Miércoles, 19 de Junio de 2019
Última actualización: 14:56 CEST
salud

Las autoridades combaten el mercado negro de medicamentos mientras su escasez aumenta

Una farmacia cubana. (REUTERS)

El ciudadano José Martín Porra Porra, quien en su propio hogar comercializaba medicamentos para diferentes tipos de dolencias, fue condenado en Sancti Spíritus a siete años de privación de libertad, reportó el semanario provincial Escambray.

Se trata esta de una anécdota que oculta la causa del problema: son más de 100 los medicamentos faltantes en las farmacias de Cuba, algunos de ellos vitales en el tratamiento de enfermedades graves, como las cardiopatías y la hipertensión.

La publicación subraya que este individuo se dedicó a esta actividad delictiva durante al menos un año, hasta que fue descubierto en mayo de 2017. Su modo de proceder consistía en presentarse ante un doctor en cualquiera de los hospitales y policlínicos de la ciudad, le explicaba la necesidad de algunas recetas para dolencias que fingía. También usaba recetas que otras personas le facilitaban.

Al momento de ocuparle en su casa los medicamentos, había entre ellos varios incluidos en la lista de sustancias con efectos similares a las drogas, estupefacientes y psicotrópicos, sometidos a control nacional y que requieren, por tanto, de un procedimiento para su mejor prescripción y uso.

En la relación de medicinas figuraban cantidades no despreciables de Nitrazepam, Tramadol, Sildenafil (conocido como Viagra), Clorpromacina, Dimenhidrinato (Gravinol) e Hidrocortisona. También le fueron incautados más de decena y media de jeringuillas y sus correspondientes agujas para el suministro de tratamiento intravenoso, así como 1.205 pesos cubanos y 71 recetas médicas llenas.

El propio acusado declaró los precios presumiblemente usados para la venta de las tabletas; la más costosa era, según dijo, el Sildenafil, a cinco pesos (moneda nacional) cada una.

El proceso, señaló la publicación, incluyó una auditoría de las recetas ocupadas, entrevista a cuadros y trabajadores de los centros implicados y chequeo del proceso de entrega de esos documentos al personal asistencial. Se realizó, además, la revisión del control de cuños médicos y una evaluación del funcionamiento del Comité Farmacoterapéutico en el Policlínico Sur, adonde solía ir el acusado a conseguir recetas.

Tal y como obra en el expediente de la causa No.120 del 2017, por el delito de Tráfico ilícito de drogas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas y otras con efectos similares a las drogas y Actividad económica ilícita, la Sala Primera de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de Sancti Spíritus dictó contra el mencionado ciudadano sentencia de siete años de privación de libertad.

Contra Tomás Fernández Delgado, de 63 años, quien residía en la misma vivienda del acusado, por el delito de Tráfico de drogas, pero en la modalidad de incumplir el deber de denunciar al autor principal de la comercialización ilícita de medicamentos, se dictó sentencia de tres años de privación de libertad, subsidiada por trabajo correccional con internamiento.

Según revela Cubanet, la crisis de medicamentos en las farmacias cubanas es una realidad que aqueja cada vez más a quienes tienen padecimientos y no pueden alivianarlos a falta de insumos.

Carlos Manuel Gómez, administrador farmacéutico en el municipio San José de las Lajas, provincia Artemisa, confirmó que "la crisis va en aumento y los usuarios cada vez tienen menos posibilidades de adquirir un amplio grupo de antibióticos, antistamínicos y analgésicos".

"Hace dos meses tenía unos 48 medicamentos en falta. Hoy son 102, con un grupo que desde agosto no entra o su abastecimiento se sigue quedando muy por debajo de la demanda”, dijo Gómez.

Quienes mayormente se van afectados con esta crisis de medicamentos son las personas que sufren cardiopatías, tensión arterial, problemas respiratorios y dermatológicos.

Por otra parte, Gladis Abreu Linares, Jefe de Almacen de una de las farmacias en el municipio Güines, dijo que "desde el inicio de la crisis, como medicamentos de difícil acceso se mantienen el Troabín, Ketotifeno, Nistatina, Triancinolona, Tornastato, Salbutamol, Becloasma, Hidrocortizona, Amlodipino y Timolol, entre otros".

Hay otros faltantes, como las vitaminas B1, B4 y B12; antibióticos como la Amoxicilina, Ampicillina, Acitromicina y el Sulfraprín, el Analapril y supositorios para niños.

Como pasa en otros sectores en la Isla, una vez que la escasez se apodera de algo, comienza el mercado negro y el tener que comprar los medicamentos a altos precios. A veces incluso no queda más remedio que comprar en las farmacias por CUC a precios demasiado altos para los cubanos.

Tal es el caso de Blanca Rosa Correa Fría, cuyo hijo padece una alergia que le provoca problemas respiratorios y erupciones infecciosas en la piel: "Mi hijo tiene caída de cabello, si no me muevo por debajo de la mesa nunca se recupera porque las medicinas hace meses que no entran a la farmacia. El champú de placenta, que es lo único que no es por receta, donde único aparece es en La Habana, y tienes que pagarles a los dependientes para que cuando entre te guarden un par de pomos, porque 'vuela' y luego tienes que comprarlo en el mercado negro", dijo.

Emilio Espinosa Menoya, de 74 años e hipertenso, expresó: "Hace dos meses que no cojo algunos medicamentos. Cuando tocan entrar los medicamentos hago la cola de madrugada, y soy el 15 en la cola no alcanzo. Nadie sabe qué se hacen... Si no es por mi hija que me los compra con alguien en la calle, la presión arterial ya me hubiera matado".

1 comentario

Imagen de Balsero

Con CUC 20 al mes, la gente inventa. No es nuevo que haya gente que resuelva por la vía de las "ilegalidades", como llama el gobierno a estas acciones. La opción del proveedor de medicamentos no es otra que la previa a tener que comprar en la farmacia internacional.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.