Lunes, 17 de Diciembre de 2018
Última actualización: 15:49 CET
Sociedad

Educación de calidad pese al ninguneo oficial, la propuesta de la Iglesia Católica en Cuba

Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola. (E. CARRALERO)

Priorizando el adoctrinamiento ideológico por encima del rigor académico y con una crisis crónica de profesores comprometidos con su labor, el sistema educacional cubano hace aguas por todas partes.

En medio de la crisis, la Iglesia Católica trata de llegar a los cubanos a partir de varios proyectos educativos que buscan inculcar valores perdidos del panorama nacional desde hace tiempo. Sus propuestas ganan popularidad entre los jóvenes, incluso entre aquellos que no profesan la misma religión.

"Cuando llegué aquí y recibí mi primera clase de Historia de Cuba me quedé sorprendido", comentó un estudiante del Centro Félix Varela. "Ciertamente parece una historia más verdadera que la que me enseñaron en las escuelas del Gobierno. Tiene zonas grises, lo que la hace mucho más humana. Uno se da cuenta de que los rebeldes no venían en un carro de fuego desde 1868, como casi te obligan a repetir en la escuela".

El Centro Félix Varela, situado en el antiguo Seminario de San Carlos, ofrece desde hace varios años una Licenciatura en Humanidades que busca ante todo "formar intelectuales que apuesten por Cuba".

"Eso en sí es un enfoque bastante atrevido", comenta Julio, otro estudiante del centro. "Fíjate que el compromiso es con Cuba, no con la Revolución, la piedra [de Fidel Castro] o el PCC. Lo importante es el país y luchar por él. Desde ese punto de vista puedes pensar tú mismo en lo que es mejor para tu patria y no tragarte los cuentos que alguien te quiera hacer".

La diversidad de las materias impartidas, que van desde Filosofía Medieval hasta Administración Empresarial, busca brindar a los alumnos la capacidad de analizar su realidad desde todos los ángulos posibles. Muchos estudiantes de la Universidad de la Habana se incorporan también al centro.

"Estudio también Historia en la Universidad de la Habana y puedo decirte que ahora mismo el Félix Varela es el centro con más nivel académico del país en el área de las humanidades", opina Humberto. "Sobre todo porque estas materias necesitan que uno pueda pensar libremente. Me imagino que precisamente por cómo se piensa en este lugar es que el Ministerio de Educación se niega a convalidar el título, que te sirve en todo el mundo menos en Cuba".

La mayoría de los estudiantes del Centro Félix Varela coinciden en esta queja. El centro está avalado por la Santa Sede e incluso se espera una inspección para otorgarle el grado de universidad por parte del Vaticano. Actualmente, está adscrito a la Universidad de Roma, por lo que el título es válido en cualquier país que reconozca el Tratado de Bolonia. Ese no es el caso de Cuba.

En el Centro Loyola, ubicado en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, sucede algo similar.

"Una de las áreas en que tratamos de brindar servicios son los idiomas. Tenemos cursos de francés e inglés", comenta uno de sus trabajadores. "Aunque nuestro claustro es de primer nivel, nuestros certificados no tienen valor académico en Cuba. Hace algunos años tuvimos un convenio con una universidad de México, pero eso se terminó".

El Centro Loyola también brinda cursos de Informática y la organiza el Fórum Loyola que busca debatir sobre las dinámicas de la Cuba actual. Una de sus actividades más recientes fue un foro educativo que buscaba el diálogo e intercambio de experiencias entre educadores nacionales y extranjeros.

De momento, solo el Instituto Letrán, ubicado en calle 19, Vedado, puede brindar a sus alumnos de inglés una certificación avalada por la Universidad de Cambridge. Asimismo disponen de diplomados en Filosofía y Teología. Un par de meses atrás también ofrecían una maestría en Teología, pero según confirmaron trabajadores del centro, de momento esta no se encuentra disponible.

Al igual que su homólogo Cuba Emprende, con sede en el Centro Félix Varela, el proyecto Incuba Empresas, del Centro Loyola, trata de brindar herramientas para el desarrollo del sector privado en la Isla. Una de actividades de Incuba Empresas es propiciar espacios para la sociabilización entre cooperativistas con el fin de fomentar el intercambio de experiencias.

Cuba Emprende ha sido acusado por la oficialidad de tratar de generar una mentalidad capitalista en la Isla.

"No es del todo cierto", asegura uno de sus estudiantes. "Al menos no de un capitalismo destinado a la explotación total como en inicios de la Revolución Industrial. Se hace mucho énfasis en la economía solidaria, de manera que un negocio exitoso siempre esté en disposición de apoyar su comunidad y cuidar de sus trabajadores".

