Miércoles, 12 de Diciembre de 2018
Última actualización: 20:01 CET
Entrevista

'El racismo es parte del fracaso moral de la Revolución cubana'

Juan Antonio Madrazo Luna durante una audiencia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 21 de marzo de 2017. (RACE & EQUALITY)

"El racismo está muy bien acomodado en la sociedad cubana (…) es parte de nuestro linaje cultural. Discriminación y prejuicios forman parte de nuestra mala cultura sentimental", así describe Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador nacional del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), el trasfondo para una discusión sobre la problemática en la Isla.

Pero el debate tiene como obstáculos la negativa del Gobierno a reconocer la discriminación y la estigmatización de quienes intentan visibilizarla. Mientras se aplaza, se profundizan las desigualdades sociales en perjuicio principalmente de negros y mestizos.

Sobre estos y otros temas conversa DIARIO DE CUBA con Madrazo Luna.

"El miedo al negro ha sido una tecnología muy bien utilizada en Cuba desde los tiempos de España. Tiene muchísima fuerza en este país", dice el activista. "La utilidad del racismo no ha disminuido ni en las estructuras políticas ni en las sociales".

"El Estado se ha tomado el derecho de administrar el conflicto a través de la Comisión José Antonio Aponte, de la Union de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), que responde al interés del Partido Comunista, lo cual dinamita la movilidad no solo de organizaciones como el CIR, también de plataformas como Alianza Unidad Racial, Cofradía de la Negritud o Afrofemeninas", considera Madrazo Luna.

"El racismo es un viejo asunto que continúa bajo una ley del silencio. Hay toda una logística del racismo que no deja de infiltrarse en nuestras costumbres", advierte.

¿Quién es racista en Cuba?

Una parte significativa de los cubanos abrazamos el racismo. Es una semilla bien sembrada por la hispanidad. También hemos recibido influencia de la cultura del sur de Estados Unidos.

Hay un gusto consciente por la discriminación en una parte nada despreciable de los cubanos y eso es posible porque no hay políticas públicas que lo frenen. El racismo es parte del fracaso moral de la Revolución.

Identificarse como afrodescendiente incomoda al poder, es como si tuviéramos que pedir permiso para ser negros.

Muchas veces nos dibujamos desde la narrativa de la política oficial como internacionalistas, altruistas, solidarios; sin embargo, somos profundamente racistas.

Recuerdo la gran avalancha de estudiantes africanos que había en Cuba y cómo los cubanos blancos o negros nos quejábamos de que olían mal. Un alemán, un estadounidense o un nórdico pueden despedir un olor fuerte y no nos quejamos igual. Si es africano o caribeño, lo queremos linchar.

Ahora se ven más parejas interraciales, después de los 90, pero en la Cuba de los 70 era difícil, se veía como algo pecaminoso, se defendía aquello de "cada oveja con su pareja".

Fueron las mujeres eslavas que se casaban con cubanos negros o mulatos quienes le enseñaron a la sociedad cubana que lo negro también es bello. Después serían las noruegas, alemanas, suecas quienes también reforzarían en la Isla la belleza de lo negro. Por supuesto, se nos sigue estereotipando como sujetos de una sexualidad no disciplinada; se nos reduce a "tecnología" de labor física o de servidumbre.

¿Cómo explicar que en un país donde los negros son mayoría haya racismo?

Desde la colonia hasta el presente, la ideología del blanqueamiento ha tenido muchísima fuerza, aunque seamos un laboratorio de mestizajes.

Muchos afrodescendientes viven con vergüenza ser negros, con el orgullo reprimido. Los mulatos viven el trauma de la blanquitud.

Cuba, por su intenso mestizaje, a diferencia de otras partes de nuestra America tiene todas las condiciones desde el punto de vista social para desdibujar las fronteras del racismo. Es un país en el que muchos blancos fueron hijos de leche de mujeres negras, un país donde a muchos aparentemente blancos los delata su parte negra.

A esto súmale que, más que latinoamericano, nuestro sentido de pertenecía e intimidad es con el Caribe. Sin embargo, tanto en la zona occidental como central del país miramos al Caribe con distancia. Esa distancia ha sido construida intencionalmente, pues el universo Caribe lo hemos asimilado a lo negro.

