Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Última actualización: 01:28 CET
Opinión

La primera dama en Cuba: mujer invisible

Liz Cuesta Peraza (dcha) junto al presidente cubano Miguel Díaz-Canel (centro) y el vicepresidente venezolano Tareck El Aissami en Caracas, (EFE)

La reciente visita del presidente cubano a Venezuela se mantuvo en el cotilleo popular y no precisamente debido a su estreno fuera del país como primera figura de la nación, sino porque lo hiciera acompañado, nada más y nada menos que de su esposa.

Por lo pronto, las opiniones populares estuvieron divididas en torno a si fue o no una decisión acertada de Díaz-Canel, sobre todo cuando, después del triunfo del comunismo en el país, los estadistas cubanos desterraron la nomenclatura de "primera dama" del discurso político de la Isla, considerándolo un rezago evidente del capitalismo.

Ni el presidente Osvaldo Dorticós ni Fidel Castro fueron favorables a aparecer en público acompañados de sus respectivas esposas, ni tampoco permitieron que a ellas se les diera el calificativo que durante años permaneció desterrado de los medios oficiales en el país.

Raúl Castro ya había enviudado cuando ocupó la dirección en la Isla. De modo que durante más de 50 años, las figuras femeninas de la alta dirigencia política se han mantenido en el anonimato y parece ser que esa tradición socialista acaba de romperse.

Lo más insólito fue que en la emisión del pasado miércoles del noticiero televisivo del mediodía se divulgó la noticia del encuentro entre Liz Cuesta Peraza, la esposa de Diaz-Canel y Cilia Flores, como una "reunión de primeras damas" de ambos países.

Es probable que la periodista autora del reportaje recibiera después un llamado al orden, porque en la emisión nocturna no se hizo mención al asunto, y cada vez que las cámaras registraban al mandatario cubano acompañada de su esposa, ni siquiera los periodistas cubanos la mencionaban. Solo Maduro, con un cortés saludo, y nada más.

El cotilleo popular, insidioso e imaginativo a más no poder tratándose de cubanos, reparaba en la vestimenta de la primera dama que, obviamente, debió de ser aprobada por la cúpula del Partido y el Gobierno.

Las preguntas en calles, guaguas y centros de trabajo intentaron indagar en quién era ella, si ocupaba alguna responsabilidad en el Gobierno y qué había motivado al actual presidente romper con la tradición. Lamentablemente, ninguna comunicación oficial aclaraba estos puntos.

Una buena parte de quienes hablaban del tema, y en ella me incluyo, consideran que la aparición de la esposa del presidente es una decisión excelente, que le otorga hasta un "aire familiar" a la figura del mandatario.

Lo que sí no resulta consecuente es que la prensa nacional obvie tal presencia femenina como lo hace, de un modo irrespetuoso. Se trata de una cuestión elemental de reconocimiento como persona y, sobre todo, como mujer. Desde ese punto de vista, la prensa oficial en la Isla ha convertido a la figura de la primera dama del país en un prototipo de la imagen de Celia Sánchez que aparece en los billetes de la divisa cubana: una mujer invisible que solo puede mirarse a contraluz.

57 comentarios

Imagen de Anónimo

Para combatir una monstruosidad no hace falta ponerse a la altura de los monstruos. La peor consecuencia de la revolución no es la ruina económica, sino el deterioro humano que ha creado. Un gobierno puede ser cambiado en una noche; la mentalidad de un pueblo toma generaciones. Llegaron con sus canticos: pin, pon, fuera, abajo la gusanera, o el horrendo, paredón. Siempre hubo un epíteto grosero para el que sencillamente no pensaba como ellos. Y ahora resulta que el insulto se ha hecho parte de la cultura del cubano. Nos imaginamos que gana el que más improperios espetaba a sus contrarios, el más vulgar, el más chabacano. Y aprendimos muy bien la lección. Ahora todos vociferamos desenfrenados sin darnos cuenta que en sesenta años de insultos no hemos ganado absolutamente nada. Para combatir las ideas y la posición que ocupa esta señora no hace falta referirse a su físico o a su indumentaria, bastaría solamente señalarle el deterioro económico y social que han causado. Por que la razón llega más profundo cuando se expone con firmeza pero en un lenguaje civilizado que ellos olvidaron desde un principio.. 

