Miércoles, 28 de Septiembre de 2016
00:58 CEST.
Documento

Declaración de Pedro Pablo Oliva sobre la cancelación de la exposición 'Utopías y disidencias'

A mis amigos, a la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, al Ministerio de Cultura, al Consejo Nacional de las Artes Plásticas y a la Asociación Hermanos Saíz. A todos los que continúan solicitando insistentemente una explicación acerca de la cancelación de mi muestra personal en el MAPRI.

A petición del Museo de Arte Pinar de Río (MAPRI), en el 2011 comencé a trabajar en una muestra que para septiembre del 2014 estaba lista con los últimos trabajos de una nueva serie: "Utopías y disidencias". La misma dialogaba sobre mis inquietudes estéticas, sociopolíticas y filosóficas del momento, algo recurrente en mi trabajo desde sus inicios, pero que en esta oportunidad me hacía retornar de forma más evidente aquella primera vocación del cómics y la crónica humorística. Los especialistas del MAPRI, tras considerar detenidamente el proyecto, lo aceptaron sin reparos.

Hace alrededor de cuatro meses, en un encuentro con la directiva del Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP), les informé que había conformado una muestra personal, presentándoles el proyecto curatorial correspondiente, donde se incluían imágenes de la serie.

Dicho proyecto proponía una muestra itinerante que recorriera tres puntos claves en el debate cultural, artístico y sociopolítico cubano: Pinar del Río, La Habana y Miami. El objetivo era crear a través del arte un punto de convergencia entre estos tres sitios, un diálogo sobre temas comunes entre públicos cubanos de diferente contexto.

El itinerario comenzaría por Pinar de Río, honrando el compromiso largamente contraído con el MAPRI, por tratarse de mi ciudad de origen y el lugar que donde vivo hace 65 años, y por ser de suma importancia para el sentido de mi obra reciente, el ámbito donde nació la temática de "Utopías y disidencias".

La Habana, su segunda parada, colocaba a la exposición en el centro cultural más importante de la isla. Concluiríamos en Miami, puesto que hace varias décadas que la comunidad cubana residente allí valora, atesora y promueve una parte sustancial del arte cubano contemporáneo y de todos los tiempos, deviniendo naturalmente un enclave esencial para la cultura cubana.

En esta primera reunión en el CNAP, expusimos algunas inquietudes acerca de una diapositiva donde se mostraba, sin autorización, una de mis obras más conocidas, como parte de las imágenes que "ilustraban" la "subversión" y la manipulación ideológica del enemigo en el ámbito de la cultura, en una conferencia impartida por un oficial del MININT a un grupo de directivos y académicos de la Universidad de Pinar del Río.

Algunos de los allí presenten nos llamaron la atención sobre el comentario del oficial, al detenerse en la diapositiva, de que hay artistas que reciben dinero del "enemigo". A ello se suman las continuas llamadas, por parte del oficial de la Seguridad del Estado que "atiende" el sector cultura en Pinar del Río, a nuestros amigos y colaboradores cercanos, con la intención de vigilar nuestra vida privada, creando, como es lógico, un clima de suspicacia con respecto a mí y a mi familia.

Atendiendo a esta inquietudes, y percibiendo el riesgo de que sobreviniera una radicalización de estas condiciones, Rubén del Valle Lantarón, presidente del CNAP, nos sugirió que consideráramos, a modo de alternativa, exponer primero en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam en La Habana. En su opinión, exponer en esta institución, "la más importante del contexto artístico cubano", con un curador asignado, era una forma de legitimar mis obras, limar asperezas y así evitar problemas mayores. En aquella reunión, quedamos en que lo pensaríamos y le daríamos una respuesta.

Debo precisar que "Utopías y disidencias", narra fundamentalmente las historias y divagaciones de un personaje, "Utopito", que es un cubano, pinareño por demás, lleno de contradicciones, unas veces lúcido y otras no tanto, que intenta explicarse el mundo y su propia realidad. Se trata de un hijo de la tradición plástica cubana, heredero de El Bobo de Abela, del Salomón de Chago, o de El Loquito de De la Nuez.

