Teatro

La revolución es la máscara de la muerte

El montaje de una obra de Heiner Müller por el director Mario Guerra habla en La Habana de dictadura y represión y censura.

Si el multilaureado actor y director Mario Guerra albergó la intención de atrapar a los espectadores dentro de un remolino de conflictos para perturbarles y obligarles a meditar, he de reconocer que lo logró con la puesta en escena de  La Misión, pieza teatral del dramaturgo alemán Heiner Müller  exhibida durante  los últimos días de marzo en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional.    

Heiner Müller (1929-1995), un autor de la antigua República Democrática Alemana que fuera etiquetado de incómodo por su dramaturgia transgresora, se caracterizó por incluir en sus obras conceptos históricos,  políticos y sociales capaces de pincharles las llantas al socialismo realmente existente.  Por ello, en sus creaciones afloran la depresión que atormenta a la civilización contemporánea, una  suerte de torbellino donde la poesía dramática simboliza el trabajo, la revolución, la sexualidad y la muerte.  

Como alumno aventajado de Bertolt Brecht, Müller  manifestó opiniones encontradas con el maestro (por supuesto, "sin traicionarlo"), y lo hizo con un matiz sentimental, quizás equiparable con las revoluciones, que suelen ser  indispensables  a pesar de la violencia y el extremismo que desencadenan. Un concepto que fuera defendido siempre por el propio Brecht.

Cuando en 1979 Müller escribió La Misión, subtitulada Recuerdo de una revolución, ya la Guerra Fría  había comenzado el gradual derretido que más tarde haría desaparecer el Muro de Berlín. Apoyándose en los relatos de Luz sobre el cadalso de Anna Seghers,  Müller hizo una recreación de la Revolución Francesa en el que afloran las mezquindades humanas de un grupo de hombres que llegan a América ensimismados en sus ideales europeos.  

Para Müller, tanto como para Mario Guerra,  "la verdad es revolucionaria", tan revolucionaria que mediante una representación, digamos lúdica de un grupo de actores profesionales, puede provocarse un estallido estrepitoso en la psiquis de los espectadores. Efecto imposible de ser alcanzado por el histrionismo de una elite partidista, que discurre ante un  proletariado inmaduro.  

Por tales motivos, "la verdad" asoma en la pantalla del ciclorama, desde el preámbulo de la puesta.  En ella, el director se disculpa públicamente, ya que le prohibieron seguir enviando información vía email a sus colegas:

"¿La Razón?", expone allí Mario Guerra, "Hoy  fui llamado con respeto, y sutileza a la dirección del Consejo de las Artes Escénicas, por mis envíos masivos.  ¿Argumentos? Colapso de Cubarte por cantidad excesiva de correos (colapso no fue el término exacto). Contenido, en algunos casos, algo fuerte de los temas… ¿Qué culpa tengo yo de mi avidez por la noticia?  ¿Qué culpa tengo yo de mi gusto por compartir esa noticia?… Asumo 'la orden más por prudencia, que por miedo' (cuando lo he sentido, lo he dicho)… Me hubiera gustado continuar informándoles o desinformándoles, según el caso.  Se sabe que la verdad es relativa y, gracias a eso, el mundo no es tan aburrido…"

En la improvisada platea de  apenas un poco más de medio centenar de sillas dispuestas en forma de hemiciclo sobre el escenario, y tras el cierre del telón que nos provoca una sensación de aislamiento,  el personaje Galloudec es forzado a vestir un pulóver de color rojo y seguidamente resuenan las notas del himno de Bayamo.  Después de este arranque el verbo se transforma en lectura plana, entretanto el lenguaje corporal se enlaza con un retablo de fragmentos fílmicos de la masacre de  Timisoara, fusilamientos, galerías de dictadores y un monólogo de la actriz Broselianda Hernández.

Tal vez algunos de los allí presentes nos identificamos con la sonriente e introvertida víctima de la burocracia a la que maltratan,  abofetean y luego le cubren con un saco desde la cabeza  hasta las rodillas; con el pugilismo entre Gorbachov y Stalin entonando La Internacional, fachadas de un extremista y un reformador de los pesos pesados;  con el rebote de un balón que nadie retiene en sus manos y que, entre otras interpretaciones, pudiera representar "la culpa".  Tales detalles enumeran parte del inventario simbólico  que Mario Guerra incorporó a la atmósfera de La Misión. Este experimento grotowskiano contó también con las actuaciones de Andros Perugorría, Inés Valdés y Amaury González,  todos integrantes de Teatro de la Luna.

"¿Tiene usted la impresión de ser parte de un coro colectivo cuando escribe?", preguntó Silvere  Lotringer a Heiner Müller.

"Una experiencia colectiva es difícil de definir", respondio el dramaturgo. "Voy a buscar otra botella de whisky, eso facilitará las cosas…. Es una verdadera pregunta y hay que tomar tiempo para reflexionar en ella".

"¿Quiere usted decir que no se puede tener una experiencia colectiva sino durante los periodos de destrucción?"

"Es el momento de la destrucción lo que la hace existir",  contestó Müller.

Mario Guerra asumió la misión de obligarnos a pensar.  Un ejercicio que dejamos de practicar hace mucho tiempo y, que hoy por hoy, una elite minoritaria se ha tomado la potestad de  hacerlo por nosotros.  Tal vez, nuestra emancipación reflexiva comience cuando nos hagamos esta pregunta: ¿Es la revolución la máscara de la muerte?

Comentarios [ 4 ]

Imagen de Anónimo

Pero recuerde que todo cambia el Minit ni los Castros estaran para siempre que no duero para siempre la revolucion francesa, ya poco se habla de ella pero madre de todas las futuras tropelias en el nombre de libertad, fraternidad y solidaridad cuanto espanto se gesto, los sajones mas practicos dicen: El camino al infierno estuvo lleno de buenas intenciones.

Imagen de Anónimo

"The Revolution Will Not Be Televised"...Gil Scott Heron (197o)

Imagen de Anónimo

Si la puesta es como la foto que preside esta resena debe ser extraordinaria. 

Imagen de Anónimo

Mario Guerra es un gran actor y director. Tengo el gusto de conocerlo personalmente.

Algún día se escribirá mucho sobre el teatro en Cuba en estas épocas en que todo lo masivo es propaganda y lo confinado - por llamarlo de alguna manera - es permitido, porque tiene poca influencia sobre las masas.

Vi varias obras de teatro en La Habana, con las que uno sale pensando. También me tocó ver las caras de pánico del público, cuando la obra era "fuerte" y sostenía que en la butaca de al lado había un "agente del Minint"... y éste tal vez con miedo de que la primera persona lo sea.

Es que la censura del Mincult no les permite desarrollar obras en las que con claridad se hable de represión o de encarcelamiento, por citar algunos temas. Todo debe quedar en la nebulosa de los gestos, el humo, las palabras cortadas... y los gritos de quejas que la sociedad reclama no sólo en una sala de teatro.

Los comisarios políticos tienen mucho trabajo en Cuba, sobre todo en el teatro, donde la catarsis parece generar legiones de insatisfechos y quejosos.