Los modelos educativos de estos centros son cada vez más aceptados por los jóvenes cubanos. Si bien al inicio eran tomados como estudios complementarios, hoy día muchos los asumen como su opción primera de educación.

"¿Para qué voy a estudiar una carrera en la Universidad de La Habana, si aquí me preparan mejor?", dice un estudiante del Centro Félix Varela. "Lo del título es relativo, en algún momento el Gobierno tendrá que aceptarlo, porque la preparación de nuestros egresados se va a imponer".

5 comentarios

Imagen de Anónimo

No sabía que la Iglesia Católica no adoctrinaba. Qué bien. Al fin tendremos una educación libre de adoctrinamientos

Imagen de Anónimo

Al tonto que preguntó: ¿Para qué voy a estudiar una carrera en la Universidad de La Habana, si aquí me preparan mejor?Aquí está la respuesta: https://www.topuniversities.com/university-rankings/latin-american-university-rankings/2018Lugar 51 en el ranking QS Latinoamérica. Lugar 59 el año pasado. ¿Habrán visto alguna universidad latinoamericana?

Imagen de Anónimo

14:48, hoy la Iglesia católica cubana (y la dirección vaticana de la misma, con un Papa filocomunista) es un peligro más para Cuba y los cubanos (en el terreno de las ideas), como el sistema que oprime al país; porque la Iglesia en Cuba, hace rato que es una prolongación interesada del sistema (está manipulada a todos los niveles). Si Cuba fuera Polonia en 1980 o Alemania en 1989, otro gallo cantaría con la Iglesia católica (o la misma Cuba en 1961). Por otra parte, el Opus Dei (secta reaccionaria dentro de la Iglesia) aspira al control económico de Cuba (y por extensión intelectual), a ellos pertenecen los Esquerré de Meliá y el dueño de una de las universidades católicas españolas con intereses en Cuba (por eso hacen la vista gorda con la dictadura comunista, que los favorece).

Imagen de Anónimo

En mi opinión la Iglesia en Cuba debería jugar un rol más protagonico no sólo en la educación, sino no quedarse de brazos cruzados ante la situación de la isla. Por ejemplo, favorecer la educación religiosa en los niños, la cual está plasmada en los derechos de los niños a nivel mundial. Enseñar al pueblo a que piense por si mismo, fraseando la frase del Ché Guevara la cual reza que cualquiera que piense por sí mismo es una persona peligrosa, entre otras cosas. 

Imagen de Anónimo

Indudablemente el proyecto tiene su mérito, pero busca al mismo tiempo que la Iglesia en Cuba recupere sus privilegios perdidos (aparentemente no) en el sistema de enseñanza en 1961, o lo que es lo mismo, pretende que la Iglesia abra de nuevo los colegios católicos privados y la Universidad de Villanueva (privada) que es lo que está buscando hace rato. Ahora (la Iglesia) ofrece gratuitamente estos cursos y demás, pero después ya se verá, porque hay miembros del OPUS DEI financiando todo ésto desde España (con universidad privada y todo). Creo que la solución para la Educación cubana, no viene por potenciar la enseñanza privada y religiosa, que siempre (como lo fue antes de 1961) será para unos pocos, cuando se sienta firme la Iglesia (y recupere todos los privilegios perdidos, por esos e vende como lo hace con la dictadura). Por el contrario, debe mejorarse la Enseñanza Pública, hoy muy deteriorada y ya se ve hasta lo que ocurre en la propia Universidad de La Habana (por lo que dicen aquí deficiente en todos los ámbitos). Para mejorar la enseñanza pública, hay que elevar los salarios de profesores y maestros, mejorar sus condiciones de vida, prepararlos mejor, garantizarles incluso una vivienda digna, dotar a los centros educativos de materiales, de recursos y mejorar la concepción de la enseñanza y transformarla, porque los tiempos han cambiado y la Educación tiene que estar a la altura de una nueva realidad y formar hombres y mujeres que la puedan asumir (libres y bien formados), y para eso van a la escuela o a aprender (¿y qué les ofrece ahora?). Debe despolitizarse la eseñanza y enseñar valores sí, pero el régimen sabe que los valores no son la delación ni la chusmería, ni condenar a nadie por pensar diferente. Que se potencie la Enseñanza pública de calidad, eso es lo que hay que hacer, para competir con lo que nos viene encima cuando las cosas cambien en Cuba.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.