Miércoles, 23 de Agosto de 2017
02:02 CEST.
Cuba después de Fidel

Elecciones sin Fidel: delegados, ¿y después?

Serán las primeras elecciones con la oposición en pleno. De paso, como por azar, también serán las primeras elecciones sin Fidel. Incluso sin el parteaguas simbólico del último noviembre serían las primeras elecciones sin Fidel, porque finalmente se eclipsa la generación de la guerrilla. Ya no son presidenciables. Ya realizan el traspaso forzoso.

Que la oposición concurra en pleno, aunque novedad, ni siquiera garantiza decisivamente la construcción de una democracia cubana. Es un síntoma, eso sí, de vitalidad cívica. Pero los candidatos solo podrían llegar, con fortuna, a las asambleas municipales. El resto del edificio seguirá intocado mientras se mantengan, oscuras y omnímodas, las comisiones de candidatura que hacen el trabajo del Partido Comunista (PCC) sin que el PCC aparezca. Esa es la piedra de toque de un sistema electoral que simula participación y la permite en el primer escalón.

Estas serán las primeras elecciones sin Fidel y van en busca de una brecha: la grieta de la participación. Con las asambleas municipales al alcance de la mano, la oposición ha asumido que vale la pena estar ahí.

La decisión de ir al escrutinio también tiene detractores. Algunos piensan que participar en desventaja implica jugar la partida de otro, hacer la comparsa del sistema. Otros confían en el efecto de participar. El efecto aquí parece un fetiche.

Quizás la oposición ahora mismo esté desperdiciando un momento preliminar, un anticipo del rumbo que tomarán estas primeras elecciones sin Fidel. Por estos días los delegados que algunos opositores aspiran a sustituir "rinden cuentas" a sus electores, en plan de justificar su gestión, bajo el lema tácito del Poder Popular: "No hay soluciones, pero sí tenemos respuestas para todos". Si van a jugar ahí, no pueden ignorar las reglas de la partida. Si van a las elecciones deben conocer, con fines de perfilar el programa, qué respuestas puntuales, qué eventos comunitarios están desconectados de las soluciones. Atender a la rendición, pedir las razonables cuentas, debió figurar al principio de todo.

Julio Aleaga Pesant, miembro de la secretaría ejecutiva del movimiento Candidatos por el Cambio, dijo a DDC que si bien "las instituciones oficiales son agentes de 'no cambio', en ellas hay ciudadanos que apuestan por el cambio gradual, con gobernabilidad y de la Ley a la Ley". Falta ver, no que esos ciudadanos existan, sino cómo harán visible la "apuesta" que dice Aleaga. Falta ver cómo se articulará la cooperación con esos ciudadanos, qué papel desempeñarán en un escenario que empieza a remover sus resortes de participación. Sobre todo porque transcurren tiempos de tempestad sorda: lluvia sin truenos, presión sin alboroto.

Candidatos por el Cambio se propone usar "las estructuras de base del Estado cubano" para "promover la democracia", según el programa que declara en su sitio web. Además, y como síntoma interesante de un movimiento que se presenta estrictamente cívico, declara su vocación "apartidista". Este grupo envió en 2015 una propuesta de modificación a la Ley Electoral que fue desoída por la Asamblea Nacional del Poder Popular. Ahora usará la ley tal cual existe.

En la misma línea de Candidatos por el Cambio, otros grupos participarán de las primeras elecciones sin Fidel. Bajo un signo común, Somos+ y #Otro18 intentarán al menos la nominación. La reacción gubernamental está prevista: biografías peyorativas de los candidatos opositores, disuasión de los electores, procesos judiciales inhabilitantes ―recurso usado, con bastante anticipación, contra Eliécer Ávila―. La represión contra el proyecto Candidatos por el Cambio ha sido "como es contra todas las visiones democráticas y modernizadoras de la Isla", dijo con parquedad Aleaga a este diario.

En caso de ser electos, este sería, a juicio suyo, el papel de los delegados de oposición: "Participar en la construcción del buen gobierno y el consenso político. Luchar contra la corrupción. Devolver la honestidad y la decencia a la política nacional. Mejorar el nivel de vida de la población a partir de la resolución de los problemas de la comunidad".

Aleaga describe generalidades estratégicas. El rumbo táctico parece menos evidente, acaso porque será circunstancial. Al delegado se le concibe, desde los presupuestos del sistema, una mediación débil entre la comunidad y los burócratas. Es la piedra filosofal que intenta salvar las apariencias de democracia.

Si las asambleas municipales devendrán una nueva liza política, un campo de batalla ideológico inesperado, ese escenario posterior a las primeras elecciones sin Fidel sigue presentándose vago. Quizás en el empeño de llegar, fatigados por el esfuerzo mental, nadie cuenta todavía lo que supone qué hará ahí.

 


En una primera versión de este artículo, se publicó que la organización Cuba Decide buscaba nominar candidatos independientes a las "elecciones" castristas cuando esto es erróneo. Cuba Decide propone la realización de un plebiscito vinculante para iniciar una transición a la democracia.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Y proponerse un plebiscito vinculante —que sólo puede convocar la Asamblea Nacional— es como proponerse ir a caballo a la luna.

