Viernes, 14 de Diciembre de 2018
Última actualización: 10:55 CET
Economía

Se impone terminar con la doble moneda

La Habana. (EFE/LIBREMERCADO)

A pesar de los beneficios millonarios que aportaron las relaciones comerciales con el CAME y los abundantes créditos y proyectos de cooperación que Japón, España, Francia, Suecia, Argentina y otros países facilitaron en la década del 70, la ineficiencia del modelo cubano obligó al Gobierno a renegociar el pago de su deuda externa en 1982.

Agudizada por la pérdida de la subvenciones soviéticas y la Ley Torricelli, la ineficiencia devino crisis. Sin embargo, en lugar de emprender reformas se optó por medidas paliativas y coyunturales, de modo que en su esencia las bases del modelo totalitario no cambió. Entre esas medidas paliativas, en 1993 se despenalizó el dólar para asumir algunas funciones del peso cubano, originando con ello la segunda dualidad monetaria en nuestra historia. (La primera dualidad monetaria tuvo lugar durante el gobierno de José Miguel Gómez, en 1914, que creó el peso cubano, que circuló paralelo al dólar y con el mismo valor hasta 1959.)

Diez años después, entre otras razones para borrar la imagen negativa del billete del "enemigo", el Gobierno creó el peso convertible (CUC); le asignó un valor similar al dólar; las tiendas minoristas, que comercializaban en dólares, empezaron a hacerlo en CUC; se le impuso un gravamen de 10% al dólar y se revaluó la tasa de cambio del CUC en relación al dólar en 8%.

Aunque más tarde se retomó el valor inicial de uno por uno, se conservó el impuesto del 10%. Y en marzo de 2005 se fijó la tasa de cambio en 24 pesos cubanos (CUP) por cada peso convertible o dólar para la compra y 25 pesos cubanos para la venta.

La dualidad monetaria permitió evadir provisionalmente los cambios estructurales, pero aumentó las diferencias sociales. La inflación en los precios disminuyó el salario real y las pensiones; el mercado no existe o existe de forma marginal; mientras los precios topados y los subsidios a empresas ineficientes impactan negativamente en la producción. Ante ese cuadro, la unificación monetaria se alzó como una necesidad.

En 2011 la unificación monetaria formó parte de los Lineamientos aprobados en el VI Congreso del Partido Comunista (PCC). En 2013 se anunció un cronograma para su implementación. En 2016 se reconoció que su eliminación era impostergable. Y en diciembre de 2017 se aprobaron 100 políticas reducidas a ocho prioridades. La primera de ellas fue: acabar de resolver el ordenamiento monetario del país.

Se dijo entonces que más de 200 especialistas estaban trabajando en el tema; mientras el presidente Raúl Castro reconoció el 22 de diciembre pasado en la Asamblea Nacional del Poder Popular que "este asunto nos ha tomado demasiado tiempo y no puede dilatarse más su solución". En fin, que las reformas iniciadas en 2008, por su carácter tardío y subordinado a intereses políticos, no arrojaron los resultados esperados.

La unificación monetaria no resolverá la crisis, pero es una premisa de su solución, porque la dualidad impide a las empresas cambiar los CUP por otras monedas, debido a la sobrevaloración de la tasa de cambio oficial. Esto distorsiona todas las mediciones económicas, y a las empresas no les interesa desarrollar actividades en CUP, pues prefieren comercializar sus producciones en CUC.

La dualidad monetaria afecta a los exportadores, porque se contabiliza 1CUP por cada dólar de exportación ingresado. Y se desestimula la sustitución de importaciones, porque por cada dólar ahorrado la empresa recibe 1 CUP.

Con la dualidad monetaria, las ramas de más baja productividad y los salarios se mantienen en CUP, mientras que los segmentos dolarizados han creado una diferencia entre los trabajadores estatales con bajos salarios y los que acceden a otros ingresos como las remesas y contratos en el exterior de artistas, deportistas, trabajadores de la salud y otros.

En fin, que la dualidad monetaria constituye un freno para el crecimiento, para la eficiencia de la economía y para la equidad distributiva.

Diversidad de las tasas de cambios

A la dualidad se une la diversidad de tasas de cambio. Para la compraventa de alimentos entre los campesinos y los hoteles 1CUC es igual a 11CUP; para el pago a los trabajadores de la Zona del Mariel 1USD equivale a 10CUP; mientras que para los trabajadores contratados por empresas extranjeras 1USD equivale a 2CUP, y así sucesivamente. La tasa de cambio que emplean las empresas estatales, al decir del economista Pedro Monreal, es "la peor de todas".

