Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:03 CET.
SOCIEDAD

Noel Díaz, el hombre que sus diez mujeres han convertido en una leyenda en Viñales

Noel Díaz es un campesino que vive en Viñales, Pinar del Río. El trabajo en su finca ecológica lo ha hecho popular en la comunidad, pero estos días trasciende en la prensa independiente no precisamente por su trabajo agrícola, sino porque convive y mantiene relaciones sexuales con diez mujeres, con la anuencia de su legítima esposa.

Según un reportaje de El Toque, hasta que se casó, Díaz tuvo más de siete parejas a la vez. Luego quiso "ser el hombre ideal, tener el amor perfecto", pero su "hiperactividad sexual"  —atribuida a un priapismo que los doctores no pueden remediar— no se lo permitió.

El padecimiento mantiene erecto el pene, sin embargo, en la mayoría de los casos esta condición no responde al deseo o la estimulación, incluso hay ausencia de apetito sexual en quienes lo padecen. El de Díaz parece una excepción.

Según sus propias declaraciones llevaba rato saciando su apetito erótico con animales cuando le hizo saber a su esposa —hace 20 años—que necesitaba de más de una mujer para satisfacerse plenamente.

Su compañera lo dejó seis veces después de aquello, sin embargo, al final entendió (o se resignó a entender) y asimiló que Díaz trajera a sus vidas a otras nueve mujeres y se convirtiera "en una especie de leyenda rural porque fundó una familia de todas las formas en que no se funda una familia en esta Isla".

Xiomara, Dusnay, Maidelyn, Yojara, Rebeka, Ana Laura, Mariselis, lsabela, Marielis y Débora se conocen y relacionan entre sí. Casi todas tienen entre 28 y 40 años de edad y llevan más de una década al lado de Díaz.

De acuerdo con el reporte del medio, cada una de las mujeres tiene vivienda propia, pero coinciden bastante en la casa principal, en los campos de Viñales. Diariamente, al caer la noche, el "enfermo" tiene uno, dos, tres orgasmos, y aun así no queda contento.

Con la ayuda de sus mujeres se dedicó a llenar de tabaco, café, yuca, malanga, aguacate, mamey, plátano… las 38 hectáreas de tierra que heredó Díaz. Algunas de ellas van a lavar, limpiar, cocinar, sembrar, atender a los visitantes, ya sean turistas o vecinos. No hay más trabajadores que las mujeres.

La finca del mulato es un ejemplo comunitario, ampliamente reconocido por la sociedad, donde hasta hace relativamente poco no tenían ni corriente eléctrica, señala El Toque.

Díaz asegura que complace a sus diez mujeres más allá del sexo, porque —insiste— aprendió a pensar como ellas.

"La mayoría de los hombres desconoce lo que quiere una mujer", pero él asegura que nació con "el don de leer los instintos femeninos, de saber dónde y cómo tocar y qué palabras decir para hacerlas felices".

Afirma que no las besa ni acaricia públicamente y las trata a todas por igual. Delante de la gente, ninguna pasaría por su mujer. Es una forma de no herirlas y "encantarles", dice.

Ana Laura, por ejemplo, no pudo comenzar una relación con Noel hasta que tuvo 18 años porque para él "las menores están prohibidas".

Hoy tiene con 24 años y siete meses de embarazo, su segundo hijo: "No cambiaría mi relación con él por nada en este mundo. A su lado me siento realizada. Fue mi primer hombre y espero que el dueño del resto de mis días. Es más que el padre de mis hijos o mi marido, es mi amigo, mi hermano, mi padre, mi apoyo, mi fuerza y la razón de mi vida. En él encontré todo lo que una mujer pudiera desear: el hombre que te estremece cuando habla, el que es capaz de llenarte los días de alegría con un pequeño gesto, el que siempre está pendiente de los detalles", declara.

La joven defiende que Noel solo la ha llevado por buen camino con sus consejos y experiencia. "Una vez que lo conoces no quieres dejarlo jamás. Mi familia lo rechazó hasta que vieron cómo era y ahora lo quieren tanto como a mí. Se ganó el cariño y el respeto de todos", añade.

"Mi hija mayor tiene 22 años y aún no me ha visto en el más mínimo roce con ninguna de mis esposas. Los más pequeños, que tienen dos y tres años, piden permiso para hablar y se sorprenden cuando alguien se besa en la calle o en televisión porque son cosas que en su hogar no ven", dice por su parte el propio Noel Díaz.

Díaz tiene 19 hijos y está esperando tres más. Mantiene por completo solo a 12 niños y del resto se encarga con sus mujeres económicamente independientes.

Trabaja duro para ellos y argumenta que no quiere para ellos una infancia dura como la suya, así que los educa "para que no se llenen de riquezas por fuera y olviden los valores de adentro". Para que sean responsables. Para que "sepan dar paz y andar con orgullo".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 20 ]

Imagen de Anónimo

Mira que hay envidiosos aquí...

Imagen de Anónimo

Y a este pobre infeliz nadie le enseño lo que es una yuca? No hacen falta diez mujeres para eso, con una sola mujer y nueve yucas diarias creo que pudiera manejar su problema bastante bien, digo yo.

Imagen de Anónimo

Se habla de que estuvo con animales pero seguro que tambien con maricones porque en Pinar hay bastantes y es mejor el culo de un maricon que una yegua.

Imagen de Anónimo

Tener una finca y 10 pinareñas debe ser un vacilón, pero cómo será q este cacique puede bregar con 10 suegras, si yo con una a veces no sé qué voy a hacer.Machete

Imagen de Anónimo

Noel, la macandabia insaciable...

Imagen de Anónimo

Todos queremos saber que dice el moco pegao, esperamos su opinión 

Imagen de Anónimo

Cuando no son noticia las 'elecciones' sino las erecciones de Noel, el semental de Viñales, hablamos de un país cloaca.

Imagen de Anónimo

Q desastresi multiplicas 1x 10 x 5= 50 pronto verán esa cantidad en el consultorio del SIDA.

Imagen de Anónimo

De esta historia lo que más me ha sorprendido es lo de las 38 ha. de tierra ¿Las heredó o se las dieron por ser "Trabajador vanguardia"? 

Imagen de Anónimo

Me da pena romper el encanto de la fantasía pinareña pero la realidad es que el régimen no colabora…El autor del escrito nos da un dato para demostrarnos que su historia es fantasiosa…Nadie en Cuba hereda 38 hectáreas de tierra porque así lo quiso F. Castro  con su reforma agraria.  El dueño entonces de la finca tendría que tener 38 hijos trabajando en su finca…(O sea Castro le permitía tener solo 1 hectarea por hijo)…El resto Castro se lo robaba….

Importante: Cualquier utilización del sitio significa conformidad con los términos y condiciones de uso.