Imagen de Anónimo

No hay oposición en pleno, sino grupos de intereses, cada cual por su lado. Y el sistema electoral cubano solo permite una estrategia opositora en las elecciones municipales (colar delegados en ellas, que tendrán que arrear como antes) y otra en las elecciones generales (anular la boleta o dejarla en blanco). Pero toda esta rumba electoral está condenada de antemano al fracaso, porque todos los grupos interesados están haciendo campaña por los medios afuera, en vez de hacerla suavecito en los barrios, casa por casa, y sin dárselas de salvadores de la patria.

Imagen de Anónimo

Toda Esta PARAFERNALIA,,,,,para Eso mismo,,,NO DECIR NADA,,,,,SI Serán Las Primeras Elecciones SIN FIDEL VIVO,,,,,,PERO CON UN RAUL Y UN RAULISMO,,,,,Tan o MAS CRUEL Y REPRESIVO QUE EL PROPIO FIDEL,,,,, Entonces La SUERTE ESTA ECHADA,,,,,, CUALQUIER Visita De PARTICIPACIÓN SERA FEROZMENTE COARTADO Y CERCENADO,,,,,Creo Q LA OPCIÓN DE PARTICIPACIÓN ESTA CONDENADA DE ANTEMANO,,,,,ELLOS NI POR EQUIVOCACIÓN JUEGAN A LA DEMOCRACIA,,,,,SERIA UN GRAVE ERROR PARA ELLOS,,,,,Entre Abrir la Puerta,,,ELLOS LO SABEN Y NO LO VAN A PERMITIR,,,,,ELLOS JUEGAN AL SEGURO,,,,JAMAS HAN CORRIDO RIESGOS Y MENOS AHORA,,,,DONDE ESTA EN JUEGO LA GARANTIZAR EL TRASPASO SEGURO Y SIN TROPIEZOS DE LA FAMILIA D RAUL CASTRO,,,,Así Q TRANQUILONADA SUCEDERÁ,,,,,,LA UNICA OPCIÓN VIABLE ES NOOOOO PARTICIPARNOOOOO ASISTIR A VOTACIÓN,,, ABSTENCIÓN,,,,,,SERIA LA UNICA CARTA PARA EL DESCREDITO,,,,TODO LO DEMÁS ES PERDIDA DE TIEMPO,,,,,CON LOS DICTADORES NOOOOO SE NEGOCIA

Imagen de Anónimo

Poco les importa el país a los Moco Pegaos. Lo único que han sabido hacer es quedarse en el poder desde casi 60 años, a costa del hambre y sufrimiento del pueblo.Un punto que demuestra el cinismo de los Castro es haber evitado cualquier tipo de nivel de participación del pueblo, con las excusas consabidas del "enemigo imperialista" y otras artimañas de QTS.En estos días, se compara mucho a Venezuela con Cuba. Hay gran diferencia pero sobre todo, en las últimas décadas, los sudamericanos han vivido con algunos destellos de democracia, en algunos momentos plena. Si no, sería imposible que ante cualquier dicho de Maduro, reaccionen de manera activa, ganando las calles a cualquier precio, cosa que en Cuba sabemos que si se juntan 5 personas en una esquina, es para hablar de la pelota o para preguntar por lo que llegó a la bodega.En las democracias, el individuo aprende a indignarse cuando comprometen sus libertades. En Cuba, mucha gente nació sin ser libre. Y se acostumbró a estar tras los barrotes.

Imagen de Anónimo

En su momento, en los 90s Oswaldo Payá también intentó ser un candidato de las elecciones del Poder Popular. El régimen no lo dejó ni llegar a la reunión. No importa la táctica anti-dictatorial, importa el alma anti-dictadura de la persona. 

Imagen de Anónimo

Cuba Decide no tiene ningún candidato !!! Porque Cuba Decide no es un partido político ni persigue ese objetivo!!! Porque manipulan y le hacen juego al régimen!! Nada tiene que ver Cuba Decide con el Otro 18 , ni Somos Más. Cuba Decide es una herramienta ciudadana. Parec mentira que se llamen periodistas.... 

Imagen de Anónimo

Estan en todo su derecho.los opositores son cubanos.a lA dictadura castrista le llegara su diA.

Imagen de Anónimo

Este articulo le da demasiada importancia al hecho de que las proximas elecciones seran las primeras sin Fidel Castro -al menos mensiona esto como 6 veces- El autor parece No percatarse que el cenicero en jefe estaba retirado del poder real desde el 2006 y que poco a poco la pamela fue sustituyendo los viejos fidelistas por los raulistas.Deberia haberle dado mas importancia al supuesto hecho de que las proximas elecciones seran las ultimas en que pamela 'NO estara disponible' para cargos del gobierno -aunque no se sabe que pasara con su cargo en el PCC- pero, en fin, es mas importante analizar el futuro con la pamela viva que con el cagalitroso muerto!

Imagen de Anónimo

De que elecciones habla? En Cuba hay votaciones pero no elecciones desde hace 60 años.