Lunes, 18 de Diciembre de 2017
17:43 CET.
Economía

Tiendas online, arando con bueyes socialistas

Hacer compras por internet es una opción lejana para los cubanos, dada la escasa conectividad que hay en la Isla. Sin embargo, el servicio existe, aunque no muy extendido, en tiendas de La Habana, Mayabeque, Holguín o Camagüey. Sus clientes son generalmente aquellos cubanos cuyos familiares en el extranjero pagan online por entregas de productos que van desde electrodomésticos de todo tipo hasta comida.

La Plaza Carlos III posee una de las tiendas web más conocidas en la capital, puesto que es un centro comercial con un surtido más grande que la mayoría, lo que hace más variada su oferta.

"Atendemos pedidos hasta de Artemisa y Mayabeque, porque aquí tenemos productos que en las tiendas web de ellos no se ofertan", explica el gerente de la tienda web de Carlos III.

Los pedidos online son muchos y los paquetes, según aseguran los trabajadores, suelen estar preparados al día siguiente de su entrada. Sin embargo, el plazo de tres a cinco días establecido para la entrega a domicilio puede extenderse mucho más, incumpliendo con la promoción que ellos mismos hacen de sus servicios.

"Tenemos un solo carro para repartir todas las órdenes", explica uno de los empleados de la tienda. "Cuando se nos acumulan muchos, pedimos apoyo a la gerencia del centro comercial, pero no siempre nos lo dan".

Una funcionaria de Atención al Cliente corrobora esta situación: "No siempre se puede reforzar el transporte de pedidos, porque los carros que usamos son los mismos para cargar mercancías que para llevar nóminas o cualquier otra gestión".

A esta trabajadora no le faltan justificaciones, que incluyen "la situación por la que está pasando el país", como era de esperar.

"Aquí todo el mundo piensa en sus propias necesidades", dice. "Tenemos clientes que llaman porque les compraron un ventilador o un aire acondicionado y nos dicen: 'Me hace falta para hoy, porque no tengo ventilador', y eso no es así, la entrega tiene su proceso".

Aunque en la situación cubana un ventilador puede llegar a ser una posesión de vida o muerte, hay productos que en cualquier parte del mundo suelen considerarse más urgentes, como es el caso de los alimentos. La tienda online de Carlos III no establece ninguna prioridad para la entrega de órdenes de comida.

"Con la disponibilidad de transporte que tenemos es muy difícil priorizar", opina uno de los trabajadores.

Pero como en toda Cuba, funcionan las quejas y la presión.

Uno de los gerentes de la Plaza sugiere llamar a la tienda cuando haya demora. "El cliente puede llamar y quejarse y se trata de priorizar", asegura, como si la presión fuera el único modo de conseguir un buen servicio.

Este mismo gerente asegura que cada vez que la tienda online pide refuerzo de transporte se les da, en contradicción a lo que dicen la funcionaria de Atención al Cliente y los propios trabajadores de la tienda.

El hecho es que nadie quiere asumir la responsabilidad por la deficiencia de un servicio publicitado internacionalmente. En la tienda online piensan que la decisión de mejorar el transporte corresponde a la gerencia de la Plaza Carlos III, mientras que el gerente consultado eleva a su vez la responsabilidad a la dirección de la corporación CIMEX, que administra la asignación de vehículos.

Lavinia, una cliente, dice que prefiere ir personalmente a recoger los paquetes que compra su hermana desde Estados Unidos, pues si espera por la entrega a domicilio, nunca sabe cuándo van a llegar.

"Esto pasa porque CIMEX ha querido dar un servicio propio de países con más desarrollo, con internet, tarjetas de crédito y dueños en las tiendas que se aseguran de que el mecanismo de entrega sea eficiente", opina. "Aquí la eficiencia no le importa a nadie, mientras tengan cómo justificarse y a quién echarle la culpa".