Podemos decir que la santería ha sido lo único que ha dinamitado la frontera. Hoy es absurdo decir que la santería es cosa de negros.

¿Cuáles son los escenarios del racismo en la sociedad cubana?

La gramática de la pigmentación es un asunto que desvela a muchas familias. A muchos cubanos nos asusta la diversidad donde quiera que estemos, en cualquier provincia de este país, y en Miami o Madrid.

El racismo es una conversación que a muchos incomoda y para la cual muchos no estamos preparados, ni siquiera en el entorno privado.

Cuba hoy vive un neoracismo y contra eso el Estado no tiene medidas. El Estado ha mantenido una posición conservadora en cuanto a este tema. La Comisión José Antonio Aponte de la UNEAC sigue la agenda del Partido, no de la sociedad civil en su diversidad; es una pantalla de militantes subordinados en la cual negros y blancos hacen el papel de verdugos para enfrentarse a los "negros gusanos" o a la "afroderecha", etiquetas utilizadas desde la revolucionaria colonialidad del poder.

El Estado ha tratado de capitalizar el debate desde esta sola propuesta, intentando anular los esfuerzos de las otras agendas diversas de la sociedad civil. Se niega a modernizar su visión sobre la problemática racial.

En el Ministerio de Educación no hay política diseñada al respecto, pero además los maestros no están preparados para hablar de estos temas en las aulas, y los niños y adolescentes negros sufren bullying con muchísima intensidad.

Tampoco se estudia el pensamiento descolonizador de filósofos e intelectuales caribeños y africanos, como el camerunés Achille Mbembe. Eso es falta de voluntad política.

El racismo en Cuba es una herida real. La Revolución decretó la igualdad, pero los condenados de siempre no hemos tenido acceso a las emergentes oportunidades.

Hay una población negra que hizo y hace la Revolución suya, pero hay otra que esta rabiosamente molesta pues continúa anclada en los mismos barrios deprimidos. La desigualdad y la pobreza tienen color, también el sistema penitenciario, y a esto súmale que los afrodescendientes están subrepresentados en las principales oportunidades laborales.

El capitalismo ha regresado a Cuba aunque no lo queramos reconocer, y los empleadores, tanto privados como estatales, levantan barreras contra negros y mestizos. Quien más sufre estas nuevas formas de exclusión es la mujer negra, pues los caballeros empresarios las prefieren rubias.

Cuba es una sociedad muy narcisista. Muchos no quieren ver que Cuba también es negra. Lo mismo sucede en Miami.

Uno de los eventos sociales que más traumas dejo en la sociedad fue el éxodo del Mariel, en 1980. Una cuota de profesionales negros emigró a Estados Unidos. La sociedad cubana los expulsó del "paraíso socialista", pero Miami no les dio la bienvenida.

Hay una Cuba ficticia en los medios audiovisuales, en la que se nos presenta a los cubanos como si fuéramos suecos.

Ahora experimentamos otro fenómeno, la devaluación del sujeto negro. Le podemos tomar el pulso a través del reguetón, que en Cuba goza de muy buena salud. Hay reguetoneros como Chocolate que, a través de la mala letra de sus canciones, estimulan estereotipos racistas, y esto tiene muy alta demanda.

¿Hay datos o estadísticas que prueben que hay racismo en Cuba?

Sí existen investigaciones sobre el tema; algunas están engavetadas como si fueran secretos de Estado, por ejemplo las que tienen que ver con la subrepresentación de negros y mestizos en los principales ámbitos de la economía emergente, tanto privada como estatal.

Publicaciones como Temas, Catauro, La Gaceta de Cuba, también espacios digitales como Negra cubana tenía que ser y Cuba Posible han tomado el pulso de esta realidad. Existen investigaciones desde diversas disciplinas como la Sociología, la Antropología, estudios reciente sobre pobreza y desigualdad. Están las dos investigaciones que hemos producido desde el CIR. Una que tiene que ver con discriminación en el mercado laboral y otra con la situación de derechos humanos de los afrodescendientes, ambas con recomendaciones al Estado y la sociedad civil.

Actualmente, Cuba vive un momento de transición de estratificación social al cual la población no blanca llega con muchísimas desventajas. El mundo de los negocios es un campo de difícil acceso para los negros, que en muchos casos sobreviven de la economía informal.

