Martes, 19 de Septiembre de 2017
14:38 CEST.
RELACIONES CUBA-EEUU

Un prófugo de la Justicia de EEUU refugiado en Cuba dice que La Habana no lo extraditará

El prófugo Ishmael Muslim Ali, condenado por la Justicia de EEUU y en la lista de los más buscados del FBI, vive desde hace 30 años en Cuba y afirma que no tiene ninguna preocupación porque La Habana lo extradite.

En entrevista telefónica con The New York Times (TNYT), dijo que el régimen "quiere que se respete su soberanía. No va a dejar que nadie lo intimide".

"Estoy seguro de que las autoridades cubanas no me van a devolver. Después de todo la postura de Trump es un retorno a la vieja animosidad de la Guerra Fría que endureció aún más las posiciones del Gobierno cubano", afirmó el estadounidense de 69 años.

El pasado mes de junio, el presidente de EEUU, Donald Trump, dio un giro en la política hacia La Habana, y entre otros reclamos, pidió la extradición de los presos de EEUU refugiados en la Isla.

Según contabiliza TNYT, habría alrededor de 70 prófugos estadounidenses en Cuba, incluida Joanne Chesimard, buscada por escapar de la cárcel mientras cumplía cadena perpetua por el asesinato de un policía estatal de Nueva Jersey.

Ali, por su parte, durante las tres décadas que ha vivido en la Isla, se casó dos veces, tiene hijos, se dedicó a dar clases de inglés y trabajó como traductor.

El prófugo, que continúa en la lista de los más buscados del FBI, secuestró un vuelo de American Airlines y lo hizo aterrizar en La Habana para escapar de múltiples penas de cadena perpetua por el asesinato de ocho personas en 1972.

La historia comenzó el 6 de septiembre de 1972, en St. Croix, Islas Vírgenes, cuando cinco individuos enmascarados mataron a ocho personas en el campo de golf de Fountain Valley. Ali fue identificado como el líder de este grupo.

Los cinco fueron juzgados en un proceso que tardó menos de un año y, finalmente, todos fueron condenados a ocho penas de cadena perpetua consecutivas, más 90 años. Fueron enviados a prisiones en los Estados Unidos continentales, donde hoy tres de ellos permanecen (el cuarto falleció en 1998).

A pesar de sus proclamaciones de inocencia, la condena de Ali fue ratificada en la apelación y muchos afirman que fue justificada.

"Proclamar su inocencia es ridículo", dijo Jeffrey Resnick, fiscal principal en St. Croix, quien recordó que había una abrumadora evidencia forense y la identificación de testigos y confesiones de culpabilidad del propio Ali.

"No hay duda de que lo hicieron", sostuvo el fiscal.

Después de ser condenado, y luego de una década en prisión, Ali logró escaparse tras imponer una demanda civil y presentarse en un tribunal de St. Croix. Cuando lo trasladaba desde allí a Nueva York, en la víspera de año nuevo de 1984, secuestró un avión de pasajeros de American Airlines.

Ali fue al baño varias veces durante el vuelo, quejándose de dolores de estómago. En su última visita al baño, salió con una pistola (nunca ha dicho cómo la consiguió).

Luego tomó el avión y lo obligó a aterrizar en La Habana. Tras el aterrizaje, fue detenido. Las autoridades cubanas lo condenaron a diez años de cárcel por el secuestro, de los que cumplió solo siete por buena conducta. Después, consiguió asilo en la Isla.

"Tengo una vida tranquila. No puedo quejarme. Estoy muy agradecido con el Gobierno y con el pueblo cubano por la forma en que me han tratado", concluyó Ali.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Y estoy de acuerdo en que se queden allá. Ese es el peor castigo, vigiladitos por el CDR, con su cuota miserable de la libreta, los apagones, la falta de transporte y si han tenido hijos los estarán viendo locos por irse de Cuba, como le paso a uno que término regresando voluntariamente y entregándose a la justicia americana, ahora esta preso aquí en EEUU pero los hijos libres en este país, ya el saldrá y estará libre también. Pero los que están en Cuba, esos están más que presos en una cárcel grande, pocos recursos y pocos derechos, que sigan agradeciendo y que lo disfruten. Al menos acá no los tenemos que mantener. 