Tanto Lavinia como otros clientes del servicio no critican la idea, consideran que la tienda online es útil y necesaria para todos aquellos a quienes sus familiares puedan ayudar desde el extranjero. "Pero CIMEX tiene que buscar la manera de mejorar las entregas", añade, "porque a la familia allá le es fácil ordenar y pagar, pero en cuanto el proceso llega a Cuba, se traba el paraguas. No hay forma de que un servicio así funcione bien si sigue arando con los bueyes socialistas".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Es que se lo quieren llevar todo, no dejan ni donde amarrar la chiva, el servicio de mensajeria como bien dicen por alla abajo dos amigos, era eficiente, amable y la vez le daba un medio de vida a los mensajeros y Ud aprovechaba el tiempo en otra cosa sin tener que preocuparse en ir directo a hacer la compra. Ud encarga la comida para el perro o cualquier otra cosa que necesite en Amazon y al rato tiene al mensajero con su carrito haciendo la entrega. Co~o son tan bandoleros que no confian en nadie, nn quieren darle la luz ni a un ciego, ademas son tan torpes que no se les ocurre reinventar el agua tibia.

Imagen de Anónimo

Anónimo de 19:18Pues desgraciadamente con contadas excepciones la familia de Cuba piensa que a la familia del otro lado del charco le es muy fácil todo, y a veces por eso se exceden en las peticiones. Pero como decía mi abuelita Contra el vicio de pedir está la virtud de no dar.

Imagen de Anónimo

Me molesto esa expresion "porque a la familia allá le es fácil ordenar y pagar"... A la familia de aca le sera facil ordenar porque las ventan online funcionan apropiadamente. Pero a la familia de aca no le es "facil pagar". Los que pagamos aca lo hacemos con nuestros ahorros y con un gran sacrificio! Lo hacemos en la mayoria de los casos por ayudar la sobrevivencia de la familia de alla y para que se sientan en algun momento como personas y no sub-humanos que es en lo que la familia castro ha convertido a los cubanos, en unos esclavos!

Imagen de Anónimo

Esas tendas por internet hace mas de una decada que exsten, estan todas en Toronto, Canada, los duenos deCarlos Tercero, spermarket23 son de cubanos que pidieron refugio en Canada pero siguenencontacto conel Gobierno cubano y trabajan con ellos. una llamada Mallhabana es deun espanol. radicado en Madrid, quien compre en esas tiendas estan haciendo rico a algunos en Cimex y a los cubanos que dicenser contra el gobierno, pero se hacen rico a costa de la necesidad del cubano. asi somos.

Imagen de Anónimo

Queeeeeeva, por eso yo me quedo con esas cosas, pequeñas, silenciosas, con esas yo me quedo. Por ejemplo. Amazon, Netflix, Ebay, AnuncioIdeal, Walmart, Bancos, tarjetas, en fin, con estas pequeñas cosas que dentro de Cuba no pude tener!!!

Imagen de Anónimo

Anónimo de 13:57Me ha hecho recordar cuando mi madre llamaba a La Mina o a San Ramón y hacía el pedido por teléfono, al rato llegaba el recadero con toda la mercancía. Si es que en realidad no hay nada nuevo bajo el sol.

Imagen de Anónimo

Eso de tienda "on line" no es ningun invento nuevo, en la ciudad de Santa Clara antes de la revolucion existia una tienda llamada La Ferrolana que esta al lado del actual copelia y hoy es una TRD, usted llamaba por telefono y en una hora tenia todo el pedido, arroz, frijoles, carnes, tasajo, quesos y todo lo demas.

Imagen de Anónimo

Porque lo que importa es que se compre desde el exterior para asegurar los dolares. esto es la parte de los cubanos de primera clase. El envio de lo comprado puede esperar, ya eso es para cubanos de tercera.

Imagen de Anónimo

Recuerdo aquel estribillo que decía así "con qué,mi gallo va chapear cantero,con qué,gallina no pone huevo"…12