Algunas piezas de la serie ya habían sido vistas en varias muestras dispersas en La Habana y en el propio Pinar del Río, entre ellas en "Dream City", organizada en el MAPRI en noviembre de 2011, durante el 2012 en "AB&C", organizada por la Galería Collage Habana para la 11na. Bienal en la Sala Tangana, Hotel Nacional de Cuba; ese mismo año otras se exponían en la Galería Villa Manuela de la UNEAC, mientras que en lo que va del 2014 se incluyeron cuatro piezas en "Miradas", muestra homenaje por los 30 años de la Bienal de La Habana en Factoría Habana, y otras cuatro en la exposición colectiva "A este lado del paraíso", en la Galería El Reino de este mundo, de la Biblioteca Nacional José Martí.

Incluso, uno de los dibujos de la serie fue seleccionado como portada para la carpeta entregada a los delegados del Congreso de la UNEAC este mismo año.

Tomando en cuenta todo lo anterior, y pensando además que hacía 20 años no hacía una exposición personal en Pinar del Río -desde "El Gran Apagón"-, decidí que a pesar de todo no debíamos romper nuestro compromiso inicial y continuar con el itinerario previsto. Fijamos con el MAPRI las fechas de la muestra, del 10 de septiembre al 14 de noviembre, día este último en que se cumpliría el 13 aniversario de esta institución.
Todo ello fue informado en carta al Presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas, firmada por mi representante y enviada el 16 de julio del 2014, de la cual cito textualmente un fragmento:

"Pedro Pablo y nuestro equipo de trabajo, después de haber reflexionado detenidamente a propósito de la conversación en el Consejo, y de constantes intercambios y debates en las últimas semanas, hemos convenido en iniciar el periplo de la exposición teniendo como primera sede la ciudad de Pinar del Río.

Conversamos con el director del MAPRI, Juan Carlos Rodríguez, y luego de entregarle el proyecto y exponerle nuestras dudas, el MAPRI mantiene su disposición de acoger "Utopías…" y asume con responsabilidad el trabajo conjunto. Téngase en cuenta además que la serie se concibió teniendo por motivo y fuente de inspiración primeros la relación del artista con sus coterráneos –como ya se ha expuesto, su protagonista, Utopito, es un pinareño-, y la muestra desea comenzar su diálogo con los públicos de nuestra ciudad. "Utopías y Disidencias" es también, en cierto modo, un canto, un homenaje de Pedro Pablo al pueblo pinareño.

Existen otras razones de peso para esta toma de decisión. La muestra festeja las dos décadas de El Gran Apagón, obra medular que fuera realizada y expuesta por primera vez en Pinar del Río entre 1994 y 1995. Por otro lado, y creemos que este constituye el argumento de mayor peso específico, hace precisamente 20 años que Pedro Pablo no realiza una exposición personal en su ciudad; aunque es un orgullo para Pinar del Río contar con un maestro de su categoría, contradictoriamente pocas veces su tierra natal ha tenido la oportunidad de ver su obra de conjunto. Se une a ello los trece años del MAPRI (la clausura de "Utopías…" abrirá el marco de las actividades por el aniversario), institución que fue creada gracias al empuje de Oliva en pos del crecimiento cultural de la región. Por último, la muestra también celebrará simultáneamente, a lo largo de su itinerario, los 65 años de vida y los 45 de carrera artística de Pedro Pablo Oliva.

En conclusión, por acuerdo del Museo de Arte Pinar del Río y del Estudio de Arte de Pedro Pablo Oliva, la exposición será inaugurada en el MAPRI el 10 de septiembre de 2014 y estará en sala hasta el 14 de noviembre. El presidente del CPAP en Pinar del Río, Yoan Lorenzo, está al tanto. La serie "Utopías…" es en verdad mucho más amplia que la muestra a exponer en el MAPRI, por lo que presentaremos al Centro W. Lam el proyecto de modo que lo tenga en cuenta para el próximo año."

En efecto, entregamos también el proyecto curatorial en la oficina de Jorge Fernández, director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, con la petición de que lo discutiera en septiembre con su equipo, como dicta el protocolo, para considerar su inclusión en el cronograma de exposiciones del año 2015, con la condición de que no existiera ningún curador asignado, puesto que la exposición ya tenía curador.

