Miércoles, 22 de Noviembre de 2017
15:42 CET.
Sociedad

Eminencias que terminan en la basura

El aumento de la locura en Cuba es secuela de la crisis que viven sus ciudadanos. Las causas más comunes varían, desde el mucho estudio para luego toparse con una vida de caminos sin salidas, hasta el alcoholismo.

En Jaimanitas vive Betty "La Loca", mujer menuda, de vestir modesto y andar aprisa, siempre rondando las cafeterías para pedir con mucho respeto que le paguen un café. Nadie imagina que en su juventud Beatriz Solar fue una avezada economista con múltiples proyectos de importante impacto social en sus manos y con real poder de decisiones. Pocos se acuerdan de su historia, cuando vivía inmersa en las tareas revolucionarias sin descansar un minuto.

"Eso fue lo que la quemó", dice Gertrudis, una anciana del Círculo de Abuelos de Jaimanitas, que vive en su cuadra y la conoce desde niña. "Beatriz era un verdadero prodigio y llegó a ocupar  altos puestos, pero después muchos planes se fueron al piso y aunque no era culpa de ella cogió mucha lucha… quería enderezar los incumplimientos… y encontrar las causas…  Varios funcionarios mediocres que le tenían envidia y querían su puesto aprovecharon su intentona inútil y le serrucharon el piso. Eso terminó jorobándola. ¡Mira como está!".

Betty mantiene un interminable soliloquio mientras desanda Jaimanitas. Con voz dulce y educada parece que dirige una reunión, da consejos, regaña, siempre se muestra inconforme en su monólogo, pero se ve bien centrada, como queriendo arreglar Cuba. Cuando se toma un descanso en su jornada de trabajo imaginaria se sienta a la orilla del mar, ensimismada. Quien sabe pensando en qué.

Otro talento frustrado de Jaimanitas es "El Chapi", que estudió  en la antigua Union Soviética la carrera de Ingeniería Automotriz y llegó a ser mecánico de los autos oficiales. Fue también un famoso chapista, consultado por todos los ministerios, también con una carga de trabajo enorme, que apenas le dejaba tiempo para un respiro.  

"Nadie sabe qué pasó", dice Cacato, su sobrino. "Mi tío se fundió de la noche a la mañana. De pronto lo sacaron del trabajo, nunca se supo la causa, se tiró a la bebida, comenzó a hablar solo, a andar sin zapatos, dejó de bañarse, fue involucionando de una manera que no te puedo explicar. De lo que era ayer a lo que es hoy, el cambio es increíble. Ahora se pasa el día entero hurgando en los latones de basura y borracho todo el tiempo. Parece un esperpento".

En el paradero de Playa deambula otro loco que recoge del piso todo tipo de desperdicio de comida. De los latones de los timbiriches cercanos a las paradas, se come los restos de panes y dulces que la gente arroja. Se los traga con una rara avidez. Conozco su historia por Alexis y Rolando, dos jóvenes que esperan la 191 que pasa por Jaimanitas y comentan que ese loco fue su  profesor de Química-Física cuando estudiaban en el Politécnico de Alimentos, diez años atrás.

"Era una eminencia", dice Alexis. "Le decíamos Bernoulli, como el matemático francés. Venía ya medio tostado de la Universidad, donde dicen que  daba clases a muchos grupos y atendía dos cátedras. En el Politécnico terminó de quemarse, por la carga de trabajo y por la sicosis que cogió con las cinco especialidades que se estudiaban en el politécnico: Carnes, Productos Lácteos, Harina y sus Derivados, Conservas de Frutas y Vegetales y Alimentación Social".

"Su  apellido es Quintana", dice Rolando, "y era tremendo profesor. Fue expulsado de la escuela  cuando la cogió con el lío de los alimentos… Se sentaba al final del comedor a recoger las bandejas con las sobras, para explicar a los alumnos el contenido energético que estaban desechando y las propiedades de los aminoácidos y las enzimas. ¡Hasta se ponía a calcular las calorías perdidas en los chícharos o en el picadillo de soya que las muchachitas no se comían! Me he encontrado con el profesor Quintana varias veces, en otros sitios,  y siempre anda igual, recogiendo comida del piso… tragándosela como un loco… hablando solo…".

