Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Última actualización: 23:51 CET
SUCESOS

Asesinada por resistirse a su violador, la prensa estatal saca a la luz otro crimen en Cuba

Yulismeidys Loyola Fernández, víctima de intento de violación y asesinato. (FACEBOOK)

Fuerzas del Ministerio del Interior (MININT) en la provincia de Sancti Spíritus aclararon lo ocurrido a la joven Yulismeidys María Loyola Fernández, asesinada en la madrugada del 22 de agosto pasado en la periferia de la ciudad cabecera, un episodio que, según recogió el periódico oficial Escambray, conmocionó a la opinión pública espirituana.

Una nota de la Jefatura del MININT en el territorio, difundida por Radio Sancti Spíritus, precisó que un grupo de especialistas a cargo del proceso investigativo logró la detención y confesión del autor del crimen. El hombre admitió que, como no pudo conseguir el objetivo de violar a la joven, la privó de la vida.

La nota indicó que continúa el proceso penal para presentar a los tribunales al presunto asesino.

El hecho recuerda a un caso similar en Cienfuegos que tuvo una cobertura inusual en la prensa oficial cubana. Desde hace años, la prensa independiente denuncia un aumento de la violencia en Cuba, pero el Gobierno mantiene silencio al respecto.

Al decir de Yaidelmys Fernández, madre de la muchacha, tanto el detenido como la víctima formaban parte de un grupo de personas que esa noche habían estado compartiendo en una de las áreas de la villa Rancho Hatuey.

Familiares de Yulismeidys María Loyola aseguraron a Escambray que los órganos competentes del MININT los han mantenido informados sobre el avance de las investigaciones, pero les han aclarado que "el caso no está cerrado".

"La niña se defendió", le comunicaron a la madre, trabajadora de la Fábrica de Galletas de Sancti Spíritus, quien, además, señaló: "Lo que nos ha pasado le puede suceder a cualquier familia. Hay que tomar medidas drásticas".

La Ley No. 62 o Código Penal cubano establece la privación de libertad de 15 a 30 años o pena capital a quien mate a otro al concurrir diversas circunstancias, a tenor del artículo 263, capítulo VIII Delitos contra la vida y la integridad corporal, recordó el periódico estatal.

Aunque la pena capital o de muerte sigue vigente en la Isla, existe desde 2003 una moratoria de facto por la cual se conmuta por condenas de prisión.

El cadáver de Yulismeidys María, quien cursaría el duodécimo grado en el Instituto Preuniversitario Urbano Honorato del Castillo el venidero año académico, apareció en un lugar conocido como Camino Jorobao, al oeste de la ciudad espirituana, de acuerdo con sus familiares.

Hija única, esa noche la muchacha se bañó y comió en su casa y quiso vestir de blanco en su salida nocturna. "Me voy para Rancho Hatuey", le anunció a su mamá. "Mi hija estaba empezando a vivir", lamentó.