Sábado, 16 de Diciembre de 2017
16:44 CET.
Centenario de Lezama Lima

De 'La expresión americana'

Archivado en

Todo es sustancia en Lezama, pero entre sus libros me quedo con La expresión americana e, indirectamente, con Paradiso. Voy a recordar algunos conceptos que aparecen en dicho ensayo, que más me han marcado o impresionado, por su lucidez y su originalidad:

La novela como un sistema poético, hecho con sustancia poética, en el que se mezclan el catolicismo heterodoxo, el orfismo y el pitagorismo (Platón heredero del orfismo). Para Lezama, el ejercicio literario es darle forma esplendorosa a la materia.

La pasión por el conocimiento en Lezama le llevará a la creación del "eros cognoscente".

El concepto de las "eras imaginarias" por el cual la historia crea una imagen, es una ficción, porque no es una sucesión cronológica sino una unidad estética o paisaje. La historia como una sincronía de imágenes, forma de burlar el concepto racional o positivista europeo de la historia, aunque le acerca, tal vez inconscientemente, al concepto historiográfico medieval, renacentista y barroco.

El intento por parte de Lezama de reinventar la historia de la cultura en Hispanoamérica, en La expresión americana (la materia es la expresión americana y la forma trata de cómo articular esa expresión americana) a través del "eros cognoscente" y de las "eras imaginarias". Lezama no rechaza a Europa como modelo, sino que se deja penetrar por lo europeo otorgándole otra forma. De esta manera, entiende el barroco americano como el arte de la Contraconquista que se caracteriza por la tensión, el plutonismo y el arte mestizo.

Lezama busca el espacio gnóstico americano, el barroco español que en América propicia el encuentro de una imagen nueva. Recurrirá para ello a personajes de la historia americana que son paradigmas de la metamorfosis diabólica: Hunahpú, Ixbalanqué, Moctezuma, Kondori o Sor Juana.

Y centra especialmente el destino de América en el artista José Kondori, el indio que incluye en el barroco las plantas, los animales, los instrumentos metálicos de su raza. Considera que el arte de Kondori, con sus símbolos incas, sirenas incaicas y ángeles con rostros de indios explotados por la labor en las minas, representa, en forma oculta e hierática, la síntesis del español y del indio, la teocracia hispánica unida al ordenamiento pétreo inca.

 

 ------------------------------------------

Mercedes Serna Arnaiz es profesora de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Barcelona. Es autora, junto a Bernat Castany Prado, de Antología crítica de la poesía modernista hispanoamericana (Alianza Editorial, Madrid, 2008). Junto a Vicente Cervera, publicó una edición anotada de Cuentos fríos y El que vino a salvarme de Virgilio Piñera (Cátedra, Madrid, 2008)

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.