Están surgiendo nuevas clases sociales. Estamos asistiendo a una Cuba con muchísima desigualdad. En la comunidad negra hay mucha insatisfacción, inseguridad, fracaso. Varias generaciones han visto aplazadas indefinidamente sus metas individuales o colectivas.

Una parte significativa de negros y mestizos siente su vida atrapada en los nudos de la pobreza. Seguimos siendo rehenes de la desigualdad. Mientras, se nos continúa dibujando como la chusma, la clase baja, los indecentes, sucios, ignorantes, sobre todo la narrativa contemporánea cubana nos dibuja así. Basta leer las novelas de escritores como Pedro Juan Gutiérrez, David Mitrani, Lorenzo Lunar, Daniel Chavarría, Guillermo Vidal, entre otros, en la cual la construcción del sujeto negro deja mucho que desear.

Otros escritores como Miguel Barnet o Leonardo Padura son cómplices porque ignoran descaradamente el racismo de la sociedad cubana y eso es peligroso.

¿Qué está pasando con el Decenio Internacional de los Afrodescendientes?

En Cuba hay mucho silencio en cuanto a este evento, no está pasando nada. El Estado mira con sospecha la categoría afrodescendiente y no hay una agenda definida de políticas públicas como está sucediendo en muchas partes de America Latina.

Ahora uno de los grandes frentes del Estado para dinamitar el debate público es clasificarlo como instrumento de subversión política interna. En círculos intelectuales y académicos se pregona que el rostro del liderazgo de la contrarrevolución en Cuba hoy es negro.

Esto es peligroso pues se nos hace difícil construir alianzas locales desde la trinchera de la piel. La intervención del Estado no ha permitido la construcción de una agenda común entre los diversos actores que apostamos por un cambio más allá de los colores de la ideología. Nuestra labor de activismo es criminalizada.

¿Cuáles son las acciones en las cuales hoy están involucrados los activistas antirracistas?

Como plataforma de la sociedad civil, estamos animando varias iniciativas. Una de la más importantes es el proyecto Di.Verso, con un compromiso desde la cultura.

El compromiso que tienen nuestros artistas como actores de cambio —figuras del hip hop, la plástica— está definido a partir de su intervención en el espacio comunitario.

Nos interesa intervenir el barrio, llegar a La Jata, La Isla del Polvo, El Palenque, Tiembla Tierra, lugares donde los negros están jodidos y muchos blancos también. Le damos muchísima importancia al empoderamiento de la mujer negra y eso se logra con el desarrollo de las Incubadoras, que son pequeñas empresas con las cuales ellas pueden cambiar su calidad de vida.

Las vidas negras de esos lugares nos importan y tenemos el compromiso de vestirlas de dignidad.

¿Qué otras preocupaciones y realidades ha detectado el CIR?

Nos preocupa muchísimo la pobreza y uno de los segmentos poblacionales más afectados son los negros y mestizos.

Marthadela Tamayo, nuestra compañera de fórmula, hizo muy buen trabajo investigativo sobre la feminización de la pobreza en un asentamiento del municipio San Miguel del Padrón, en La Habana profunda.

Esa investigación demostró que las mujeres negras tienen una situación muy difícil. La precariedad marca el ritmo de sus vidas y el racismo es una camisa de fuerza que las estrangula. Además, está el índice de violencia asociado a la pobreza.

Si el capitalismo habanero no ofrece muchas oportunidades a los negros y negras, similar realidad podemos encontrar en los polos turísticos de Matanzas, Trinidad, Cienfuegos y la aristocrática ciudad de Holguín.

Desde Di.Verso nos interesa trabajar en la base con la gente que todos los días sufre la desigualdad, la discriminación, la homofobia y la violencia de género.

Hay otras realidades que nos incomodan. No se trata solo de la indiferencia del Estado, del racismo que habita y se reproduce en las instituciones socialistas donde hay muchas personas con carnet de militante del Partido que lo ven como normal; también nos preocupan la indiferencia y el racismo en el ámbito de la sociedad civil, en particular entre algunos líderes que dicen ser defensores de derechos humanos. El racismo cubano, miserable, hay que enfrentarlo con honestidad.