Cual no sería mi sorpresa cuando apenas una semana antes de la inauguración en Pinar del Río recibimos la visita de Rubén del Valle para informarnos que la exposición estaba cancelada, y pospuesta, porque el contexto actual (refiriéndose a Pinar del Río) no ofrecía la garantía de condiciones favorables desde un punto de vista que subrayaba como subjetivo. No me han aclarado, hasta el momento, la naturaleza concreta de estas garantías inexistentes o en qué, quién o quiénes reside la subjetividad desfavorable que motivó la cancelación.

Lo cierto es que no podré entender nunca cómo a un creador cubano "Premio Nacional de Artes Plásticas", "Maestro de Juventudes", "Orden por la Cultura Nacional", "Orden Alejo Carpentier", "Utilidad de la virtud", entre otras, se le puede dar una respuesta tan evasiva, cuando se supone que el otorgamiento de tales honores le concede un voto de confianza a su depositario.

Si todos estos años de compromiso personal con el arte, con la cultura cubana y con el debate de ideas que todos debemos emprender en Cuba para construir un país mejor, parecen no haber servido de nada, y no merecer un mínimo de respeto y transparencia, PROPONGO reunir un jurado de prestigiosos intelectuales cubanos de cualquier rama de la creación o el pensamiento para que determine si aún poseo los méritos suficientes para conservar tales distinciones. Intelectuales de diferentes generaciones, manifestaciones, pensamientos, posturas ideológicas, tal y como es Cuba, su cultura y su arte para que emitan su juicio sin permitir la mediación de otra subjetividad que no sea la propia.

Sé que es injusto proponer nombres, pero a mi mente vienen Roberto Fernández Retamar, Eusebio Leal, Silvio Rodríguez, Reynaldo González, Eduardo Torres Cuevas, Abel Prieto, Guillermo Rodríguez Rivera, Graciela Pogolotti, Miguel Barnet, Roberto Fabelo, Nelson Dominguez, Adelaida de Juan, Pablo Armando Fernández, José Villa, Lesvia Vent Dumois, Desiderio Navarro, Leo Brower, Pablo Milanés, Carlos Valera, Eduardo Ponjuán, Manuel Mendive, Manuel López Oliva, René Francisco, Leonardo Padura, Antón Arrufat, Carlos Díaz, Flora Lauten, Polito Ibañez, Rosario Cárdenas, Senel Paz, Fernando Pérez, Arturo Soto, Lázaro Saavedra, Nelson Herrera Ysla, Lliliam Llanes, Gerado Mosquera, Tania Brugueras, Magalys Espinosa, etc., etc., y tantos más… entre los que incluyera, si pudieran estar entre nosotros, a Alfredo Guevara, Virgilio Piñera, Cintio Vitier, José Lezama Lima, Nicolás Guillén, Heberto Padilla, Dulce María Loynaz, Antonia Eiriz, Santiago Feliú, Guillermo Cabrera Infante, Jesús Díaz,...

Profeso respeto por el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, por su equipo de trabajo, por su historia y por su papel en el desarrollo de la cultura visual cubana. Es por ello que la primera vez que exponga allí, si alguna vez sucede, no lo haré por las razones equivocadas. La legitimación de mi obra, y entiéndase por ello la medida de su mérito artístico, pertinencia social y valía cultural después de 45 años de trabajo incesante, no puede quedar a expensas del lugar donde se expone, ni mi entrada a un espacio de arte puede estar determinado por razones otras que no sean las artísticas. No puede ser que el Centro Lam llegue a ser algo así como un salvoconducto para que mis obras se reciban después en otros espacios sin mayores desvelos o sobresaltos. Mi obra dialogará con los demás por su propia cuenta, dondequiera que esté, y pasará lo que tenga que pasar. Por demás, no me interesa probar nada, no necesito nada para reafirmarme en lo que soy, un artista cubano, no de La Habana o de Pinar.

A estas alturas no es posible discernir con absoluta claridad si la cancelación de "Utopías y disidencias" fue una decisión tomada o una presión ejercida desde mi provincia, o si por el contrario “vino de más arriba”. Nadie me aclara nada. Nadie me dice nada. Solo tengo en mi memoria a Rubén del Valle culpándose de todo. Los extraños fantasmas que manipulan esta situación, solo espero que un día den la cara.

