Lunes, 15 de Octubre de 2018
Última actualización: 14:44 CEST
Sucesos

Se esclarecen las circunstancias de una explosión por fuga de gas en Centro Habana

Las autoridades han ordenado reparar rápidamente el lugar. (J. E. RODRÍGUEZ)

La explosión que ocurrió en un domicilio ubicado en Campanario entre Zanja y Dragones, Centro Habana, y que dejó como saldo dos heridos —un hombre y una mujer— se debió a una fuga de gas en las conexiones que ha estado arreglando el gobierno habanero en los consejos populares Los Sitios y Dragones.

El siniestro se produjo en la mañana del pasado domingo 7 de octubre, cuando uno de los inquilinos del domicilio encendió un cigarro. Pero la fuga de gas, que afectaba también a las dos viviendas colindantes, fue consecuencia de la negligencia de las autoridades encargadas de reparar las conexiones, afirmó un familiar de la mujer lesionada que pidió mantenerse en el anonimato.

Las dos personas heridas están reportadas de graves, con quemaduras de tercer grado en más del 60% del cuerpo. La niña de tres años de edad, hija de la pareja y que en un reporte anterior de DIARIO DE CUBA una vecina había mencionado como posiblemente fallecida, se encuentra en perfecto estado de salud, ya que afortunadamente no se encontraba en el domicilio cuando ocurrió la explosión.

Según el testimonio de vecinos y familiares, en el lugar de los hechos se presentaron altos dirigentes del Gobierno de la provincia, lo que —a juicio de los vecinos— apoyaría la sospecha de que la negligencia no fue de los dueños del domicilio.

A menos de 72 horas de ocurrido el hecho, las autoridades han reconstruido las partes dañadas por la explosión "para tapar la letra", opinaron testigos.

"El daño más grave fue la pared lateral, que se derrumbó completamente, y de milagro no nos mató a mi esposa y a mí", relató uno de los vecinos afectado por la explosión.

Residentes de los consejos populares Dragones y Los Sitios han planteado sus temores, desde hace poco más de un mes, por la inseguridad que ofrecen las obras de las remodelaciones en las conexiones de gas y que mantienen gran parte de las calles destruidas.

Las autoridades del gobierno prometieron ayudar en la reconstrucción de los daños. Tanto familiares como vecinos pidieron no ser identificados por temor a represalias.

Otros testigos presenciales aseguraron que, en los alrededores de la zona del suceso, las autoridades y elementos de la Seguridad del Estado vigilan y no permitieron que se tomaran imágenes.