Martes, 26 de Septiembre de 2017
02:31 CEST.
OBITUARIO

Muere el escritor y profesor Guillermo Rodríguez Rivera a los 74 años

El escritor y profesor universitario cubano Guillermo Rodríguez Rivera falleció este martes en La Habana a los 74 años, según informó en su página web la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

"Anoche falleció Guillermo Rodríguez Rivera. Honor y Gloria a este hermano querido, poeta, ensayista y profesor revolucionario, hijo de la indómita Santiago de Cuba y también de La Habana, como él decía", escribió Silvio Rodríguez en su blog Segunda Cita.

"Las últimas palabras que ayer intercambiamos fueron precisiones sobre el libro Las políticas culturales en la Revolución Cubana, que próximamente editará Ojalá", concluyó el cantautor.

Rodríguez Rivera participó en la fundación de la revista cultural El Caimán Barbudo, de la cual fue su primer jefe de redacción.

En 1970 fue finalista del Premio Casa de las Américas en poesía. Junto a Luis Rogelio Nogueras escribió la exitosa novela policial El cuarto círculo (1976).

Entre sus libros se encuentran los ensayos Exploración de la poesía (1981, en colaboración con Mirta Aguirre), Sobre la historia del tropo poético (1984) y Crónicas del relámpago (2008).

En 2004, Rivera escribió Por el camino del mar, rebautizado como Nosotros los cubanos por el reconocido poeta Cintio Vitier (1921-2009), prologuista de la primera de las tres ediciones del texto.

Fue condecorado con la Medalla Rafael María de Mendive y la Distinción por la Cultura Nacional.

Era miembro de la UNEAC y doctor en Ciencias Filológicas por la Universidad de La Habana, en la que se desempeñó como profesor de análisis poético durante varias décadas.

Rivera, quien fuera amigo cercano de Silvio Rodríguez, en los últimos años publicaba frecuentemente en el blog del cantautor.

El comunicado de la UNEAC no precisó las causas del deceso de Rodríguez.

Los restos de Rodríguez Rivera serán cremados y expuestos este miércoles entre las 4:00 y las 7:00 pm en la funeraria de Calzada y K.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 18 ]

Imagen de Anónimo

Su papel en echar abajo las Ediciones El Puente no es del todo conocido. Fue de quienes hicieron de "pala" para que Fidel Castro fustigara al Puente en una reunión informal en la Universidad de La Habana, provocando su clausura. "Fidel, ¿y El Puente?". "Ese puente los vuelo yo". Así fue. Y luego fue muy gustoso a contarle a José Mario, en la UNEAC, lo que había pasado.

Imagen de Anónimo

por que no no juntamos todos y enviamoso cartas abiertas a Silvito el Nolibre quiero decir padre, o no padre de verdad no se que cosa es quizas padre rumbalucionario, un carta publica pidiendole que se pronuncie por las expulsiones y linchamientos sociales a los estudiantes de la universidades de Cuba.

Imagen de Anónimo

Un "intelectual" que sirvio a la corte de los Castro. Otro necio que quedo en el campo.

Imagen de Anónimo

Toda esa gente pegada a la roboilusión tienen terror a que cojan sus restos para brujería. Todos piden ser incinerados.

Imagen de Anónimo

Y añado a todo lo que dije en mi comentario anterior (1:31) lo mediocre de su novela policial escrita junto a Wichy Nogueras, "El cuarto círculo". 

Imagen de Anónimo

Fue mediocre como poeta, mediocre como tratadista literario, mediocre como ensayista y miserable como persona, y si no que lo diga el Gordo Rivero. Que encuentre la paz que pueda.

Imagen de Anónimo

ANONIMO DE LAS 20:32
Precisamente pórque conocí a Guillermo, quizás durante más tiempo que usted, desde que llegó a La Habana e ingresó en la Escuela de Letras y de Arte, y porque leí su poesía y buena parte de su obra, digo que le vendió su alma intelectual a una supuesta revolución enarbolada por dictadores. Vergüenza da que intelectuales de supuesta valía, como Guillermo, permitan que los represores deambulen libremente por las calles de Cuba, y no sean capaces siquiera de escribir algo en contra de la situación imperante en la isla. Se conforman con recibir premios, laudos y con ver pasar calamidades desde un cómodo sillón. Las bestias, búsquelas usted entre el poder castrista.

Imagen de Anónimo

Aunque me he leído algún que otro de sus libros, especialmente aquél sobre el tropo poético, recuerdo, lejanamente, que era ñángara. Tenía un hermano médico. Y se decía que el ñángara era éste. Y qué cada uno en la gloria, o dónde carajo sea, pague las culpas por haber apuntalado aquel infierno por el que tantos han muerto, han sido fusilados, han pasado hambre, miserias, no han visto más a sus familiares o están en el exilio entre tantos males de aquel infierno. Requiem In Piss Minor

Imagen de Anónimo

guille te recuerdo de la calle 19 entre 28 y 30 en el vedado 

Imagen de Anónimo

Vamos Ponte al igual que con Fowler. Honor a quien honor merece.