Pero una cosa sí tengo por segura: si el MAPRI y Pinar del Río no son también Cuba, si aún hoy, a apenas unos meses del último congreso de los escritores y artistas cubanos, una exposición de arte puede ser cancelada por decreto en una institución pública sin más explicaciones, me pregunto si esto no es una muestra más de la necesidad de cambiar nuestras políticas culturales. Me pregunto ¿qué es un intelectual, sino un hombre que intenta cambiar el mundo siempre, siempre para mejorarlo?

Pedro Pablo Oliva

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

¿institucional, democrático?

Imagen de Anónimo

Este será pintor pero es un ingenuo de primera categoría! Los dirigentes robolucionarios les basto leer la palabra disidencias para censurar la exposición, elemental watson!

Imagen de Anónimo

Y este pedazo de Pedro, ¿se hace el Pablo o es verde Oliva puro? ¡Qué cultura ni qué ocho cuartos! Los comunistas los nazi cuando escuchas la palabra arte, rápidamente sacan la pistola. ¿O es que no lo sabías, Pedrito, mi’jo?

Imagen de Anónimo

Falta el ultimo peroliplo de donde puedes sacar un par de dolares, atrevete a sacar las obras y ver si la galeria Cervantes recive la autorizacion desde cuba de exibirlas. O que se plante un pariente tuyo en el viernes cultural de la calle 8. En fin no veo nada especial en que te prohibieran la muestra en cuba cosas peores estan pasando ahora mismo. Ponte a vender maiz o habanos falsificados o coje una canoa y largate de alli tampoco esta segunda opcion seria una novedad.

Imagen de Anónimo

Pedro Pablo Oliva: ¿Verdad que duele la censura, sobre todo cuando es a uno al que se la hacen? Entre los intelectuales que 'convocas' para que salgan en tu 'defensa', te faltó -quizás los olvidaste- a Bebo Valdés, Reinaldo Arenas, Juan Abreu, Zoé Valdés (esta te puede ayudar, recuerda que fue diplomática castrista varios años), Cundo Bermúdez, Enrique del Risco, Orlando Luis Pardo Lazo, Yoani Sánchez, Celia Cruz, La Lupe, Meme Solís, Paquito D'Rivera, Andy García, Amir Valle...ANGEL SANTIESTEBAN -sí, no se me fue, grité el nombre- y tantos otros que se me acaba el espacio que me permite este comentario.

Si tuvieras el máximo de vergüenza de un Rafael Alcides -gran poeta al que ni siquiera dejan "ellos" que entren ejemplares de su obra en Cuba- devolvias todas esas medallas y diplomas y renunciabas a la UNEAC. Anímate hombre, todavía estas a tiempo. Recuerda que de los cobardes no se acuerda nadie, pero de los cómplices, ay, de esos sí tenemos memoria. Y no, a mi nadie me financia, ni pertenezco a organización alguna del exilio,  de la disidencia interna ni externa, ni de grupúsculo alguno. Escribo, exclusivamente, a título personal.

Imagen de Anónimo

P. P. Oliva parece un perrito chihuahua gimiendo porque el amo le pateó su diminuto trasero. Parece que en Cuba se acabó la dignidad.    PolO Avilés

Imagen de Anónimo

No es la primera y (lamentablemente) no será la última vez que se reprime en Cuba el derecho a expresarse, con arte, con música, con palabras o con el pensamiento. Todos somos El Bobo de Abela y El Loquito de Nuez al creer que con buenas acciones y siguiendo las reglas vamos a conseguir los derechos de los que nos privan los mismos en el poder hace más de medio siglo. Gobiernan en nuestra isla mediante represión física y psicológica y pretenden gobernar en nuestra mente y en nuestro corazón. Escuchen: NO LO CONSEGUIRÁN. SOMOS MÁS. SOMOS MÁS JÓVENES. SOMOS MEJORES.

Imagen de Anónimo

A mi lo que mas me jode es la muela tan extensa de esta carta, por favor maestro PPO, tu sabes bien de donde vienen todas las ordenes, crimenes y censuras,con una oracion hubieras podido resimir todo lo ocurrido y acaba de entender que todas esas medallas, condecoraciones, titulos, diplomas y cuanta mas mierda te hayan dado no te serviran de nada, ya tu para la dictadura eres un disidente y estas en su lista negra.

Imagen de Anónimo

Seguimos esperando el gran apagon