Miércoles, 19 de Diciembre de 2018
Última actualización: 02:13 CET
Sociedad

Hacerse santo en Cuba hoy

Danza de Ochún, La Habana. (PINTEREST)

La religión yoruba, traída a Cuba en los siglos XVI y XVII por los negros esclavos de África, se arraigó tanto en la Isla que ha llegado hasta nuestros días como una de las más practicadas. A pesar de provenir del sector más empobrecido de la población, hoy es la religión más cara en nuestro país.

"Es la más cara", confirma Raúl Pedro Núñez, residente en La Lisa, quien tuvo que hacerse santo por problemas de salud y dice que le costó "un ojo de la cara".

"Mi padre tenía hecho santo, desde niño", cuenta Raúl Pedro. "Me contaba que antes la filosofía Ifá de la religión yoruba era otra cosa. No estaba mercantilizada como hoy, era más espiritual. Pero ahora todo es dinero y cualquiera es babalao. Hoy, desde la primera consulta al tablero de Orula, le dictaminan al ahijado que debe coger el santo y que tiene camino de Ifá, que consiste en hacerse babalao. Un título que antes era solo para elegidos".

Según Norberto, un viejo babalao de La Lisa, existen varios escalones espirituales que deben recorrerse para llegar a ser sacerdote de Ifá. Con su explicación, podemos darnos cuenta del costo total de hacerse babalao.

"Primero están los remedios para combatir el osobbo o pérdida. Los más comunes son el sarayeyé y el ebbó, que pueden oscilar entre 30 y 150 pesos, el primero con yerbas, manteca de cacao, de corojo y maíz, y con un jio jio o pollito. El ebbó se realiza con un pollo grande y con los rezos de las 150 órdenes o letras de Ifá. Luego están los guerreros, que cuestan 50 CUC, 1.200 CUP, y requiere la compra de los atributos a las cuatro deidades guerreras: Shangó, Osain, Oggún y Ochosi, junto al sacrificio de aves. Luego viene la mano de Orula, llamado para las mujeres el ikofá, una ceremonia que dura tres días y también conlleva la compra de pollos, gallinas y gallos, múltiples atributos, iconos, yerbas y accesorios, más la suma de 75 CUC".

Luego de estos rituales, el practicante está listo para hacerse santo. La ceremonia, que dura cinco días, tiene un costo que se eleva en dependencia del santo.

Los más caros son Babalú Ayé y Ochosi, que oscilan entre los 15.000 y los 17.000 CUC", explica Norberto.

Todos los santos exigen sacrificios de animales: chivos, gallinas, gallos, pollos, palomas, jicoteas, además de la compra de los múltiples enseres y atributos.

Por último, queda el sacerdocio de Ifá, una ceremonia que Norberto describe como "más cara todavía y de mayor duración".

Raúl Pedro Núñez cuenta que no quiso continuar el camino de su padre y se deshizo de los santos.

"Comencé a cuestionar a los babalaos de hoy, porque antes era lo que el ahijado pudiera aportar, pero hoy es una tarifa fija. Además, cada persona que va a una consulta sale con la misma receta: debe hacerse santo y tiene camino de Ifá, que es lo más caro y la mayoría no lo puede costear".

Para Raúl Pedro, las personas que se hacen santo hoy son las que pueden económicamente. Incluye en su lista a extranjeros, cubanos que reciben remesas de familiares fuera del país, artistas y deportistas de alto rendimiento y, por último, los funcionarios del Gobierno.

"Esos, casi todos tienen sus hierros", asegura. "Porque en esos puestos hay una lucha de poder muy grande".

Para el pueblo es muy difícil llegar a la suma que se requiere para realizar la ceremonia.

"La gente hace sacrificios enormes para pagar y acopiar tantos animales, tanto metal, madera y yeso", concluye Raúl Pedro.

Esta opinión es compartida por Hilaria, de Jaimanitas, quien practicó durante mucho tiempo esa religión.

"Eran todos los meses dinero para la consulta, dinero para las limpiezas, dinero para mantener a los santos con frutas, confituras, sacrificios de animales, flores, tabaco, aguardiente. Además, la costosa fiesta del santo".