Historias como estas y hasta peores se encuentran a diario en la calle y uno dice "Mira un loco", sin preguntarse cuánto puede ocultarse detrás de su demencia.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 24 ]

Imagen de Anónimo

No ha dicho nada el articulista del más egregio de los sabios locos, el inefable sabelotodo Fidel. 

Imagen de Teresa Dovalpage

Pobrecitos, ojalá y al menos tengan familia que se ocupe de ellos. Este articulo me ha hecho recordar al Plátano, el hippie de la Quinta de los Molinos —no el fotógrafo, sino el otro, que siempre llevaba un libro en la mano. Una vez conversé con él y había leído todo Galdós, Victor Hugo...qué memoria la de ese señor. Leí hace tiempo que el Plátano fotógrafo había muerto, no sé qué habrá pasado con su tocayo.

Imagen de Anónimo

Lo peor no es que en Cuba cualquiera se vuelve loco, lo peor es que la potencia médica aún no ha descubierto las propiedades curativas del Prozac.AAA

Imagen de Anónimo

Qué se puede esperar, si el propio Fidel Castro, que "gobernó" esa isla durante medio siglo, tenía una mirada de loco y reacciones de desiquilibrado en jefe !

Imagen de Anónimo

mas locos estan por haberse quedao alli, eso que estamos viendo son solo "efectos secundarios".

Imagen de Anónimo

https://content3.cdnprado.net/imagenes/Documentos/imgsem/32/326a/326a8b8...

Imagen de Anónimo

La Verdad es  que dá pena  ajena....No solo en Cuba, en Colombia...¿En Venezuela?..¡¡ De más !!.  Locos, y Super Locos.  Unos se hacen  y otros lo son.  La  Locura    es  "El Refugio"  para "Descolgarse de la realidad".  pues  dicen que Loco No sabe lo que hace  y esa  es una manera de "Escaparse de la realidad"  En cuba  ví Gente Brillante  reparando "Yesqueros", Reparando calzado con pedazos de  llantas, "Haciendo Inventos  para sobrevivir  y comer.", otros deambulan  hablando solos..¿?.   Gente Brillante  que sucumbe   ante Un Sistema  Arcaico  que se Enquistó en un Gran Pais  como Cuba; como No hay mal que dure 100 Años, nos falta  todavia 50. En Venezuela..El Delírium Tremen...esta a la orden del dia, La Locura es Colectiva, el Hambre, Las guerras por el poder, Los Odios, Las Bajas Pasiones, La Chismografía, Las Falsas Posturas,  Las  Mil Religiones  como Refugios  buscando Milagros ó La Piedra Filosofal.  En Venezuela No nos escapamos de La Locura.  Yo mismo me he refugiado Escribiendo  para No Reventar Mis Cienes  pensando hasta en el Suicidio. (No lo haré, yo Creo en  Dios). ¿Mi Profesión?.  Ayudante de Todo y Aprediz de Nada.

Imagen de Anónimo

"la pared de las palabras" Asi se llama una pelicula cubana presentada en el festival de cine habana 2014.  Laura de la Oz interpreta una loquita como la Beatriz del articulo...entre otros tantos personajes cotidianos tan reales que al verlos te herizas.   Muestra la crudeza, la miseria, el desamparo y la locura de la isla que secuestraron los dictadores castro.

Imagen de Anónimo

por eso yo me largue pal carajo.....tengo una pila de papers y buenos resultados y ahora tengo casi o mas aqui en USA salgo a las 4 y media de la pincha, no marco targeta, me monto en mi bala, manejo media hora y a las 5 y media estoy banao y con las patas levanta echando unos laguers o un buen wisky y viendo tlevision ou oyendo musica en mi refrijerada casa y los fines de semana me voy a pasear a Jayalia, y cada vez que tengo un dia feriado que por cierto me los pagan me voy pa cancun o pa punta cana 3 o 4 dias con el dinero que me gano trabajando mis 8 horas y que nadie me regala, que viva el capitalismooooo carajo

Imagen de Anónimo

Pobre de toda esta gente. Rolando Quintana fue profesor mío de Química-Física en la UH. Química-Física ya es de por si bastante especial y para mentes especiales; y con todos los problemas del castrismo en Cuba; un buen futuro a los honrados intelectuales nunca les espera ... ojalá y sean felices estas personas. Hicieron mucho por la educación de tantos.