluminado y un visionario. En el de CAM decide que solo deben votar personas como él, o sea, alrededor del 0.00000001 % de los ciudadanos americanos. Y punto. Si lo dice Camilo es así y tiene hasta un coro que lo secunda. Gran demócrata. Genial. Yo, es que casi me orino de la risa.

Ahora en serio: Cuando lei este escrito iba a comentar, pero decidí que ya lo había hecho mucho mejor de lo que podía hacerlo yo el anónimo de la 1.21 am. Lo felicito sinceramente.

Imagen de Anónimo

Tú también escribes mucho, Camilo. Demasiado...

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Para: Anónimo - 13 Feb 2015 - 5:21 am.

Marti, como todo aquel que escribio mucho, se contradijo mucho tambien.

Imagen de Anónimo

Para 2030 solo dos naciones europeas tendrán un producto interno bruto más grande que México: Rusia y Alemania. En 2050, México las habrá rebasado.

¿Qué calcula PwC para México al mediar el siglo? Que seremos la sexta economía mundial, con un PIB (calculado en términos de poder adquisitivo) de 8.014 billones de dólares (a valor de 2014). La mayor economía, como lo es desde 2014, será China, con más de 61 billones; seguida de la India, más de 42 billones, y Estados Unidos, más de 41 billones. Indonesia será cuarta, con 12.2 billones, y Brasil quinta, con 9.1 billones.

Imagen de Anónimo

"Si no fuera nacido en Cuba, hubiera querido ser mexicano". José Martí.

Imagen de Anónimo

Esta repentina mexicofobia me resulta tan patética y oligofrénica que me deja en una pieza. Este compendio de inexactitudes, superficialidades y clichés sobre lo que es la cultura mexicana parece extraído precisamente de una de esas telenovelas que tanto critica, o ya bien de esas criaturas hipster que no faltan en los círculos más snobs de una ciudad gigantesca como la capital mexicana. En primer lugar, México es un territorio multinacional, con una riqueza cultural inagotable. Creer que México es Univisión o Televisa es un despropósito brutal, como las sopechas de que la influencia mexicana es nociva para Cuba. Una frase tan dislocada como "Ya en la década de los 50 del siglo pasado nuestra cultura estaba bajo grave peligro de mexicanización", propone una brecha de ignorancia abrumadora, desdeñando tanto a Los Panchos como al Indio Fernández o la hermosa tradición del mariachi que tanto nos impregnó. Poner como peligro latente a una telenovela es señal de que el autor sólo accede a este tipo de influencia audiovisual mexicana, que ignora que existe un Amores Perros. Ni hablar de Octavio Paz. Otras aberraciones que sí están calando en la juventud cubana, como el reguetón, no han llegado de México. Pero no hay que volverse tampoco boricuafóbico. Cada nación absorve lo que consume y/o merece.

Imagen de Anónimo

Ay! No, no y no!. Todo menos mexicanización. Fíjense que prefiero regresar a los bolos, si no hay alternativa.