Para que el CUP sea convertible, entre otros requisitos, hay que unificar la diversidad de tasas de cambio existentes respecto al CUC en el sector empresarial. Aunque al cambio de 24CUP por 1CUC, que es la tasa de CADECA, tampoco es real, tiene mayor fundamento que cualquiera de las otras empleadas. Entonces, una vez que el CUP se rija por una misma tasa de cambio para las empresas y la población se podrá sustituir al CUP.

El actual régimen monetario impide el perfeccionamiento empresarial por muchas razones. Dos de ellas son: la inestabilidad de la fuerza de trabajo que "emigra" en busca de mejoras salariales, como está ocurriendo ahora mismo con los maestros del sistema de enseñanza y los choferes de ómnibus, y las dificultades que genera para la medición del gasto de trabajo.

La devaluación tendrá impactos en el sector empresarial. De un lado, una parte considerable de los subsidios designados a las empresas ineficientes no tendrían lugar y el presupuesto captaría ingresos derivados de la rentabilidad de las empresas. De otro lado se incrementaría el valor en CUP del componente importado de las inversiones presupuestadas y elevaría el monto de los subsidios a productos alimenticios importados que el Estado vende a la población.

Ocurre, con la tasa de cambio, lo mismo que sucede con casi todo lo que se hace de forma revolucionaria. Bastó una decisión gubernamental para implantar la dolarización y otra para sustituir dólar por el CUC; pero para reconstruir lo que se destruyó, no basta una decisión administrativa. Destruir es simple, construir es complejo. Ahora se requiere corregir todo lo que se tergiversó. Para ello el Gobierno carece de capacidad para resolver ese proceso, mucho menos en el estado de deterioro de la economía, con grandes restricciones del financiamiento externo y de los desequilibrios monetarios existentes.

Por último, la sociedad es un organismo complejo, un sistema. Cualquier alteración en uno de sus componentes obliga a tener en cuenta el impacto a tener en el resto de los elementos del sistema. Lo que se hizo con un decreto-ley (introducir la dualidad monetaria), no se puede restituir con otro.

La unificación de las monedas y de las tasas cambiarias tienen y tendrán un efecto global en la sociedad cubana: los subsidios, la libreta de abastecimiento, los precios, los salarios, las pensiones, las libertades económicas y muchos factores más forman parte de la solución y ello implica una reforma estructural.

17 comentarios

Imagen de Anónimo

Solución del problema monetario: que se acabe la dictadura, que Cuba sea libre y que el peso vuelva a estar a la par con el USD y que ambas vuelvan a circular sin dificultades. 

Imagen de Anónimo

De qué moneda están hablando? En Cuba no hay moneda alguna, porque lo único que valen en esos papelitos de colores es la impresión. El valor de cambio es el hueco de un colador y se sale perdiendo. Al Cubano de a pie sencillamente lo esclavizan, porque nunca le han pagado por su sudor y sufrimiento; los “chavitos” del “Monopolio” tienen valor; el CUC o el peso corriente no son nada. 

Imagen de Anónimo

18,52/Pues claro que si ¿ tu lo dudas ? Los camorreros dicen que fuera de Cuba hay dos y medio de guasano que los mantienen a ellos,lo dicen de una forma muy convencidos y orgullosos,con sonrisa sarcástica incluida,///el bobo alipio*+

Imagen de Anónimo

¿Y quién va a financiar el cambio ficticio de moneda convertible, por una moneda carente de validez real como la qué quede? ¿el exilio también?

Imagen de Anónimo

Y por qué no cumplen el sueño del Che Guevara y eliminan TODAS las monedas?...

Imagen de Anónimo

Por orientacion del Empedrao en 1998 Chavez mete el control cambiario, el bolivar estaba a 500 y algo por un dolar, en el 2008 se monto a los elementos y Chavez le quito 3 ceros, hoy Marzo 22 / 2018 esta a 231,334.02 en el cambio paralelo (cambio real) y Maduro ordena quitarle 3 ceros mas; si le sumamos los 3 ceros que quito Chavez y no restamos los que quita Maduro, para comprar un dolar se hubieran nesecitado 231,334,000,02.. Da igual que sumen o resten ceros, la inflacion seguira al galope y el poder de compra disminuyendo, el sueldo minimo anda por 1,300 000.00, tomarse un cafe en la calle ah0ra cuesta 100,000.00 bolivares, cuando le quiten los ceros te costara 100 pero el sueldo minimo te bajara 1,300.00; es el mismo perro con diferente collar, la gente seguira comiendo candela.  Tienen de asesores economicos la flor y nata de los rastrojos de la izquerda del mundo 'mundial' y como refuerzo algunos economistas del patio que son arregladores de entuertos de barberia.