Hay muchas interrogantes sobre el futuro y una tiene que ver con el lugar que ocupará el sujeto afrodescendiente.

De nada nos sirve que en la próxima composición de la Asamblea Nacional del Poder Popular haya una alta representación de negros y mestizos si estos no tiene poder real y no pueden poner en la mesa de discusión estos temas.

¿Cómo se comporta el Estado frente a plataformas como el CIR?

La relación con el poder sigue siendo hostil. Continuamos siendo objetivo militar. Es difícil tener una conexión con la afrodiáspora que visita el país, pues lamentablemente hay quienes se encargan desde la intelectualidad y desde la academia de silenciar nuestra labor.

Me refiero a una legión de leales maltratados que se presta para este juego. Cruzar las alambradas es una labor que se nos hace difícil, pero asumimos con mucha dignidad los riesgos.

34 comentarios

Imagen de juanvaldescesar

Y dale Juana con la canasta. Bah, tan llorones que son y tan buenos "ellos" para discriminar...me vale, a llorar al parque, si se les perdió el tete, además "la burra no era arisca", por algo ha de ser ¿ o no?Además que flojera me da siempre ese papel de víctimas, son tan cabrones como cualquier blanco o amarillo, da igual el color de la piel , la educación es lo que cuenta, "ellos", no son ningunos corderitos, algunas cosas, se las ganan a pulso, como grupo cultural y no tiene que ver con la pigmentación de la piel. 

Imagen de Anónimo

Y dale Juana con la canasta. Bah, tan llorones que son y tan buenos "ellos" para discriminar...me vale, a llorar al parque, si se les perdió él tete, además "la burra no era arisca", por algo ha de ser ¿ o no?Juan A.Valdés César.

Imagen de Anónimo

20,37/ ¿Puedes justificar por qué hay muchas blancas que se rizan el pelo y se ponen maquillajes oscuros ?¿acaso hay racismo en eso ?///el bobo alipio*+

Imagen de Pedro Benitez

Juan Antonio Madrazo, el plebiscito que conduce Rosa Maria Paya es para negros, chinos y blancos, integra a todos los cubanos.

Imagen de Anónimo

Soy anti-regimen    "fidelista"    inversamente proporcional a decir  que  hay racismo en Cuba . Si quieren protagonismo busquen  otra causa o mejor junten sus fuerzas con otros movimientos  politicos  o  civiles .   En lo  personal deben asumir   la identidad    y no intentar  cumplir  los patrones de   otra raza    como el pelo  lacio ( no es exclusivo de los blancos ) , ponerse postizos (salvo que sean rastafari )  con la idea q  se van a ver mejor ,no sr !!!  En africa  ya esta el pelo natural   y el patron  es original ,lindo  economico   y libre de preceptos  !!! (rac)

Imagen de Anónimo

 el racismo se combate desde adentro  y desde afuera .  Hay q usumir como somos   y esforzarnos  p lo q queremos , todo tiene su sacrificio  y el negro q no quiera estudiar  no podra ser maestro   y la culpa no es p ser negro sino  por  no esforzarse   Un partido  solo  de negros es  la antitisis de un partido solo de blanco mm q la historia explique  con el pasado  y  correse el riesgo de odio y venganza  a resurgir . Si  hay algo no  nocivo en  el regimen  es que no hay racismo que es  diferente de  acto  racista q pudo exitir , Estos tiempo  son de  integracion     con su  identidad  usumida sin complejo  de lo que  se  sufrio  ,pq  q te digan negro no es  ofensa  ,es una verdad . Viendo que usan la mm tribuna anti-regimen   me gustaria  saber que piensan estos representantes  de la raza  de  los pedidos de extradicion   de cuidadanos   americanos  huidos a Cuba  p parte de la admt  de EEUU ??  (rac) 

