Martes, 13 de Noviembre de 2018
Última actualización: 02:33 CET
Salud

El dengue crea una situación 'caótica' en Palma Soriano, Santiago de Cuba

Fumigación contra el mosquito Aedes aegypti en Santiago de Cuba. (JR)

"Esto parece un pueblo de zombis, se ve a la gente caminando sin fuerzas por la calle rumbo al consultorio o al hospital", dijo a DIARIO DE CUBA la activista de derechos humanos Yanet Figueredo, residente en Palma Soriano, Santiago de Cuba, donde un brote de dengue ha creado una situación "caótica", según afectados y trabajadores de Salud Pública.

"En casi todas las viviendas de la ciudad hay por lo menos un infectado", afirmó Figueredo. "Como el hospital y el policlínico colapsaron, tuvieron que habilitar el tecnológico Giraldo Córdova Cardín para ingresar a los enfermos, pero allí tampoco alcanzan las camas", aseguró.

"Los casos más graves los están enviando para el hospital Ambrosio Grillo, en Santiago. La gente en la calle ya habla de por lo menos diez muertos", añadió.

"Es cierto que la situación actual producto del dengue hemorrágico en Palma Soriano es caótica", apuntó Magaly León, funcionaria de Salud Pública.

Y puede empeorar, ya que "muchos contagiados no acuden a los centros asistenciales y se someten a tratamientos caseros", advirtió.

"Oficialmente, se han reportan tres fallecidos, pero hay casos en estado de gravedad", dijo León.

"Las autoridades han intensificado las labores de saneamiento y las inspecciones a las viviendas para identificar posibles focos. La fumigación contra el mosquito Aedes aegypti se ha extendido prácticamente a las 24 horas", agregó.

"Se emitió la alerta roja a todo el municipio, mis colegas de profesión en ocasiones no saben qué hacer con tantos enfermos", declaró por su parte la enfermera Xiomara Blanco. "No alcanzan los sueros, ni los medicamentos, el instrumental es escaso y los equipos de esterilización prácticamente no descansan".

Irma Proenza, del barrio Buena Vista, está entre los contagiados. Cree que los problemas con el abasto de agua en la ciudad forman parte de las causas fundamentales de la crisis, ya que los vecinos se ven obligados a almacenar, lo que propicia la aparición de criaderos del mosquito transmisor de la enfermedad.

"Aquí, en Palma Soriano, el agua viene por las tuberías cada tres semanas y la gente tiene que apurarse el día que la ponen para envasarla en cuanto recipiente encuentre, a veces sin la higiene adecuada, o en tanques sin tapas donde el mosquito aprovecha y procrea. Ahora Salud Pública está echada a correr para detener el virus, pero es tarde".

El doctor Fermín Noa, del hospital de Palma Soriano, consultado al respecto, dijo que esperan la llegada de un lote de mosquiteros y sueros, y están recibiendo el apoyo de los municipios Mella, San Luis y Santiago de Cuba.

Pero Yanet Figueredo opina que la epidemia será muy difícil de controlar.

"Al contrario, esto se pone cada vez peor. Yo estuve en cama durante varios días; tuve que levantarme porque se me enfermaron mis dos hijos. En mi casa los siete miembros de la familia hemos contraído dengue".

El Polivit (un multivitamínico), que se usa para levantar las defensas de los enfermos, "jamás ha llegado a esta ciudad", criticó Figueredo.

"Aquí los médicos lo sustituyen por el Nutrifor, pero no estoy segura de que ese medicamento sea eficiente. También los médicos recetan caldo de patas de pollo para levantar las defensas del organismo y no todas las personas cuentan con la posibilidad económica de prepararlo", concluyó Figueredo.

En los meses de verano suele empeorar la situación epidemiológica en Cuba, debido al calor.

El caso de Palma Soriano se suma al de Florida, Camagüey, donde fuentes de salud pública han reportado también tres muertes, y al de la capital de esa provincia, donde habría varios ingresos hospitalarios por zika.