Imagen de Anónimo

Pero yo sigo diciendo,que todo terminará pasándole factura al pueblo cubano y sobre todo al cuemtapropismo y al campesino que a lo largo de los años ha trabajado como un burro,pero con inteligencia sembrando lo que le aportaba mas rentabilidad, ¿En que me baso?,el camorrero mayor dejo bien claro que el pueblo de Cuba era un pueblo de pobres. Además el poder económico trae aspiraciones políticas,máxime en este país donde tomando la distribución económica.como bandera, terminaran arruinando a todos,por supuesto menos a la crápula en el poder,experiencias las hay,el primer cambio de moneda en los sesenta sabemos lo que hicieron,y estoy de acuerdo con lo que esta haciendo los que están sacando el dinero fuerte de Cuba, por lo menos tendrán un capital asegurado y esperar a ver que pasa dentro de unos años,ahora/temerlo en casa se exponen a que cuando lo lleven al banco tengan que justificar su procedencia,y estoy mas que seguro que la unificación de la moneda traerá aparejado la emisión de una nueva moneda,partiendo de la baja calidad del papel actual y la casi toal ausencia de medidas de seguridad que tienen,se está hablando de que el el peso cubano tiene que tener valor de cambio y respaldo internacional,como cualquier otra moneda del mundo,por lo tanto el peso actual carece de ellas tanto de respaldo como de calidad del papel moneda,fijense el deterioro del billete por ejemplo de valores vajos como el de cinco,diez y veinte pesos el deterioro que presentan con el uso continuando, ahora bien todas las lucubraciones que hacemos,son eso,puesto que la camorra también tiene en cuenta, no solo el valor economico,también monitorea las corrientes de opiniones del pueblo, preguntarle a los trabajadores bancarios es por gusto,porque este asunto más que económico es de seguridad nacional.///el bobo alipio*+ 23/3/18:8,00 pm 

Imagen de Anónimo

¡Y la doble cara cuándo...?

Imagen de Pedro Benitez

Interesante el artículo.  Aunque las exportaciones e importaciones de la junta militar den uno que otro traspié con la unificación de la moneda, son los subsidios el verdadero factor desestabilizador en una posible unificación.  Digo posible, porque la junta militar difícilmente cumple con el marco de tiempo que ellos mismos establecen.  La doble moneda representa beneficios para la disfuncional economía cubana.  Uno de los beneficios tiene que ver con la liquidez que recibe el totalitarismo en acaparar las divisivas puntualmente.  La doble moneda también brinda un camuflaje sobre cualquier inflación que produce la disfuncional economía cubana.  Aunque es casi imposible realizar un análisis de la elasticidad de la demanda por las diferencias de precios en diferentes regiones y en los diferentes mercados, me temo que la unificación monetaria puede exponer los altos niveles de inflación para los cubanos de muy pocos recursos.  Una crisis inflacionaria que haga contraer el Producto Interno Bruto drásticamente puede destapar la inflación en todos los subsidios miserables que recibe el pueblo, tocando al  transporte, la bodega, las medicinas, la electricidad y cuidado no saquen más dinero con la poca agua potable que recibe la Habana y ajusten los impuestos pa’rriba  para combatir la inflación.  En un ambiente donde Venezuela cuelga de un hilo, la corrupción que emana de la junta militar está en alza, y la desmoralización que reciben los octogenarios corruptos en el escenario internacional por gracia y obra de Rosa María Payá, son todas fuerzas desestabilizadoras.  En ausencia de un punto de equilibrio estable entre la oferta y la demanda de los productos básicos, cualquier cosa puede pasar.              

Imagen de Anónimo

// Hmmmmm...  // - - - - -¿Consejitos, medio amistosos, al sistema para que tenga menos problemas?  - - - - -Lo únicos dos problemas, tremendamente serios, que le veo a la tremendamente abusiva "dualidad monetaria" son mencionados en el artículo solo como de pasada: - - - - -"... se conservó el impuesto del 10%" (al dólar). - - - - -Ese es el objetivo fundamental de establecer el CUC. Sacar de circulación lo más posible el dólar y ellos embolsárselo para manicharlo, porque ese sí vale para todo en el extranjero. Luego las tiendas venden en CUC, con tajada en los precios más la tajada inicial del 10%. - - - - -"... y los subsidios a empresas ineficientes impactan negativamente en la producción".  - - - - -¡Una manera de multiplicarle por 25 los ingresos a las empresas "estatales" (o sea, las que son propiedad del clan del régimen)! Ese ingreso extra artificial de 2400% sale del endeudamiento nacional y de las tajadas anteriores. - - - - -Ta difícil que se dispongan a eliminar, o cambiar mucho, estos "problemas".

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.