Hilaria agradece haber cambiado su fe al cristianismo.

"Gracias a Dios me libré de todo eso, por la fe en Cristo Jesús, que me quitó todos los vicios, hizo que funcionara mi matrimonio y enderezó a mis hijos, que iban por mal camino", asegura.

Joaquín Bustamante, pescador y buzo, antiguo practicante de la religión yoruba, la compara con el castrismo.

"Se parecen mucho. Exigen demasiada ofrenda, entrega y sacrificio, y al final no resuelven absolutamente nada".

14 comentarios

Imagen de Anónimo

Bueno al parecer Soy el único babalawo que se asomó en esta publicación o el unico que se a atrevido a escribir su opinión al respecto. Seré breve pues no me gustan los debates de indole religioso y menos politicos. Primero que nada a diferencia de los que me antecedieron no voy a criticar religion alguna cada quien es libre de creer y profesar lo que desee, pero si voy a hacerle una valida aclaración.... no existen malas religiones sino malos religiosos... y eso le sirve parejo a todas. Asi que por favor respeten y dediquence a señalar y mencionar a aquellos que ustedes sepan que estafan a las personas mas necesitadas en ves de criticar lo que desconocen. Bendiciones para todos que DIOS si DIOS los apare y los proteja porque nosotros si podemos decir DIOS y visitar cualquier iglesia sin realizar criticas infundadas de mala fe. Gracias

Imagen de Anónimo

La misma corrupcion y robo que en las demas religiones, donde los pastores viven con lujos que se compran de las donaciones de los ilusos creyentes, en su mayoria pobres. La religion toda ha sido desvirtuada. Lo que da es pena con los pobres animales que sacrifican. Cuba tiene una mala energia por tanta sangre vertida. Nada mas hay que caminar por las calles y sentir el hedor a animal muerto... eso nada bueno trae... 

Imagen de Anónimo

Y eso.es un negozio en cuba se hacen santo.jineteras.chulos.musicos.deportistas.y los yimbes del gobierno.gerentes.yo conoci a un.jineta que le dijeron que.no podia jinetear se iba a la disco del comodoro vestia de santo una le pregunto no.podes coger sereno y ella dijo yo pAgue el permiso.

Imagen de Anónimo

Ignorancia y atraso y vida para los vividores. Yo tenía una vecina que tenía santo y decía que no podía beber ron y todos los fines de semana bebía jajaja

Imagen de Anónimo

Da pena ver la ignorancia en la que está cayendo el cubano. Encima de eso religiones de sacrificios de Animales como en los tiempos del cromagnon. Y el gobierno y las instituciones culturales y educativas contenta con ver a los esclavos cada día más ignorantes. 

Imagen de Anónimo

Santos ..Guerreros!? Que Dios los coja confesados! Cuando fue que los yorubas africanos los llamaron santos? Ignorancia y atraso en pleno siglo XXI.

Imagen de Anónimo

Viva cristo rey es solo lo que nesecitas decir y veras que todo se resuelve.        Montelongo

Imagen de Anónimo

Soy cubano pero nada que ver con la santeria. Nunca entendi en que podia ayudarlo a uno tener unos mueblecitos, feos y desagradables llenos de comidas que se hechaban a perder al lado de caracoles, clavos y herraduras oxidadas, custodiado por unas muñecas horribles pintadas de negro y vestidas de guinga. Para no hablar de una persona al lado tuyo dandote yerbazos y hechandote en la cara un humo apestoso ligado con aliento de aguardiente del malo. A total nonsense

Imagen de Anónimo

que esta pasando en Diario de Cuba?????....estan publicando porqueria!!!...este articulo no aporta nada!!!....hace anos que la santeria es un negocio...lo mismo en cuba que en miami que en espana que donde quiera que este un cubano...en cuba es mucho mas cara pues conseguir los atributos encarece hacerse santo...que tonteria de articulo!!!!

Imagen de Anónimo

Por eso Cuba esta como esta,por la ignorancia y el atraso mental que genera la diabolica santeria y todos sus repugnantes componentes.

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.