Imagen de Anónimo

Es verdad....es La Primera Berenjena.....ja,ja,ja

Imagen de Anónimo

Aparece son su esposa, pero cuando Díaz-Canel se le antoja, manda a sus fuerzas de represión a golpear a las Damas de Blanco. Es un cobarde, como todos los demás que evitan hablar del tema, y si no miren el carrito alemán nuevo que se trajo Silvio a cambio de apoyar al régimen.

Imagen de Anónimo

Mucho que ella goza y disfruta ser la primera dama de un país empobrecido y oprimido por su maridito, así que queda más que justificado que nos mofemos de ella. Además, ella está ahí porque le da la gana, y ningún político es santo ni bueno, mucho que roban, mucho que hacen las cosas a su manera pasándose la constitución por la duquesa de la cho... florida, así que a reirse de Liz pero con ganas!!!

Imagen de Anónimo

02,50/Cuando un sistema no ha respetado la vida de los seres humanos,la intimidad de las personas,ha desintegrado las familias,cuando te ha puesto un vigilante en cada cuadra,cuando hablar o disentir de sus imposiciones te llevan a la cárcel,cuando ha instalado campos de concentración,esclavizado a su pueblo,mandando a miles de profesionales por el mundo a trabajar y quedarse con el 75 % de su salario,cuando impunemente se queda con el 49% del dinero que tu familia te manda para que puedas subsistir,cuando las organizaciones politicas ,sindicales,campesinas,intelectuales en vez de defender a sus miembros se convierten en aparatos paramilitares de represión y control del del gobierno,cuando ha secuestrado la niñez,para adoctrinarla desde el circulo infantil y mucho mas,ha actuado con total impunidad convirtiendo los ciudadanos de un país en zombis,cuando ha hecho de la corrupción el arma de supervivencia y terror del sistema y ciudadanos,todo aquel que lo represente,sirva y se sirva de él para reprentarlo y servir de punta de lanza para mantener el poder de una crápula de asesinos,ladrones y corruptos,el odio que genera tiene como única vía de escape, la crítica solapada,la burla y todo tipo de improperios bien ganados y eso es lo que pasa con esta señora,los hijos,parientes y allegados de ella y todo los demas, que huelan a viga apuntaladora de ese sistema,esa es la razon,no hay otra ///el bobo alipio*+/3/6/18/7,40 am

Imagen de Anónimo

Hablan de igualdad, pero si alguien fomentó la cosificación de la mujer en Cuba, fue FC. Hizo hijos por todos lados, como Maradona, que algunos reconoció pero la mayoría, no. Aún hoy le siguen apareciendo vástagos, como el rusito cheo, que vende antiguedades.

Imagen de Plutarco Cuero

@2:50 Muchacho tremenda calidad humana en la susodicha con traje de Berenjena de CC Chanel ... como dice alguien ... fijate que ella y el marido dejaban sin leche a los holguineros, de ahí le viene el mote de condom a Canistel ... ¡Y Cincel y mandarria con esa cintura, justo al centro del tamal ...!

Imagen de Anónimo

Eso denota el machismo que hay en ese país, son el estandarte del socialismo, igualdad para todos hombres y mujeres, pero es todo una farsa.

Imagen de Anónimo

Zzz hay que cotilleo! Cotilleo, que cheo uzbiquense que entre la berenjena y co co (Jo,jo,jo)-que asi  me rio yo (sin las tildes skatofago) nes (1) eres mas chismoso que el propio articulista......cucha pa'ya coticheo.

Imagen de Anónimo

Yo no veo razón para hacer mofa de la apariencia física de una persona, sea quien sea. La calidad humana se mide con otros parámetros. Me alegra que este presidente no elegido por una mayoria de cubanos, al menos haya tenido la desencia de aparecer con su esposa y no dejarla escondida como un traste de uso personal en la cama. 

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.