Imagen de Anónimo

Pues que goce lo que le queda de libertad. Todo se acaba en la vida y nunca se sabe las vueltas que dé la vida, jajajaja!!!

Imagen de Cubanón Regusanón

Ese r´´egimen continuar´´a siendo reugio de terroristas y asesinos por muchos años si no es que cae antes. est´´a en su esencia desde el inicio de todo  esto. Ellos mismos, propiamente, han sido terroristas toda la vida.

Imagen de Anónimo

Pues pronto serás extraditado. Tenlo por seguro. Ya a la triste y cruel dictadura de los Castros le queda poco en Cuba. El efecto de la naturaleza es implacable con todos y los Castros y su régimen, aunque ellos crean que son eternos. Y lo vemos en Venezuela. Cuando muere el líder que aglutina a las fuerzas represoras, los herederos se matan a cuchilladas por alcanzar el poder. Ya lo vemos en Venezuela con las peleas entre Masburro Monjo y Diospalo Sinpelo que por delante se quieren, pero por detrás se apuñalan sin piedad. Cuando muera Raulina Pomarrosa Dilatada, los primos y hermanos por delante aparentarán que son uno solo, pero por detrás se van a comer a mordidas y ahí se resquebrajará la mierda de sistema que desgobierna en Cuba y luego vendrá la institucionalización y LA DEPORTACIÓN DE ESTE HIJOEPUTA y los demás que Cuba protege actualmente!!! Así que disfruta lo que te queda de "libertad" que es poca y te espera la justicia americana!!!

Imagen de Anónimo

Ano 15:31 CEST:Pero en Cuba quedan muchísimos más delincuentes que los que dices hay en Miami, empezando por tí, un hijo de puta ciberesbirro entrenado por la gestapo de la familia Castro y esa familia en sí, desde Raúl Castro hasta el último malparido por nacer, qué te parece, chivato? 

Imagen de Anónimo

Cuba siempre tuvo deferencia con todo lo que oliera a terrorismo internacional. Ej. Tupamaros, senderistas, montoneros, etc. 

Imagen de Anónimo

Posada carriles si es un asesino.

Imagen de Anónimo

Donde estara el personaje que mato a un recluta de SMO para llevarse una lancha del puerto del Mariel?. Y donde estaran los que mataron a dos tripulantes de un barco de pesca de Caibarien para irse para USA?.

Imagen de Anónimo

A/9/7/16,53 Es muy infantil el cuento que nos hicieron con el avión de Barbados,¿de donde venía ese avión que traía dos tripulaciones?, en todos los vuelos de cubana viajaba un seguroso¿, como fue que pudieron pasar la bomba por escarnet del aeropuerto? Y al final ¿porque barba truco,hoy comandante ceniza,no pidió ayuda a los rusos para sacar el avión y someterlo a un examen internacional?como nos cazaron con la mentira y nos obligaron a vivir con ella,y nosotros teníamos que creer todas las parafernarias que inventaba el todo poderoso sr que nos tupia, sin tener otro medio de informacion donde leer o escuchar otra opinión,nos embutieron como chorizos sin remedio a dar o preguntar otra opinión, ellos nunca pensaron que los medios de comunicación se globalizaran de la forma en que ha llegado hoy y al final las mentiras siguen y seguirán teniendo las patas cortas///el bobo alipio*+ 

Imagen de Anónimo

Desgraciadamente al Máximo Asesino que asesinó al país y mandó a poner la dinamita, que no bomba, en el compartimento de los equipajes del avión de Cubana de Barbados, donde sólo entraba la gente del G2, ya es Máximo Cenizas y no se puede extraditar. Fidel Castro, el autor del crímen de Barbados murió sin que la justicia lo condenara. Es de ignorante, a esta altura, con todas las evidencias que hay, seguir mostrando, con cerebrito de rata estercolera lavado por la propaganda goebbeliana cubana, la misma cantaleta. Hoy se sabe que el criminal de Barbados, repito, fue, es, será, Fidel Castro Ruz, asesinato en masa cometido por medio del MININT. Con ellos cumplió entonces dos objetivos: desviar la noticia de la entrada de tropas militares cubanas en África y echarle peste al exilio, siempre triunfador. Pero las pruebas no engañan.