Imagen de Anónimo

****11,46:Pero no solo el racismo no existía en la clase pobre y menos pobres,el robo,el raterismo,lo que hoy se llama resolver y la prostitución,eran pecados capitales en el sector pobre de Cuba,para una familia tener un ladrón,un ratero o una prostituta en la familia era lo mas avergonzante que podía pasar,a tal extremo que hasta la familia lo detestaba,si una cosa coincido contigo es que LA CASTROMAFIA,encontró cuando asalto el poder fue un pueblo puro y virgen en lo que a dignidad,comportamiento social,respeto y mas se refiere,fuimos criado bajo preceptos morales estrictos,en un pueblo o barrio podías encontrar quizás un ratero o borracho,pero de ahí no pasaba y había pobreza y falta de trabajo,pero un ser humano que andaba por los caminos reales buscando trabajo o hasta cumpliendo promesas,llegaba a una casa y con una humildad propia de la decencia, pedía un plato de comida,un poco de agua o hasta un lugar donde pasar la noche,esa era la realidad cubana que se vivía,toda esa virtud del cubano,fue transformada en un asco de sociedad desformada,envilecida,y sin escrupulo donde robar,ser ratero y prostituta,es una carrera universitaria,ese el gran gran éxito de la crápula que asaltó el poder****

Imagen de Anónimo

Todos los años, por esta fecha, DDC publica sobre este rema en Cuba. Coincide casualmente con el mes se le dedica a los afroamericanos en USA. Por favor sean más auténticos, para q sean creibles y "leibles". La cuestión racial d USA es diferente a la d Cuba: aquí en USA los afrodescendientes viven "a toda leche" y sin trabajar (lease q viven a costa d los q trabajamos). No quiera nadie eso nunca para Cuba. Allá en la "isla esclava" la miseria es el pan nuestro d cada día (blancos, mulatos, chinos, negros y carmelita si los hubiera) o sea para todos los q no comulguen con el régimen y su ideología. En Cuba el signo d la división viene por la parte político-ideológica y no por la via racial (suben y/o caen en desgracia los d todos los colores. Ejemplos a poner aquí sobran). A propósito, no soy blanco y tampoco comunista. Exhorto a DDC a tomar un estilo diferente y más original.Gracias y perdonen

Imagen de Anónimo

Al Anonimo de las 21:23.Asumo la premisa que estos hechos que se discuten son reales. Que hay un tal CIR presentando ante la vieja CIDH un caso como el expuesto. La realidad esta siendo muy disputada ultimamente, mas de lo habitual.Te adelanto que como Medium te vas a morir de hambre. Has leido lo que te ha dado la gana detras de mis palabras. No obstante, es provocador. Interesante. "Omar hacerte el sueco te queda bien": Yo no me hago el Sueco, yo soy Sueco. Gustele a quien le guste y pesele a quien le pese. Cubano-Sueco. O Sueco-Cubano, si lo que estan buscando es una concesion."¿quien ha politizado hasta el ultimo detalle la vida de los cubanos?": Mucha gente. Menos mal. O tu querias seguir siendo una republica bananera por el resto de tus dias?"Le pides a las victimas buen compartamiento, reflexion y silencio para no molestar a los que llevan 60 años con la espuela, y ademas fiarse de sus estadistica": Vayamos por partes.- Yo no le pido nada a nadie en este caso. Yo condiciono mi apoyo (irrelevante si te apetece) a esta gestion y este grupo en particular (no a la causa de la integracion racial), a que la gente del CIR sean los que usen a la CIDH y no al reves. Que el balance sea a favor de la justicia social, y no de la agenda proimperialista de la CIDH. No me importa si los negros son de derecha, de izquierda, de arriba o de abajo, si lo que estan buscando es defender sus derechos. En que todos seamos juzgados por nuestro caracter y no por nuestro color de piel. Cuando uno apoya una causa justa como la de la integracion racial, no lo hace pidiendo a cambio que lo apoyen de vuelta. Si todos estos que aparecen sentados ahi son clones de Clarence Thomas, estan en su total derecho. Como yo estoy en el mio de no apoyarles. No por negros buscando justicia, sino por estarle haciendo el juego al poder detras de la OEA y la CIDH. Hay que esperar y ver como evoluciona la gestion. Los tiempos han estado cambiando en la OEA tambien. Despues de tanto cuero, no les quedaba mas remedio.- "no molestar a los que llevan 60 años con la espuela": Me parece que quien no quiere molestarlos eres tu, anonimo. Ya estos cruzaron el Rubicon. En cuanto a los holguineros, que decirte? El genio se asomo en Biran. Profundamente imperfecto. Pero era lo que habia. Bastante han hecho.- "ademas fiarse de sus estadistica": Fiarse de las estadisticas o no es tu opcion. Pero de hacerse publicas, tendras otra diana, una mas objetiva, donde apuntar tu ballesta. Pero a mi me parece que cosas como "De cierta manera", son muy autenticas, creibles. No te 'fias' de ella? "Chico haces lo mismo que los del cuento del infeliz enterrado hasta el cuello que con los dientes se defiende del leon y le gritan: ¡pelea limpio negro!": Yo creo entenderte. Y creo que tienes razon. Quisiera tener una manera mas efectiva de expresar mis preocupaciones. No estoy descalificando a la CIR ni a esta gestion de antemano. O no es esa mi intencion. Que la CIR use a la CIDH y no al reves. O que lo que haya de autentica justicia social en la CIR (que quiero que sea mucho) y en la CIDH (que temo que sea mas bien poco) prevalezca sobre lo que hay de proimperialismo y capitalismo jodido en la CIR (ojala que poco) y la CIDH (historia jodida la de esta gente). Es bien dificil. Recuerdo que en los comienzos de Estado de Sats, se enfatizaba aquello de la complejidad. Y si que lo es. Pero no le pidas a los guardianes del templo que bajen las armas porque la de tiburones que hay afuera es de temer. Y vendran a por todo, no lo dudes. Omar

Imagen de Anónimo

23/3/-14,38-POR ESO MISMO SE HIZO UNA REVOLUCION !!,La división de la sociedad entre blancos y negros era cuestión de  las clases sociales de alta "alrcurnia" algunos de los cuales comían harina y eruptaban carne de puerco,la raíz de todo estaba dado por las raíces peninsulares acaudalados,que arrastraban el odio y desprecio por sus antiguos esclavizados,me voy a a arriesgar a preguntarte ¿ vistes alguna vez un cura negro en Cuba ? No,verdad,la iglesia católica también era parte de ese racismo ¿sabes porqué? Recibían a feligreses negros,pero era por adoctrinarlos y competir o marginar las las religiones africanas,ese racismo y la división social,tenia un guardián en Cuba,y también me voy a arriesgar a decirte que se llamaba Díarío de la Marina.SR,DEJEME DECIRLE QUE DENTRO DEL "POPULACHO",LOS POBRES, ESE RACISMO NO EXISTÍA,nací y me crié en uno de barrios donde había muy pocos negro,mas que pocos poquisimos, y jamas ni nos enseñaron,ni había asomos de racismo, los " negritos" formaban parte de nuestros juegos,escuelas y diversiones APESAR DE QUE ERAN POCOS,jamas ni por asomo se discriminaban ni se les decía negros,formaban parte nuestra.Lo que pasa es sus " SE HIZO UNA REVOLUCION " y nos cazaron con la mentira y nos enseñaron o mas bien nos obligaron a vivir con ella,¿acaso los gérmenes que practicaban el racismo en Cuba no la abandonaron en las primeras oleadas y sucesivas oleadas de emigrantes?,pues si,¿entonces los propaladores de la igualdad social y racial,no se adueñaron de una sociedad social y racialmente prácticamente pura al 100% ? Pues,si también,para terminar te dejo una pregunta ¿ QUE PASO Y QUIENES SON LOS CULPABLES DE QUE EL RACISMO Y LA DIVISION SOCIAL DE UN ESTADO CASI VIRGEN Y PURO SE ACRECENTARA,SE ENRAIZARA HASTA CONVERTIRSE EN UNA PLAGA ANTISOCIAL Y RACIAL?,¿ACASO LOS PROPALADORES DE LA IGUALDAD,TAN CACAREADA HABIAN SOLTADO Y DESPOJADOS DE LOS LASTRES RACISTAS EN QUE SE HABIAN CRIADO?,Pues ¡¡no!!,ELLOS SIGEN SIENDO LA RAIZ BURGUESA Y CATOLICA JESUISTA,EN QUE SE CRIARON Y EN SUS GENES,QUE HAN TRASMITDO A SUS DECENDIENTES Y SECUACES, ESTÁ SEMBRADO EL CANCER DEL RACISMO EN CUBA¿ACASO TODO,TODO AL FINAL NO FUE UN GRAN ENGAÑO?///el bobo alipio*+

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.